Eligiendo a George Harrison, la tercera vía beatle

Por: | 18 de octubre de 2010

Hace unos días me invitaron a los estudios de CNN+ para hablar del setenta aniversario del nacimiento de John Lennon. De Lennon, uno de los personajes musicales que más literatura tiene, se ha dicho todo, la verdad. Pero servía mi presencia para dar testimonio de la relevancia de este músico con más vena rockera que Paul McCartney y con mayor conciencia social y política dentro de los Beatles, que a la postre sería su signo más representativo de su etapa en solitario.
Pero a la hora de preguntarme si Lennon era el mejor beatle (las comparaciones siempre son odiosas), con la sombra de Paul McCartney planeando (esa lucha de genialidades y egos), tuve que ser sincero: ciertamente, el tandem Lennon-McCartney es de un tamaño estratosférico pero, tal vez aburrido de la repercusión de uno y otro, dije que me quedaba con George Harrison. El bueno de Harrison, siempre en la sombra y, como sus compañeros, con un talento también descomunal.
Algunos amigos y compañeros de redacción me preguntaron cómo es que había dicho que el mejor era Harrison. Tuve que explicar que, realmente, no dije eso sino que me quedaba con Harrison. Era simplemente una opción personal. De alguna manera, su tercera vía me parece tan fascinante como las composiciones firmadas por Lennon-McCartney.
A la muerte del beatle, recuerdo perfectamente el artículo que Santiago Segurola (ahora director adjunto del diario Marca, ex redactor jefe de Deportes y Cultura de El País, y fan beatle declarado) escribió sobre Harrison. Y entonces y ahora suscribo cada una de sus palabras.
En su texto, titulado La tercera vía de Harrison, Segurola escribía: “Su talento fue minusvalorado por McCartney y tampoco encontró el entusiasmo de Lennon, poco convencidos ambos de los méritos del guitarrista para añadirse al laboratorio creativo de la banda. Pero Harrison encontró la manera de deslizar sus ideas, una canción por aquí, un riff por allá, un consejo transformado en una nueva dirección musical, la apertura de algo parecido a una tercera vía. Lo hizo con inteligencia y clase, sin cuestionar la ingente tarea de Lennon y McCartney, aceptando su papel complementario pero sin resignarse a la marginalidad dentro del grupo. Desde el principio de los Beatles se encuentra algún momento llamativo de Harrison.”
Cuando tuve que escribir en Rolling Stone sobre distintos discos de los Beatles, a raíz de la remasterización de todos ellos en formato digital, llegué a sentir muy vivamente (más que nunca) la contribución de Harrison en el gran cancionero de la banda británica. En Revolver, el disco que convirtió a los Beatles en un grupo espectacular y adulto, en una onda magistral, Harrison deja una huella insustituible en el arranque con <<Taxman>>. El desafío de ese disco guarda la mano de Harrison. Como también se guarda, como su firma, en algunas de las canciones más memorables de la discografía beatle, como <<While my guitar gently weeps>>, <<Old Brown Shoes>>, <<Here comes the sun>> y <<Something>>.
Y, de nuevo, regresando al texto de Segurola, Harrison fue un talento en búsqueda de sonidos norteamericanos, a los que siempre atendemos en esta ruta sonora: “Ninguno se entregó tanto como George Harrison a la causa de Dylan, del Dylan que se refugió en las montañas Castkills, en el norte del estado de Nueva York, para dar cuerpo a su impagable colaboración con The Band. Aquella explosión de creatividad, trasladada a discos como Blonde on Blonde o el excepcional Music from the Big Pink de The Band, sobrecogió a Harrison, artista generoso que jamás ocultó su deuda con Dylan y los músicos americanos que le condujeron a los vericuetos de la música sureña, gente como Delaney y Bonnie Bramlett, núcleo fundamental para el tremendo All the things must pass, el álbum que Harrison lanzó en 1970 tras la ruptura de los Beatles. En la fase final del grupo se advirtió el papel emergente de Harrison, a pesar de los recelos de McCartney y Lennon, sometidos a una relación destructiva que no les impidió forjar canciones memorables”
Si All the things must pass (Todas las cosas pasan) ya fue un disco sobresaliente, igual lo fue el proyecto en el que se embarcó después: los Travelin’ Wilburys. Ese grupo cachondo y maravilloso con Bob Dylan, Roy Orbison, Jeff Lynne y Tom Petty le otorgó, a mi juicio, un estatus admirable.
Unas cosas y otras me llevaron a decir, sin ánimo de crear ninguna polémica, que entre los cuatro Beatles me quedo con George Harrison. Pero sólo es una opción personal, como otra cualquiera.


Hay 39 Comentarios

Recopetin , gracias el respeto es mutuo, pero yo solo hablo de lo que vivo, y de lo que escucho y poco mas.Y soy un obrero del metal en paro a causa de la crisis inventada por el FMI, con titulación FP , no tengo carrera universitaria, solo tengo pasión por la música dede los 12 años en que por aquellos años estaba ansioso que llegara el domingo, para ir a la plaza de cantarranas un pequeño rastro.A cambiar discos y cromos,comics ,y comprar singles,fanzines, libros de biografías etc,etc, y comprar casetes con las grabaciones de discos que no podías pagar o conseguir en tu ciudad.Después llego lo de ir a conciertos, y esto es algo mágico ir a un concierto debería ser casi asignatura obligada, la magia que pude ocurrir en ellos no tiene precio.Comentar que la música es mi gran ayuda debida mi situación actual en la que estas a un solo paso del abismo, ya sabéis si no pagas tu hipoteca pierdes tu casa y muchas cosas mas. Con lo cual utilizo la música para coger aire y respirar, evadirme de mi realidad y soñar, que creo que es lo único que no me pueden quitar. Todo esto hace que siga tirando aun, eso y los amigos.Y de eso es de lo que puedo hablar, si lo hiciera dede otra pretension seria un error, a si que la final mis aportaciones son de las sensaciones vividas y las que vivo nada mas. No se de historia musical, no se de geografía Norteamericana, no domino el ingles como debiera, no estando nunca en Londres, en fin soy una persona de lo mas normal, en su dia con patillas y tupe, y nada mas.Fernando,agradecido yo, el maestro aquí eres tu. Y solo sigo a otros grandes periodistas musicales como tu, con los que uno no siempre esta deacuerdo, pero si al 90%, eso es lo que hago.Y decir que como es obvio también respeto a todos los que pasan por aquí como no puede ser de otra manera. otra es que coincidamos pero de eso se trata.SALUD A TODOS.

José Ignacio Lapido, qué buena recomendación, está a punto de sacar nuevo trabajo. A finales de noviembre publicará "De sombras y sueños".

Recopetin: Yo también me considero fanático seguidor de muchos de los que dejáis comentarios en este blog. No conozco personalmente a Chema ni El Callejón del Hambre y, al igual que otros que pasan por aquí como tú, siento gran respeto por sus puntos de vista, sus comentarios y sus experiencias que comparten. Este blog, de verdad, no sería lo mismo sin los sabios y agradables comentarios de muchos de sus lectores. Y cierto: la sección de Forajidos es la más trabajada (junto con artículos que recupero de El País), en tanto en cuanto son artículos que están escritos para la revista Efe Eme. El resto suelen ser reflexiones y pasiones más bien a vuelapluma, propias de un blog personal más que de una sección de periódico. Y, por ahora, seguiré con mi pacto con los lectores (y con el periódico) de seguir centrándome en la música norteamericana. Por supuesto que no es la única música que escucho y no es la única que me arrebata. Estos días ando escuchando mucho a José Ignacio Lapido y música italiana que me pasó un compañero de la redacción. Por cierto, si te interesa, en el próximo Babelia irá un reportaje con firma de Burning, una banda española que me encanta. Dicho esto: que viva la música, claro que sí!! Un abrazo,Fernando Navarro

Querido Fernando. Tu respuesta es un halago, y no defrauda. Gracias.Que grandes los Beatles, cuanta pasión generan. Pienso que se debería hablar mas de ellos. Siempre es poco.Este blog es una parroquia fenomena, y lamento defraudar algunos con mis rabietas, aun así soy fiel seguidor del blog y fanático seguidor de algunos de sus miembros como "Chema" y "El Callejón del Hambre" Se os quiere por el loco entusiasmo y la clase.Vamos al tema que es lo que mola.Harrison es increible, creo que lo que a el nos une es un sentimiento colectivo -que a menudo se repite- de identificarnos con el mas debil, con el que estuvo a la sombra, a mi tambien me pasa, en el Brasil-Ghana quien no prefiere que gane Ghana? Es un sentimiento de empatia hacia el personaje debil, como en las pelis de indios y vaqueros. Pienso incluso si no será el reflejo de nuestra personalidad en ocasiones abollada.Al mismo tiempo responde a la idea avanzada de separarnos de la manada para reforzarnos en nuestra singularidad. Y sobre estas ideas giraba mi mensaje anterior. Mi amor por George es inmenso y uno de mis videos favoritos de TuTubo es sin duda este, http://www.youtube.com/watch?v=6-l1y0gnSnI su ultima aparición en la Tv en vida, con que genio aguanta toda la canción hasta el final. Emociona muchísimo. De lo mejor que he visto..Este debate se ha convertido en una fuente de disfrute y lo único que lamento ,como siempre, es no poder tenerlo frente a unas cervecitas al calor de unos temas, en vez de frente a la estupida pantalla.Fernando soy fanático de la sección Forajidos y ahí es donde he leido tus mejores cosas. Como buen español te envidio. Pero es tambien admiración. ¿Qué puedo decir frente a la pasión de compartir algo que te conmueve? (En tus propias palabras) Creo profundamente en que eso es el motor al futuro, por encima de formas o por supuesto faltas de ortografia. Es mi lucha en la vida. Los Ramones, los viejos bluesman, los Stooges, Marah, ,la musica africana. Por eso protesto a veces...Fernando, de acotar como dicen por ahí nada. No es lo que pretendo, mi voto va por modificar el nombre de La ruta Norteamericana, y dejarlo simplemente en " La Ruta" y habla de la musica que te salga de las narices. Por que bien merece la pena, ya nos daremos las cuentas de que las elites continuarán cayendo y aun mas en el mundo de la música, artístico y cultural.QUE LADRILLO HERMANOS, mejor lo de las birras.VIVA LA MUSICA!

Recuerdo el día en que murió George. Yo venía de trabajar en el coche y al poner la radio sonaban canciones suyas, lo que me hizo sospechar. Al llegar a casa puse la tv y fue la primera noticia del telediario. Me puse a llorar desconsoladamente, pues sentí que algo muy mío se había muerto. Como cuando murió John. Por suerte, viven en nuestros corazones y siempre será así, Y debo decir que Harrison es mi beatle favorito. Cada vez que escucho Here comes the sun, noto cómo el tibio sol me calienta y me invade una sensación de paz, como cuando escucho a Mozart. The Beatles son una de las mejores cosas que me han pasado en la vida. Y George Harrison es como si fuera mi hermano. Por cierto, escuchad su álbum en solitario Cloud nine, si no lo conocéis. En un comentario anterior se menciona muy acertadamente el concierto del Royal Albert Hall en el primer aniversario de su partida. Si lo desconocéis, no perdáis más tiempo. Es un hermoso tributo a tan excelsa figura, música de George en manos de sus amigos, para disfrutar de verdad. Os lo recomiendo, se puede apreciar la grandeza extraordinaria de nuestro amado George. Como también se puede apreciar en su etapa con Traveling Wilburys. Gracias por todo lo que nos has (habéis) dado.

Pues yo voy a añadir un apunte.Recibí en mi 15 cumpleaños el single "Blow Away" de Harrison, justo cuando más metido estaba con dos amigos en el mundo beatle más acérrimo, en el que se consideraba traición cualquier cosa de los fab four publicada después de su disolución. Y a Yoko Ono el diablo en persona (cosas del 79)Así que, después de despreciar el 45 rpm en público, en privado ocupó el plato de mi giradiscos Werner gran parte de aquel año. Me propuse investigar en la música de George en solitario y me lancé a buscar sus discos. Lo que ahora son minutos entonces eran meses y mas con "las pocas pelas" disponibles... Cuando a finales de ese año conseguí casi todo lo editado por él, me hice Harrisoniano. No estaba de moda de la gente guay, que también la había, era ser “de George”. Con él descubrí el sitar, a Ravi Shankar y la música de otros mundos, para después devolverme a la música norteamericana de la que bebía con los Travelling Wilburys.Asi que sin ser acérrimo de nadie, yo también soy de Harrison.PD.- Para Recopetin: una opción personal nunca es una tonteríaY aunque he pasado por el filtro-Google todos los nombres, fechas y tal de este comentario yo también pienso que la pasión está por encima de la ortografía. Asi que si hay algún error que disfruten los cuenta fallos!!

Me emocioné con el homenaje que le hicieron en Royal Alber Hall, cantando sus canciones con una impresionante banda encabezada por Clapton, el propio Ringo, McCarteny, Tom Pitty, Jeff Lynne... My Sweet Lord sonó apoteósico con la voz de Preston (el quinto beatle al teclado del Get Back en la azotea).Está en DVD e incluso rula por Internet para bajárselo. Sin desperdicio.Sí, Harrison fue un número tres que no quería ser el dos o el uno... Eso permitió que la banda durara una década... pocas la han sobrepasado. Quizá ese fue su rol. Después, el All Things... fue magistral, el primer concierto benéfico de la historia... por Bangladesh, sus apariciones junto a otros músicos como invitado sin ninguna áurea de estrella, como uno más (ver el concierto con Gene Vincent) y la que fue la mejor banda de estrellas en un estudio haciendo canciones rockeras con cierta acidez y frescura... El podrido cáncer se lo llevó como a tantas personas, sin discriminación. De vez en cuando, sale My Sweet lord en el pendrai o Isn't ita pitty... Sigo dando vueltas con el coche hasta que acaba la canción...

Hola a todos: sólo quería agradeceros vuestra participación en este debate. De todos los comentarios se aprende y se disfruta. Saludos!

Joder Fernando la que has liado, bueno a ver tíos, yo creo que se nos va la cabeza, yo no se cuantos estamos aquí preparados para saber quien es mejor o peor músico y compositor, y salvo que por aquí alla músicos de los que leen partituras, etc. etc.Todo esto se queda en un asunto de sensaciones y sentimientos fundamentalmente primarios, no elaborados y exquisitos.Creo que sinceramente para la gente de a pie y mucho músico de rock an roll de la celle y no de escuela, se mueve por sensaciones, pues aquí igual .Ya se han escrito ríos de tinta en el mundo por gente de supuesto nivel en la critica musical y hay de todo como en botica, a si que al final de leer y leer esos ríos de tinta se que da lo que tu sientes cuando oyes la música, y ser honesto con esa sensación por mucho que se haya escrito de ella.Y las sensaciones son a veces es imposibles de plasmar en lectura las sensaciones se viven.

Que no le quede duda a nadie de la influencia americana en la música tanto de George como de los demás Beatles. Mientras John y Paul se fijaban en Elvis, George lo hacía en Scotty Moore (su guitarrista), mientras John y Paul se fijaban en Budy Holly y su forma de componer, George lo hacía en la forma de tocar de Carl Perkins, su ídolo durante toda su vida. Y es la influencia y el estilo de Perkins los utilizados por George en los 5 primeros álbumes de los Beatles. Sobre el cansino tema de quién era mejor, el más completo, el álma, etc., solo quedó claro en mi opinión que funcionó de maravilla mientras estuvieron juntos. Luego todos ellos tuvieron algún éxito puntual con sus discos en solitario. Imaginaros por un momento lo que significaría hoy en día George si hubiese muerto despues de editar "All things must pass", que hubiese significado Paul si hubiese muerto despues de editar "Band on the run" o si hubiese muerto de verdad cuando corrió aquel absurdo rumor en pleno apogeo creativo suyo en la banda. Estoy seguro de que serian hoy dos deidades y se dirían toda clase de parabienes acerca de ellos. Pero al final, la bala se la llevó John y con ello toda la beatificación que lo rodea, porque tengo claro que si hubiese cumplido sus 70 años en vida no hubiese ganado la batalla mediática ya que en esta vida no vende lo mismo morir asesinado que morir de cáncer o de viejo.

no sé qué pasará el día que Ringo o Paul mueran, pero yo no recuerdo llorar tanto porla muerte de alguien como lo hice cuando murió George. Mejor o peor... hay gustos. Hay 4 tipos de personas: las que son de Paul, de John, de Ringo o de George, y eso habla por ellos. Yo soy de George.

Creo que la calidad de George está fuera de toda duda. Posiblemente no tenía la facilidad de John y Paul para componer tantas grandes canciones en tan poco tiempo como ellos. Creo que son 3 genios y que están por encima de todos los músicos actuales. De todas formas creo que después de que poco a poco la gente reconozca a George todos tendríamos que reconocer a Paul. Creo que Paul no está reconocido como se merece. Especialmetne en su carretra en solitario. Escuchar sus últimos discos los que decis que su carrera no es buena.

También yo me quedo con Harrison. Como bien se ha dicho, no digo en absoluto que sea el mejor Beatle, pero es el que más me convence, el que más me emociona. Y por cierto, mi aplauso también -ya que estamos- para ese amplio abanico temático que acoge siempre 'La ruta Norteamericana'. Como empecemos a limitarnos nosotros mismos en los blogs, apaga y vámonos. ¡Carretera y manta, compañero! Let's rock...

Genial el artículo. Enhorabuena! Para mi de mis cinco canciones favoritas de los beatles 3 son de Harrison. Y en muchas otras del binomio, hay aportaciones de él que me encantan, como el riff en"Two of us"

Emocionante el artículo. Mi gran amor son los Beatles desde que tengo memoria. La memoria mía cuando tenía 4 ó 5 años y escuchaba el Álbum Azul con Here comes the Sun, y ellos entraron en mi vida con éso, y al poco tiempo después con Something. Alguien me dijo "Te gusta George Harrison". De esas cosas uno no se olvida. No sé si Harrison era el mejor, pero sí mi favorito, el que más quiero.

Recopetín, que sí, que los bitels tienen mucho de 'ruta americana': sus guitarras -rickenbakers o fenders...- , sus raíces -elvis, buddy holly,el rocanrol y el country...-, sus relaciones -dylan, brian wilson...- sus interminables tours americanos, etc. etc.Venga, no seas tan duro de pelar.Un abrazo!

Para mí, que llevo escuchando a The Beatles desde 1963, el grupo es la suma de los cuatro. No cabe duda de que el binomio Lennon-McCartney son la columna vertebral del grupo, y que Harrison quedó indebidamente en un segundo plano,a mi juicio debido al talento eclipsante de L&Mc y a su propia discreción y personalidad. El propio George Martin reconoció años después que no se habia sabido valorar en su momento el talento de Harrison y su aportación al grupo. Para mí es difícil valorar este tipo de cosas en el seno de The Beatles, pues mi apasionamiento emocional con respecto al grupo puede hacer que vea las cosas un tanto distorsionadas, precisamente por esa devoción que siento por ellos. Pero estoy con Fernando Navarro si digo que Harrison es mi beatle favorito a pesar del talento creativo de la pareja Lennon-McCartney. A mí me emocionan muy especialmente las composiciones y la personalidad de Harrison, y desde hace mucho tiempo siento una especial predilección por su figura, poco valorada en aquel tiempo, aunque posteriormente se haya hecho justicia. Beatles forever, y mi admiración incondicional para los cuatro, con mención especial para George Harrison, sin el que el grupo no hubiera sido tan tan grande. Saludos.

La expresión de Fernando "me quedo con Harrison" es la correcta. La inmensidad creativa de Lennon y McCartney está fuera de toda duda. Pero es que, dede mi punto de vista, las mejores canciones de los Beatles son de Harrison. Otra cosa es la trayectoria y reconociendo las inumerables obras maestras Lennon-McCartney; ya sabíes, While my guitar.. o Something son canciones perfectas. En solitario toca el cielo con Beware the Darkness.

Fernando, enhorabuena por el blog. Has ganado a un seguidor más. Has hecho que descubra a Mike Farris, al que estoy escuchando ahora. Reconforta mucho encontrar sitios donde te recomienden buena música. Un abrazo y hablaremos!

Los Beatles fueron el resultado de cuatro grandes personalidades, que juntas crearon lo que conocemos como The Beatles; uno tuvo que ser el fundador, otro el que quería destacar, otro el eclipsado-incomprendido, y otro el que pasaba de todo.A estas alturas, esto mismo, dicho en otras palabras, es el resumen que me viene a la mente sobre este incomparable grupo: Lennon fue un genio, un soñador, y un vago, un ser algo contradictorio a veces; Paul, otro genio,era el que no se complicaba la vida, reivindicativamente hablando, pero que creó, en un tanto por ciento muy importante, las mejores canciones de Los Beatles; George tardó tiempo en creérselo, y cuando se dió cuenta de que podía competir con el binomio, llegó la disolución del grupo y esa maravilla titulada 'All thing mus pass'; Ringo, como dijo Lennon una vez, sólo era el batería; uno de los tipos con más suerte en la vida que se sepa...Todos ellos una maravilla de grupo, único, irrepetible, el mejor de todos los tiempos...

Estoy perfectamente de acuerdo. Sus musicas son inolvidables, especialmente las mencionadas en el artigo. Y la persona, el ser humano, muy especial!

Hola recopetin, Bueno, pues sinceramente, agradezco tu comentario. El tema de Harrison ha sido motivo de debate y discusión con amigos y conocidos, e intuía que este mensaje traería posiciones diferentes. Está claro que el tándem John-Paul es de una calidad incuestionable (y seguramente insuperable) pero a mí me gusta ese toque de Harrison y su visión del asunto musical, siempre a la sombra de dos grandísimas personalidades artísticas. Incluso tú dices que su carrera en solitario es superior. Pero, vamos, es solo una opción. Por su pertenencia a los Beatles y por su carrera en solitario y sus Travelin Willburys, yo elijo Harrison, nada más. En cuanto al resto, no quiero pecar de demasiado educado pero, de verdad, también agradezco tu atrevimiento para decir lo que piensas sobre este blog. Si se aceptan los halagos, también las críticas. Te voy a hablar con sinceridad: este blog lo tengo principalmente como una pasión personal, la que me lleva a compartir la música que me conmueve con el resto de la gente. Igual que me gusta que la gente comparta esa música conmigo. Supongo que también es una especie de tribuna pública, de altavoz, que ayuda a que se conozca eso que los periodistas llamamos “firma”, y para los que no llevamos tanto en el mundo del periodismo es importante que tenga algún sitio por dónde darse a conocer. Según me dice la experiencia, hay que excavar mucho para salir un poquito a la luz en esta profesión. Pero, créeme, la razón principal es compartir música. Dicho esto, sólo puedo decirte que en el diario El País me dedico a la información internacional (como se puede leer en el texto de presentación del blog, arriba a la derecha) y todo lo que suelo escribir sobre música es fruto de una doble vida profesional, tan agotadora como exigente. Así que este blog, como asunto al margen de mis laborales diarias, está escrito en la mayoría de las veces a deshoras, estirando los días “por querer escribir ese post que tanto me apetece sobre ese disco que no paro de escuchar”, bien a primera hora de la mañana, bien a última hora de la noche, cuando las vidas laboral y privada me lo permiten, en simples ratos sueltos o cuando las colaboraciones en otros medios me dan un respiro. Y, al contrario de lo que puedas pensar, no me empollo un músico o disco y luego escribo algo. Más bien me muevo por impulsos, ya que la falta de tiempo nunca me deja cumplir una agenda de temas a publicar, aunque a veces lo intento. De repente, salgo de la redacción en torno a las 20.30 horas, y en el coche me arrebata el último disco de Nick Curran y, antes de irme a la cama, le quito horas al sueño, y me pongo a escribir sobre el disco. De hecho, el mensaje de George Harrison está escrito a primera hora de la mañana porque al llegar a la redacción me encuentro que tengo media hora sin carga de trabajo y puedo escribir en el blog. Y lo hago como una reflexión en alto, como un texto más cotidiano y personal que profesional. Unas cosas y otras hacen, como comentas, que abarque más de lo que me corresponde y no revise tanto mis textos como me gustaría, tanto por posibles errores como por estilo. Pero, entiéndeme, los fallos de tal disco o nombre de músico suelen venir por fallos en una memoria en la que confío más de lo que debería, o por simple despiste. Y eso que está San Google. Pero las prisas no son buenas. Cierto: a veces, falta una mejor edición. Pero cuando uno se equivoca en el fallo de una canción, fecha o lo que sea siempre intenta dejar constancia porque entiendo este blog como un espacio común entre los lectores y su autor. Con todo, no quiero que parezca una justificación de nada. Hace mucho, a raíz de un mensaje escrito rápido, de madrugada, sobre un disco de Dylan, un lector me exigió más rigor, más profesionalidad. Y estaba en lo cierto. Es lo mínimo que el lector debe exigir. Más o menos le contesté lo mismo que ahora. A diferencia de otros compañeros que tienen blogs en más medios, el mío no es profesional y no forma parte de mi trabajo tanto como de un hobby, y como tal se publica. E incido en lo mismo: el blog me lo tomo como un lugar de encuentro en Internet, más que como una tribuna de opinión, un sitio de análisis o de largo recorrido informativo, aunque es cierto que en él se publican artículos que considero pueden aportar algo a sus contenidos. Te confieso que más de una persona, antes de empezar esta aventura del blog, me decía que bastaba con poner un enlace de un vídeo o una frase breve de una noticia para “alimentar” el blog. Y, mejor o peor, he intentado huir de eso. Intento que, de alguna manera, el blog lleve una visión, un estilo, y tenga un contenido que ser leído, escuchado y compartido. Que sea algo mío pero también de los lectores. Es decir, un blog en el que no renuncio a mí y los sentimientos que la música, a fin de cuentas, me causan, como a los comentarios y puntos de vista de los lectores. Si me estilo es aséptico es, imagino, por las prisas que te comentaba y la falta de absoluta dedicación a varios mensajes, por evitar la polémica gratuita y porque tampoco doy más de sí. O por todo a la vez. Supongo que el estilo llega un poco con el tiempo. Y cierto es que hay estilos y estilos. Y en cuanto a Harrison en La Ruta Norteamericana, pues, hombre, dame un respiro para un día que me salgo un poco de la “línea editorial” del blog. Los Beatles son universales al fin y al cabo y pensaba que tampoco importaba tanto escribir de ese Beatle que adoraba a Dylan, el rollo californiano y formó parte de los Travelin’ Willburys. Por lo demás, apunto tus consejos/recomendaciones y gracias por confiar en mi buen hacer. Supongo que lo despegar será cuestión de tiempo o, a lo mejor, es una circunstancia que nunca llega por diversos motivos, entre ellos mi falta de plena dedicación, hoy por hoy, al periodismo musical.Un abrazo,Fernando

Gran artículo pero la mejor canción de Geroge Harrison se llama Isn't It A Pity, la cual solo puede haber sido escrita por un genio musical. Yesterday es la mejor canción de McCartney e Imagine de Lennon. Los tres genios, a mi parecer McCartney y Harrison son más parecidos y Lennon va más a parte. Harrison fue capaz de crear canciones a la altura del tandem Lennon/McCartney, y eso solo lo podía haber hecho él.

Fernando, el primer disco en solitario de George Harrison se titula "All Things Must Pass", y no "All THE Things Must Pass"Ay, esa memoria ( y ese inglés!)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef015390fb67d9970b

Listed below are links to weblogs that reference Eligiendo a George Harrison, la tercera vía beatle:

La Ruta Norteamericana

Sobre el blog

Viaja por el pasado, el presente y el futuro de la música popular norteamericana. Disfruta del rock, pop, soul, folk, country, blues, jazz... Un recorrido sonoro con el propósito de compartir la música que nos emociona.

Sobre el autor

Fernando Navarro

. Redactor de El País y colaborador del suplemento cultural Babelia y las revistas Ruta 66 y Efe Eme. Colabora también con un espacio musical en el programa A vivir de la Cadena SER. Es autor de los libros Acordes rotos y Martha. Cree en el verso de Bruce Springsteen: "Aprendimos más con un disco de tres minutos, que con todo lo que nos enseñaron en la escuela".

La canción del Jukebox

 

Autor: Luther Allison. Canción: Serious. Disco:Life Is a Bitch. Año: 1984. Sello: Encore!/Melodie. Canción pinchada por Pablo J. Martínez.

Participa en "La canción del Jukebox" 'pinchando' una canción. Manda tu selección de música norteamericana con el enlace de Youtube o Vimeo a la dirección @gmail.com e indica tu nombre. Tu canción sonará durante una semana en este Jukebox digital.

Spotify

Spotify de 'La Ruta Norteamericana'

Listas de reproducción temáticas de La Ruta Norteamericana. Música para mover las caderas, engancharse al soul, desmelenarse con guitarras o soñar despierto. ¡Escucha nuestra lista!

PERFIL DE FACEBOOK

Perfil facebook 'La Ruta Norteamericana'

Recomendaciones, noticias y reflexiones musicales en primera persona, un espacio distinto al blog donde conversar y escuchar música.

FACEBOOK: AMIGOS DE LA RUTA NORTEAMERICANA

Grupo facebook 'La Ruta Norteamericana'

Lugar de encuentro sobre actualidad musical y sonidos raíces de la música norteamericana. Otro punto de reunión y recomendaciones del blog de Fernando Navarro pero hecho con la colaboración de todos sus miembros. ¡Pásate por nuestro grupo!

Libros

Martha

Martha. Música para el recuerdo

“Un accidente de tráfico y sus consecuencias despiertan en Javi, un periodista inmerso en la crisis del sector, un torrente de recuerdos y sensaciones que le conducen a su juventud, a esos veranos en el pueblo con sus amigos, al descubrimiento del amor y de esas canciones que te marcan de por vida. Un canto al rock, a la amistad, a la integridad ética y al amor puro”


Fernando Navarro

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana.

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana repasa el siglo XX estadounidense a través de las historias de más de treinta artistas, claves en el nacimiento y desarrollo de los estilos básicos de la música popular. Un documento que tiene en cuenta a músicos esenciales, que dejaron un legado inmortal sin importar el éxito ni el aplauso fácil.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal