Cembrero

Un invierno sin calefacción

Por: | 13 de diciembre de 2012

Leñacarritos
El norte de Grecia es un hermoso e ignorado territorio donde los Balcanes ponen sus barbas a remojar y otorgan al país mediterráneo un oscuro trasfondo geográfico. Desde el otoño hasta la primavera la luz parece tamizada por un cedazo de harina; una niebla como engrudo emborrona la perspectiva del horizonte y el hielo y la nieve erizan sembrados y campos. Es un paisaje casi líquido, como el de las películas de Theodoros Anguelópulos: los meandros de una naturaleza positivada en blanco y negro.

Mes y medio antes de que llegara el invierno, a primeros de noviembre, la temperatura en parte de la región descendió diez grados de golpe; también cayeron las primeras nieves. En el quinto año consecutivo de recesión –el próximo será el sexto-, la penuria de la crisis se confabula con el rigor del clima para pintar un panorama de miseria física, de puro aterimiento.

En los sucesivos ajustes impuestos por la troika a cambio de los recortes, el impuesto sobre el gasóleo para calefacción se ha incrementado hasta el 40%, mientras la población ha visto reducidos a la mitad sus ingresos.Como el bolsillo del ciudadano, el presupuesto para mantenimiento de las escuelas ha sufrido también un tijeretazo del 50%, por lo que muchos establecimientos educativos no podrán encender los radiadores este invierno, según ha alertado la Unión de Ayuntamientos de Grecia (KEDE, en sus siglas griegas).

Los hospitales también corren el riesgo de convertirse en cámaras frigoríficas. En el de Preveza, en la periferia de la región del Epiro, sólo los pacientes ingresados tienen calefacción en sus habitaciones, y con limitaciones: los radiadores eléctricos se encienden únicamente de 7 a 9 de la tarde. El resto de enfermos, y el personal sanitario, deben recurrir a las mantas, las bufandas y los mitones. El precio del gasóleo y los ajustes presupuestarios han yugulado la calefacción central, así que el establecimiento usa calefactores eléctricos, y los familiares de los hospitalizados dan calor con aparatos de aire caliente y estufas portátiles llevados desde casa. Los interruptores de la corriente eléctrica están conmutados para evitar que los empleados cedan a la tentación -o a la necesidad- y enciendan los radiadores fuera de esa franja horaria.

Incendio1
Los recortes han derivado en tragedia en la región de la Tracia, fronteriza con Turquía. En Mesoropi, una localidad situada entre Salónica y Kavala, tres hermanos de 5, 7 y 15 años murieron el sábado al prenderse una estufa de leña mientras pasaban el fin de semana con sus abuelos. La casa disponía de calefacción central, pero la familia, agobiada por la crisis, se calentaba con lumbres; la armazón del techo, de madera, se convirtió en una tea y una inmensa bola de fuego devoró la estructura del edificio, como se aprecia en la imagen. Los dos pequeños murieron carbonizados; el mayor, asfixiado al intentar salvarlos. El alcalde de Mesoropi confirmó que muchos vecinos han recuperado las añejas chimeneas y las salamandras con la crisis. La venta de leña es de los pocos negocios exitosos en el país, como muestra la fotografía de arriba, tomada esta semana en un almacén de madera en pleno casco urbano de Atenas.

Hace unos días, el ministro de Economía, Yanis Sturnaras, causó una sorda polémica al declarar que nadie puede vivir con 500 euros: a muchos les sonó a cinismo; otros lo encajaron como un comentario de mal gusto. Hoy mismo el Eurogrupo ha desbloqueado el esperado nuevo tramo de ayuda para Grecia, 49.000 millones de euros (34.000, de entrega inmediata) que inyectarán al país la liquidez justa para evitar in extremis la quiebra y en su mayor parte se destinarán a recapitalizar los bancos. Muy poco de ese dinero llegará a los radiadores de escuelas, hospitales y casas donde se muere literalmente de frío.

Hay 91 Comentarios

Salvan a los bancos por una razón genuina. Son los que nos prestaron y no podemos pagarles, vale?

Como alguien ya ha comentado aquí, lo incomprensible es que la población siga aceptándolo todo como un rebaño, con una actitud completamente sumisa. Y que cuando llega el momento de utilizar una de las pocas "armas" que le quedan -las elecciones- sigan votando siempre a lo mismo, neoliberales confesos o neoliberales difrazados (PASOK, PSOE, PSP, PSF...). Cuando leo, como en otro post, nombres como el de Venizelos, me entran náuseas, náuseas de pensar cómo partidos supuestamente de izquierdas se han vendido y han traicionado a sus votantes de una manera tan sucia.

Esto es un asco. No entiendo cómo se puede mantener un sistema financiero que dejó blanquear el dinero de evasores y políticos corruptos y se quita al ciudadano la posiblidad de acceder a servicios que le son básicos para poder sobrevivir. Esto es una vulgar violación a los derechos humanos, el quitarles mediante impuestos confiscatorios lo más elemental para poder calentarse en un duro invierno.

Antes de lo que pensamos aquí volveremos a ver los montes antes pelados y ahora llenos de chaparros vueltos a pelar para volver a alimentar las carboneras. Tiempo al tiempo.

Esto ya es insoportable, no entiendo como la población sigue tan mansa

Me gusta lo que usted escribe, señora. Pero hay otras materias de lectura sobre lo que sucede en este país dejado de la mano de Dios y de sus incapaces y corruptos hombres políticos. Escriba algo sobre los bienes inmuebles que poseen algunos políticos, como Barbitsiotis (67), Vangalos (50), Venizelos o Bulgarakis, por no citar más que a algunos del montón. En este país que amo y en el que vivo después de haber residido en una buena docena de ellos, ocurren escándalos que, cuando la gente los conoce no llegan a creer que pasan. Usted ha de saber de esos ignominiosos hechos igual o mejor que yo. Escriba, pues, sobre ello. Todos saben que en Grecia más de tres millones de personas pasan dificultades sin cuento, pero eso es cosa sabida de todos. Hay que dar a conocer al mundo el porqué de la situación que muchos aquí sufrimos y quiénes son sus autores. Un afectuoso saludo.

Tiene bemoles la publicidad a pie de página de gas natural, que debe ser quien patrocina la noticia.

Esto es absolutamente injusto y el resultado de las políticas de rapiña a todo lo social. Tras enriquecerse los bancos durante los años de las vacas gordas, ahora tras el descarrilamiento de la economía debido a su codicia, se pretende que los de abajo paguemos sus fiestas. Y a fe mía que con estos gobiernos títeres de chichi nabo, lo están consiguiendo. Pues veremos la resistencia de los maltratados al abuso de poder y la injusticia. Lo peor es que siguen engañando y la gente los cree. Una mentira repetida mil veces...etc.

Por que son los bancos siempre los principales beneficiados que acaban recibiendo las ayudas publicas? Igual hay que darle la vuelta a la tortilla

En España tambien ha subido la electricidad de modo alarmante. Si somos un país productor coopositor es posible que no podamos pagar la factura de la luz? Las eléctricas se nutren de politicos para sus actuaciones. Queremos que se hagan públicos los cargos públicos que ahora ocupan puestos en la empresas energéticas españolas. Esto es una verguuenza de país ! Insumisión civil ya!

No creo que los que mandan deseen escenarios como los que ya se suceden. Ciertamente lo que le ocurre a cualquier familia que despilfarró sus ahorros, es lo que a los países del Euro grupo les pasa.
Tampoco hay que desconocer la estafa que le prodigaron a Grecia para que entrara en la comunidad del Euro.

No creo que los que mandan deseen escenarios como los que ya se suceden. Ciertamente lo que le ocurre a cualquier familia que despilfarró sus ahorros, es lo que a los países del Euro grupo les pasa.
Tampoco hay que desconocer la estafa que le prodigaron a Grecia para que entrara en la comunidad del Euro.

No. Por la brutal subida de impuestos no. Porque la gente es vaga y servil. Si a la mínima hubieran quemado el Parlamento con todos los cerdos dentro, tendrían calefacción.

No es culpa de nadie más que de la gente.

Hacia eso vamos. Si esta lista se sigue incrementando, acabaremos como Grecia: http://losrecortados.wordpress.com

Y es la solución final de las políticas de endeudamiento sin límite: al final debes más de lo que puedes pagar y ya nadie te da crédito.

Es la solución final del neoliberalismo para afrontar el pico del petróleo: destruir la demanda matando a las personas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

María Antonia Sánchez-Vallejo. Periodista con experiencia en Oriente Próximo y en la cobertura de las guerras de Irak y Líbano, llevo un cuarto de siglo viajando a Grecia. He pasado temporadas en Salónica, donde amplié mis estudios de griego, y he cubierto las elecciones de 2009 y buena parte de la crisis de la deuda. También disfruto del país en vacaciones.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal