Un Premio Nobel de Música

Por: | 13 de octubre de 2009

Todavía resuena el eco del recién otorgado Premio Nobel de la Paz al recién llegado presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Apenas lleva diez meses en la Casa Blanca, pero, ya sabéis, la atracción por el cambio que representa el primer presidente negro de la primera potencia mundial ha conseguido persuadir al prestigioso Instituto de Noruega que da los galardones con más impacto mediático del año. Un fallo que fue tan sorprendente como polémico.
Para unos, Obama como Premio Nobel de la Paz es una tomadura de pelo. Para otros, Obama como Premio Nobel de la Paz es el reconocimiento a un cambio fundamental hacia el diálogo y la cooperación en la política planetaria. Javier Valenzuela, una de las firmas más interesantes de El País para este redactor, llegaba el pasado viernes a la redacción y nos comentaba que tenía un artículo que defendía la concesión del premio y su lógica.
Titulado Recompensa a una nueva visión del mundo, se podía leer: “ha cambiado radicalmente la música y la letra de la política internacional norteamericana. Y en un sentido que no puede ser más grato para los oídos de los escandinavos, los europeos y, en general, la mayoría de los habitantes del planeta”.
Bien, a mí las concesiones de los premios siempre me han parecido irregulares, tan justas unas veces como injustas otras, y en esta ocasión, puestos a mojarme, considero que es prematuro. La anticipación como gesto puede acabar por desvirtuar el reconocimiento en sí a toda una labor o carrera que supone este premio. Creo yo que, por ejemplo, era un buen año para dárselo a Vicente Ferrer. Aunque, claro, si uno se pone a mirar reconocimientos anteriores da grima y se agradece que caiga en un tipo como Obama. Pensar que lo obtuvo Henry Kissinger es de locos.
Todo esto me hizo pensar, una vez más, en eso que se dice que es un deseo en algunos círculos de los amantes al rock norteamericano: Premio Nobel de Literatura para Bob Dylan. ¿Sería justo? ¿Injusto? Lo único cierto es que la polémica no sería menor que la del Nobel a Obama. Servidor, a decir verdad, le llegaría más que el actual premio a Herta Müller, más que nada porque desde pequeño me empapé de las letras de Dylan y de la señora Müller no conocía ni referencias básicas. Pero eso, por supuesto, no dice nada más que haría bien en empezar a leer obras de la escritora alemana.
¿Para cuándo un Premio Nobel de la Música? Es estúpido, lo sé, pero por qué no. Tal vez, sea interesante leer al respecto el repotaje escrito por Javier Sampedro, Los olvidados de los Nobel. Al menos, daría a la música una transcendencia que muchas veces no tiene. También sería mucho más divertido para los que nos gusta la música. Sería un premio que no se fijase ni un poco en el éxito comercial. Sería aquel reconocimiento a una obra con aspiración artística, cultural, que ayude, como la mejor literatura, a explicar el alma humana. La música entendida como una expresión fundamental del hombre con sus inseparables dosis de atracción y buen estilo.
Os animo a pensar en un hipotético Premio Nobel de la Música. En esta ruta norteamericana, los primeros que me salen serían Bob Dylan, Elvis Presley o Louis Amstrong. Hay muchos, está claro. Y más si se sale uno del radar americano y salta continentes. Pero intentaré ser original, atendiendo a los sonidos de esta ruta. Se llama Muddy Waters y su labor es colosal. Parafraseando a Valenzuela, el señor Waters también “ha cambiado radicalmente la música y la letra” en este caso de la música norteamericana. “Y en un sentido que no puede ser más grato para los oídos de los escandinavos, los europeos y, en general, la mayoría de los habitantes del planeta”. Digo yo que esto gustara hasta en Estocolmo.


Nota al pie de página: Entiendo que el Premio Nobel tiene la condición de que el premiado tiene que estar vivo. En el caso del Nobel de la Paz, se lo hubiese dado a la organización de Vicente Ferrer, en homenaje a este último. En otro caso que nos ocupa, el hipotético Nobel de la Música, sólo juego con la idea de que hubiese existido. Muddy Waters, por todo lo que representa, debería, a mi juicio, tener uno. Pero si hay que dar un supuesto Nobel de la Música hoy en día, y centrándome en alguien representativo de esta ruta norteamericana, se me siguen ocurriendo varios. Se lo damos a toda una institución, que gira como el primer día y cuya obra es inmensa. B. B. King. Un premio a él y a un género trascendental.

Hay 8 Comentarios

Los Polarpriset son considerados hoy en día como los "Nobel de la música" y se premia tanto a música popular como culta. Aunque la música popular ya se premia bastante en grammys y demás... No se puede comparar a un Ligety, un Xenakis o un Pierre Boulez con Bob Dylan o B. B. King. Saludos

Totalmendete de acuerdo contigo Fernando, Preimo Nobel de literatura para Bob Dylan, estoy convencido que le acabara cayendo si es que estos del nobel son tan buenos como parecen, y el primer nobel de la música también para Dylan, y es que el músico mas influyente en la música popular lo merece, no olvidemos que cualquier de las canciones que se nos vienen a la cabeza al pensar en Dylan, en sus pequeñas estrofas y con el acompañamiento de la música trasmiten, emocionan, son completas... en fin es Dylan, para mi el genio mas grande de nuestro tiempo.

Excelente artículo . Quizás nos den la sorpesa algun día y nos compensé de los Grammy, los MTV y tantos otros, igual no pero como es un futuro pensemos que puede ser mejor . Gracias por los videos .

En principo el plan fue – dar el premio Nobel de la Paz a Michael Jackson, pero pobre pedofilo ha optado abandonar este Mundo, por eso los viejitos del Comité de Nobel decidido a dar el premio de la Paz a Barak Husein Obama, porque el lucho mucho por la paz igual que lo hizo el pedofilo Jackson y sobre todo porque tiene el color de piel politicamente correcto.

Que buen articulo, y al final pienso como FLJ, que esto puede acabar donde no nos gustaría como fans que somos de la buena música.

Estupenda crónica. ¿Por què no ese premio a la música? Se trata de un arte tan útil o más que otras disciplinas que si lo reciben.

Vicente Ferrer tiene la mala fortuna de incumplir la primera condición para recibir un Nobel: estar vivo. La pena es que no se lo hayan dado antes.Para el Nobel de la Música también llega tarde quién tiene que planteárselo, que es el señor Nobel.Estaría bien que hubiera un premio de música igualmente prestigioso, pero cada vez que se intenta algo, acaba convertido en un chiste (como el Hall of Fame).

A mí no me parece una idea tan descabellada lo del Nobel de Música. Sólo es cosa de que la persona adecuada se lo plantee... En lo de Obama, estoy de acuerdo contigo, ha sido algo precipitado. Y el Literatura, ¿por qué no a Dylan? A mí me parecería bastante justo, la verdad, al fin y al cabo, las letras de las canciones también son literatura. ¡Un saludo!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef015434cf058d970c

Listed below are links to weblogs that reference Un Premio Nobel de Música:

La Ruta Norteamericana

Sobre el blog

Viaja por el pasado, el presente y el futuro de la música popular norteamericana. Disfruta del rock, pop, soul, folk, country, blues, jazz... Un recorrido sonoro con el propósito de compartir la música que nos emociona.

Sobre el autor

Fernando Navarro

. Redactor de El País y colaborador del suplemento cultural Babelia y las revistas Ruta 66 y Efe Eme. Colabora también con un espacio musical en el programa A vivir de la Cadena SER. Es autor de los libros Acordes rotos y Martha. Cree en el verso de Bruce Springsteen: "Aprendimos más con un disco de tres minutos, que con todo lo que nos enseñaron en la escuela".

La canción del Jukebox

 

Autor: Luther Allison. Canción: Serious. Disco:Life Is a Bitch. Año: 1984. Sello: Encore!/Melodie. Canción pinchada por Pablo J. Martínez.

Participa en "La canción del Jukebox" 'pinchando' una canción. Manda tu selección de música norteamericana con el enlace de Youtube o Vimeo a la dirección @gmail.com e indica tu nombre. Tu canción sonará durante una semana en este Jukebox digital.

Spotify

Spotify de 'La Ruta Norteamericana'

Listas de reproducción temáticas de La Ruta Norteamericana. Música para mover las caderas, engancharse al soul, desmelenarse con guitarras o soñar despierto. ¡Escucha nuestra lista!

PERFIL DE FACEBOOK

Perfil facebook 'La Ruta Norteamericana'

Recomendaciones, noticias y reflexiones musicales en primera persona, un espacio distinto al blog donde conversar y escuchar música.

FACEBOOK: AMIGOS DE LA RUTA NORTEAMERICANA

Grupo facebook 'La Ruta Norteamericana'

Lugar de encuentro sobre actualidad musical y sonidos raíces de la música norteamericana. Otro punto de reunión y recomendaciones del blog de Fernando Navarro pero hecho con la colaboración de todos sus miembros. ¡Pásate por nuestro grupo!

Libros

Martha

Martha. Música para el recuerdo

“Un accidente de tráfico y sus consecuencias despiertan en Javi, un periodista inmerso en la crisis del sector, un torrente de recuerdos y sensaciones que le conducen a su juventud, a esos veranos en el pueblo con sus amigos, al descubrimiento del amor y de esas canciones que te marcan de por vida. Un canto al rock, a la amistad, a la integridad ética y al amor puro”


Fernando Navarro

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana.

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana repasa el siglo XX estadounidense a través de las historias de más de treinta artistas, claves en el nacimiento y desarrollo de los estilos básicos de la música popular. Un documento que tiene en cuenta a músicos esenciales, que dejaron un legado inmortal sin importar el éxito ni el aplauso fácil.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal