La Ruta Norteamericana

Sobre el blog

Viaja por el pasado, el presente y el futuro de la música popular norteamericana. Disfruta del rock, pop, soul, folk, country, blues, jazz... Un recorrido sonoro con el propósito de compartir la música que nos emociona.

Sobre el autor

Fernando Navarro

. Redactor de El País y colaborador del suplemento cultural Babelia y las revistas Ruta 66 y Efe Eme. Colabora también con un espacio musical en el programa A vivir de la Cadena SER. Es autor de los libros Acordes rotos y Martha. Cree en el verso de Bruce Springsteen: "Aprendimos más con un disco de tres minutos, que con todo lo que nos enseñaron en la escuela".

La canción del Jukebox

Participa en "La canción del Jukebox" 'pinchando' una canción. Manda tu selección de música norteamericana con el enlace de Youtube o Vimeo a la dirección @gmail.com e indica tu nombre. Tu canción sonará durante una semana en este Jukebox digital.

Spotify

Spotify de 'La Ruta Norteamericana'

Listas de reproducción temáticas de La Ruta Norteamericana. Música para mover las caderas, engancharse al soul, desmelenarse con guitarras o soñar despierto. ¡Escucha nuestra lista!

PERFIL DE FACEBOOK

Perfil facebook 'La Ruta Norteamericana'

Recomendaciones, noticias y reflexiones musicales en primera persona, un espacio distinto al blog donde conversar y escuchar música.

FACEBOOK: AMIGOS DE LA RUTA NORTEAMERICANA

Grupo facebook 'La Ruta Norteamericana'

Lugar de encuentro sobre actualidad musical y sonidos raíces de la música norteamericana. Otro punto de reunión y recomendaciones del blog de Fernando Navarro pero hecho con la colaboración de todos sus miembros. ¡Pásate por nuestro grupo!

Libros

Martha

Martha. Música para el recuerdo

“Un accidente de tráfico y sus consecuencias despiertan en Javi, un periodista inmerso en la crisis del sector, un torrente de recuerdos y sensaciones que le conducen a su juventud, a esos veranos en el pueblo con sus amigos, al descubrimiento del amor y de esas canciones que te marcan de por vida. Un canto al rock, a la amistad, a la integridad ética y al amor puro”


Fernando Navarro

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana.

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana repasa el siglo XX estadounidense a través de las historias de más de treinta artistas, claves en el nacimiento y desarrollo de los estilos básicos de la música popular. Un documento que tiene en cuenta a músicos esenciales, que dejaron un legado inmortal sin importar el éxito ni el aplauso fácil.

La inmensidad de Bap Kennedy

Por: | 12 de junio de 2008

Esta Ruta Norteamericana está de enhorabuena porque inaugura una nueva sección llamada "Parada para repostar". Dentro de este viaje sonoro, será un espacio exclusivo para otras firmas con las que disfrutar la afición por la música. Para mí es un orgullo y un placer poder contar con la colaboración de amigos y compañeros de profesión que se animan a escribir y participar en este blog por el único interés de compartir una misma pasión.
"Parada para repostar" se inaugura con la recomendación de Manuel Beteta, colaborador de la revista Ruta 66, que nos cuenta una conexión irlandesa con Estados Unidos que dio un resultado extrordinario.
-------------------
Martin "Bap" Kennedy (Belfast, 1962) irrumpió en la escena musical en Londres en 1990 al frente de Energy Orchard grabando cuatro álbumes en estudio y uno doble en directo. Tras la disolución de la banda en 1996, se encontraba sin contrato discográfico cuando su amigo Steve Earle le invitó a Nashville para grabar un disco conjunto con la crema de los músicos de la ciudad para su recién creado sello discográfico E-Squared. El resultado de esas sesiones es Domestic Blues, su obra maestra.
La atmósfera es de una belleza espectacular, la inmensidad y la honestidad que irradia lo convierte en un clásico. Su voz recuerda a John Prine, dulce, melodiosa, con un toque country al estilo Steve Earle. Los trabajos de Jerry Douglas con el dobro y de Peter Rowan con la mandolina son magistrales. Una combinación mágica de canciones e instrumentos eléctricos y acústicos. Un sonido limpio con excelentes partes cantadas y bonitas letras. <<Unforgiven>>, <<Long time a coming>> y <<Mostly water>> son quizás la más alta exhibición del ingenio de Bap. La versión de <<Angel is the devil>> de Earle es la mejor que se ha realizado hasta la fecha, escuchándola con los cascos se puede disfrutar de las guitarras de Bap y Steve por canales diferentes.
La dulce melancolía de <<Dream of you>>; el sonido boogie del piano de Keith Weir es el protagonista en <<My Money>> el guiño a Energy Orchard con <<The ghosts of Belfast>> es el sabor irlandés del álbum. Cuando crees que ha acabado, dejando rodar el álbum hasta el final aparece la sorpresa, una hidden-track a medias entre Bap y Steve. Se trata de <<Dirty old town>>, el clásico del folk inglés de Ewan MacColl y que popularizaron los Pogues.
Domestic Blues es una excelsa obra rellena de armonías de colores, una sinfonía roots con texturas pop entrelazadas formando una caleidoscópica catarata de sonidos celestiales. Cuando finaliza el álbum caes en la cuenta de que has regresado del technicolor a la tristeza cotidiana del blanco y negro. Ya tiene su particular Astral Weeks, el que le acompañará irremediablemente de por vida, del que nunca podrá escapar como nunca han escapado los Beatles de Revolver, Bob Dylan de Blonde On Blonde o Lou Reed de New York.
boomp3.com
Texto: Manuel Beteta (Redactor de Ruta 66)
Enlace recomendado por el autor: www.bapsfriends.com

Los Americanos

Por: | 11 de junio de 2008

De Robert Frank se ha dicho que fue un fotógrafo autodidacta e intuitivo que a través de su cámara Leica captó la esencia de Estados Unidos a modo de road movie. Recorrió el país de costa a costa y se fijó en los personajes anónimos, en la naturaleza humana de los desconocidos y aquellos detalles que conviven con la rutina del paisaje. Como decía Jack Kerouac: “Un triste poema de América plasmado en fotografía”.
Los Americanos (La Fábrica Editorial) es el nuevo libro que recoge 86 fotografías que dieron forma al proyecto inicial de Robert Frank sobre su visión de EE UU. Con más detalle se contó este pasado fin de semana en el suplemento Babelia. Y más fotografías se pueden consultar en ELPAÍS.com a través de un pequeña fotogalería hecha por los responsables de Cultura.
Gasolineras, carreteras perdidas, calles solitarias, corvettes, marines, tranvías, jukebox, autocines… las imágenes de Robert Frank, preferentemente las urbanas antes que las rurales, me recuerdan a los sonidos de jazz clásico. Cuando vi por primera vez algunas de las fotografías del libro me vino a la memoria la trompeta de Bix Beiderbecke.
El propio Beiderbecke, una de las figuras más transcendentales del jazz, podría haber pertenecido a la serie fotográfica de Los Americanos. Su historia personal comparte la desolación del EE UU de Frank. El trompetista de Iowa, niño prodigio desde la escuela, vivió para y por el jazz. Entregó su alma a tocar aunque nunca consiguió ser feliz. La frustración invadió su vida. Finalmente, murió solo, sin fama y de prestado en casa de un amigo en Long Island.
Cuentan que Beiderbecke solía levantarse a las tres o cuatro de la mañana para tocar la trompeta. Lejos de recibir quejas de sus vecinos, éstos le confesaban a sus pocos amigos que lo que querían es que el músico no se deprimiera y siguiera tocando noche tras noche. Lo hizo hasta el último momento. Su vecindario estaba repleto de “americanos” que se enamoraban del sonido melancólico de sus serenatas.
boomp3.com

Honeydripper o una fábula musical

Por: | 08 de junio de 2008

"La música americana siempre ha tenido la habilidad de absorber y transformar tradiciones diferentes, para excavar en el pasado y pactar con el presente, y reinventarse a sí misma constantemente”.
Con estas palabras presenta John Sayles el disco de la banda sonora de su última película, Honeydripper. Una cinta que no he tenido oportunidad de ver, pero que se antoja por lo menos interesante, más cuando viene de un cineasta como John Sayles, personaje a destacar, y que al menos me queda más claro cuando coincido con la visión de Álvaro Pérez en su genial blog de cine Alta Definición, que escribe a cuatro manos con Jordi Minguell.
Pero es el aspecto musical el que interesa en esta ruta. Apunten: la banda sonora de Honeydripper (Rhino/Warner Music) es espectacular. Un disco directo a la estantería de delicattessen, con 15 temas que son a cada cuál mejor. Cuenta John Sayles en su texto que nunca ha reconocido el rock’n’roll como algo separado del resto de la música norteamericana, sólo como una continuación de una larga conversación entre muchas culturas. Como si la música fuera un árbol en crecimiento con muchas ramas. Sabias palabras de un amante de la música estadounidense que ofrece un catálogo de clásicos que transforma el cuerpo de arriba abajo.
El desfile de nombres del blues, gospel, country & western y R&B es tremendo. Mable John, Gary Clark Jr., Hank Williams, Barrence Whitfield, New Reginnings Ministry… Sobre esta película, sin obviar el mundo musical en la que está inscrita, hablaba Diego A. Manrique en este periódico. No sé cómo será la cinta, pero la música si tiene esa fuerza de fábula. Merecería la pena pinchar todo el disco, pero basta el siguiente tema: <<Why Don't You Do Right>>.
Los cincuenta fueron fértiles en las versiones que hacían los artistas blancos de los hits negros, pero aquí lo que suena es la voz de Lil Green, que como negra se pasó toda su vida actuando en locales de negros pero cuya onda todavía se mantiene viva. Cada frase es cómo un cubito de hielo que flota a la espera de ahogarse en un vaso de whiskey.
boomp3.com

Viviendo con la guerra

Por: | 04 de junio de 2008

Barack Obama está en las portadas de medio mundo tras imponerse a Hillary Clinton en las primarias demócratas, pero Neil Young fue el primero en acordarse de él en 2006 en su disco Living With War, mucho antes de que el senador por Illinois fuera la figura mediática que es hoy y la representación del cambio a las políticas de la Administración republicana en Estados Unidos.
En su canción <<Lookin' for a Leader>>, el músico canadiense menciona a Obama cuando se refiere a la necesidad que tiene el país de encontrar un nuevo líder. La frase original dice: “Yeah maybe it's Obama, but he thinks that he's too young (Sí, quizá es Obama, pero piensa que es demasiado joven”. Sin duda, tiene 47 años frente a los 61 de Clinton y los 71 del candidato del Partido Republicano, John McCain. Con todo, Obama está ahí y Neil Young ya lo apuntó. Pero todo sea dicho, el cantante también se refiere a una mujer como líder, sin especificar nombres, incluso a Colin Powell, ex secretario de Estado de George W. Bush, para “arreglar lo que ha hecho mal”.
Eso que ha hecho mal Colin Powell, según Neil Young, es principalmente la guerra de Irak, aunque hay otras cosas. Sin embargo, como no puede ser de otra manera, la mayoría de dardos de Young tienen como diana a Bush. Recomiendo agarrar la revista Rolling Stone de este mes y leer la gran entrevista que mi buen compañero Josu Lapresa hace al periodista estadounidense John Lee Anderson. Muchas de las cosas de las que habla este reportero de guerra enlazan con el corazón mismo de la música y las letras del disco de Neil Young.
Living With War no es un disco perfecto, no cabe duda, pero ahí radica su grandeza. Es una declaración energética, urgente y viva. Se introduce en el garage, gospel y rock para sacar un Neil Young en estado puro, que tiene su propio periódico digital. El artista cruza la línea, habla de Obama y de las miserias de la vida en tiempos de guerra. Y habla de procesar a Bush, el futuro presidente saliente de EE UU. Así es.


John Hiatt, el mismo viejo músico

Por: | 03 de junio de 2008

John Hiatt nunca ha tenido mucha suerte, la verdad. Es uno de esos músicos en la sombra versionado por muchos compañeros de profesión por tener canciones espléndidas pero ningún éxito entre manos. De alguna manera, desde que comenzó a mediados de los setenta, nunca estuvo en el sitio justo, en el momento oportuno y con la persona adecuada. Cualquiera de esos factores le hubiesen permitido dar un buen salto. Sufrió el suicidio de su esposa, cayó en el alcohol y fue menospreciado por su discográfica, Geffen Records, pero siguió componiendo a su ritmo y a su manera, con el apoyo de gente de la talla de Nick Lowe.
Después de tanto, John Hiatt sigue vivo y sigue siendo el mismo músico sencillo y exquisito. Y vuelve a ser noticia. Tras su maravilloso Master of Disaster, publica su último disco, Same Old Man. Un trabajo con orgullo y momentos profundos que te sumergen en el mejor country soul. Declaraciones a media voz, estampas costumbristas de corte folk y dignidad por encima de todo. No hay nada de malo en no ser una superestrella. Sólo tienes que verlo. Un hombre corriente sentado en el banco de un parque, que observa cómo se pone el sol, tiene más que decir que cualquier divo extravagante. Haz la prueba. "Old Days" del disco Same Old Man.

Adiós al sonido de la jungla

Por: | 02 de junio de 2008

"El rock´n´roll quizás fue la primera forma de cultura popular que celebró sin reservas los rasgos más criticados de la vida urbana”. Así abre el crítico musical Charlie Gillet esa clase de biblia que escribió llamada Historia del Rock. El sonido de la ciudad.

Bajo esas palabras, se ha ido uno de los más grandes del rock'n'roll. Un pionero. Un guitarrista único y espectacular. Compositor de algunos de los temas más influyentes de todos los tiempos pese a ser un hombre de pocos éxitos. Conviene revisar su colección de singles.
Gracias, Bo Diddley, por tu R&B magnético. Sin ti no hubiese sido lo mismo.


Para quien esté interesado, me extiendo más en la noticia para ELPAIS.com.

Tortura y maltrato musical

Por: | 01 de junio de 2008

Pasa el fin de semana y me encuentro con toda una serie de comentarios repetidos contra los toros. Algo así como un spam con diversos nombres pero mismas palabras: “TOLERANCIA CERO A LA TORTURA Y EL MALTRATO ANIMAL. Acabemos de una vez con la aberración de las corridas de toros. Esto es otro tipo de terrorismo.”
Pues muy bien. Pero no es aquí el sitio para hablar de eso. Cada loco con su tema y el que aquí se trata es la música norteamericana. Claro, que fue leer el primer comentario de este tipo y me acordé al instante de uno de los últimos videoclips de White Stripes. Tremebundo. También me salió decir lo mismo pero a nuestro terreno: “Tolerancia cero a la tortura y el maltrato MUSICAL”.


Hace unas semanas cuando hablé con Jeff McDonald de los Redd Kross me dijo que White Stripes eran una de las mejores bandas de ahora. Vale. Pero está claro que pocas cosas se pueden ver tan cutres. Y, a la vista de los resultados, no debe ser fácil hacer un videoclip en condiciones porque hasta los excelentes Redd Kross podían habérselo currado un poco más, aunque valga en su defensa que seguro que contaban con mucho menos presupuesto que White Stripes.

Conclusión: una gran canción puede quedar hecha un demonio por un mal videoclip, que es lo pasa la mayoría de las veces.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal