Cembrero

La mano de Zeus

Por: | 22 de junio de 2012

Mucho antes de que empezara a correr por ahí este vídeo de Monty Phyton (un Alemania-Grecia cuyas alineaciones están formadas por filósofos), Karl Marx, un líbero de lo más dialéctico, ya chupaba banquillo por incurrir en demasiadas contradicciones en el centro del campo. Siglo y medio después, y contra todo pronóstico, Grecia ganaba la Eurocopa de 2004 con un juego pobretón y rácano, empecinadamente atrás todo el rato, mientras Alemania disfrutaba de cierta gloria balompédica en el mundo antes de constatar que donde más resuelve es en el área del euro, o sea, en la eurozona.

Si como dice un buen colega griego el fútbol es la continuación de la política -o de la guerra- por otros medios, hoy puede arder Troya de nuevo. Porque ni la rueda, ni el fuego, ni siquiera la pólvora: la invención del fútbol, ese sí que fue un paso decisivo en la historia de la humanidad: el instante en que Arquímedes, uno de los jugadores de la selección griega del vídeo, grita ¡eureka! (en griego: lo encontré) al arrear el primer patadón al esférico. A partir de ahí, todo ha venido rodado (con algo de juego aéreo de vez en cuando).

El vídeo es desternillante: dos alineaciones formadas por filósofos; Confucio de árbitro; Tomás de Aquino y San Agustín, los jueces de línea (y sin pinganillo); Martín Lutero como míster germano, y el esforzado Marx, en chándal, calentando por la banda (y quejándose de fuera de juego), mientras Kant sopesa si lanzar un imperativo categórico directo y Hegel arguye aprioris, o sea, mala colocación de la barrera.

Así que ya ven: ni Messi y sus hat tricks, ni la ayudita con que Maradona goleó en el decisivo partido de Argentina contra Inglaterra del Mundial del 86 (el primer encuentro de las dos selecciones tras la guerra de las Malvinas). El Alemania-Grecia de hoy amenaza con convertirse en una gesta que puede dejar en mantillas la famosa guerra del fútbol entre El Salvador y Honduras, la de Kapuscinski. Así que Zeus, macho, echa una mano, o dos, frente a los panzer y ayuda a recuperar la honrilla griega. Aunque solo sea por justicia poética.

Hay 5 Comentarios

Zeus está meditando si crear un nuevo Olimpo. Por ello se ha entrevistado con Odin para que las walquirias no dejen de bailar la danza celestial. Zeus piensa en quitarse la Z, dice que ya le estorba y no sabe si poner en su lugar la C o la S Otros amigos le insinuaron usar la J para que no le sigan jodiendo su ocio celestial.

Gracias por esta chiquita maravilla. No lo conocía, pero eso no dice mucho...Estupendo. No sé que pasa ahora, pero me acuerdo que en la carrera de filosofía, hace anos te hacían elegir entre filosofía griega ó germánica... Yo soy todavía de las que piensan que todos somos Grecia. Al Sr. Solivellas: Billy Wilder decía que una de las cosas que habían conseguido los austriacos para distraerse de la responsabilidad de la historia era hacer creer al mundo que Beethoven era austriaco y Hitler alemán. Pero nunca pensé que los alemanes hubieran conseguido convencer al mundo que Mozart era alemán. Por mucho que se insista Mozart siempre será austriaco.

¡Gracias!, ¡Gracias!.
Conocía el vídeo, ciertamente desopilante. Me parecía gracioso que Epicteto estuviera defendiendo y Plotino en la media (una media densísima con todo el pleroma…). Pero Demócrito, con sus ideas claras, me parecía un 9 real.
No así Witgenstein, falso 9 donde los pudiera haber, dudoso delantero y aún más dudoso centro. Schopenhauer, con su erística aportaría una buena defensa, pero al Leibnitz infinitesimal era lógico que le metieran un gol.
Por cierto, Sócrates, por una vez en la vida, iba calzado. Yo siempre supuse que lo suyo sería el fútbol playa.

Este pasado fin de semana hemos asistido nuevamente a la farsa de la Democracia. El drama griego continúa su curso. Los griegos no han podido votar en libertad. Han votado con una buena dosis de miedo e incertidumbre. Europa les ha chantajeado, amenazado y extorsionado con el ‘corralito’ y la expulsión del euro. No tienen alternativas les repiten machaconamente. O el euro o la caída al vacío. Les amenazan con sufrimientos que ya les están infligiendo. Alemania les ha dicho que solo hay un camino: votar al partido que falseó las cuentas con ayuda de Goldman Sachs. Europa, ya antes, les había colocado un presidente que proviene de la misma banca que falseó las cuentas griegas y que provocó la crisis financiera. Esa misma banca de la que provienen el primer ministro italiano y el presidente del BCE. No deja de ser una burla que los responsables del desastre financiero se encuentren gobernando los países más golpeados por la crisis. Unos presidentes y una Europa al servicio de las grandes fortunas, corporaciones y bancos, que dominan y forman los llamados ‘mercados’... http://lavozdebida.wordpress.com/2012/06/20/la-farsa-continua-4/

Maria Antonia, Gracias. Hoy he crescido algo más en mi vejez formativa humana, material. Tu artículo me ha hecho disfrutar del paseo por los mares, rios, valles. montañas, templos, academias, olimpos y círculos y bares, niños de griegos y alemanes. LLevamos Grecia en el alma y Alemania en los agujeros del cuerpo, naturales y adquiridos. Ansioso espero las dos selecciones jugar el partido futbol, política, guerra, paz y placer del tacto griego y de la harmonia de los clásicos alemanes, preferentemente Mozart.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

María Antonia Sánchez-Vallejo. Periodista con experiencia en Oriente Próximo y en la cobertura de las guerras de Irak y Líbano, llevo un cuarto de siglo viajando a Grecia. He pasado temporadas en Salónica, donde amplié mis estudios de griego, y he cubierto las elecciones de 2009 y buena parte de la crisis de la deuda. También disfruto del país en vacaciones.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal