Fleet Foxes y la lucha contra el 'hype'

Por: | 26 de abril de 2011

Esta ruta sonora se detiene en el especial de El País sobre el nuevo disco de Fleet Foxes, una banda que ya ha sido parada en nuestro viaje musical. En exclusiva, El País ofrece la posibilidad de escuchar las nuevas canciones de la banda de Seattle.
El pasado domingo, el periódico además publicó una entrevista de Brenda Otero con Robin Pecknold, cantante y líder del grupo. También ha ofrecido más material sobre Fleet Foxes sacado de las revistas Uncut (en inglés). Para el especial, la sección de Cultura me pidió hacer un análisis sobre la repercusión mediática y artística de Fleet Foxes. Titulada Fleet Foxes y la lucha contra el 'hype', la traigo a este blog ante lo esperado del segundo álbum de este grupo que tiene todas las características necesarias para tener su espacio en La Ruta Norteamericana.
-----------------------------------
No lo tienen fácil. Los chicos de Fleet Foxes se enfrentan contra ellos mismos. Hace tres años, su primer disco se convirtió en algo más que un éxito de ventas: fue un fenómeno. La relevancia mediática de aquel álbum de mismo nombre que la banda y que recogía la pintura de Los proverbios flamencos de Pieter Brueghel el Viejo en su portada fue tremenda. A ambos lados del Atlántico, revistas especializadas como Mojo, Uncut, Pitchfork o Rolling Stone los alternaban entre el primer y segundo puesto de lo mejor del año o los nombraban la gran revelación de la temporada. Medios generalistas como el diario británico The Guardian se referían a ellos como "clásico instantáneo".
No era normal: todos coincidían. Esta calurosa acogida, a la que siguió una larga lista de artistas y grupos que como Fleet Foxes de la noche a la mañana revivían un pasado folk de otra época, puso a la defensiva a muchos. En su opinión, aquellos jóvenes de Seattle con camisas de franela y barba deshilachada eran el nuevo hype, como dicen los anglosajones para referirse a la última tendencia musical que responde a la búsqueda de productos novedosos y orquestadas campañas de publicidad antes que a la verdadera sustancia artística.
Como todo segundo disco cuando el debut ha sido un éxito, Fleet Foxes tienen el peso de demostrar con la publicación de Helplessness blues que su transcendencia no es pasajera pero, sobre todo, y a la vista de la gran atención de público y prensa, que lo suyo va más allá del hype y no son una simple moda. Esta preocupación, sin duda, se ha convertido en una obsesión en la cabeza de Robin Pecknold, líder de la banda, que ha tardado bastante más de la cuenta en terminar este esperado segundo álbum. Previsto para principios de 2010, se anunció su salida para noviembre y se termina sacando en abril de este año tras repensar los arreglos y la composición de varias canciones. Como ha reconocido el propio Pecknold en las semanas anteriores a la salida del disco, la gestación de Helplessness blues le ha consumido, adueñándose de su vida, hasta el punto de sacrificar la relación con su pareja y jugarse la salud. Tras el ascenso meteorítico, el joven cantante de Fleet Foxes es consciente de la presión y sabe que a la dichosa etiqueta de hype se la combate mejor con música de calidad y sentimiento que con el paso del tiempo.
Hasta la fecha, la banda de Seattle solo ha atendido a su propio universo musical. Un fascinante viaje en el tiempo donde la armonía folk de herencia californiana y británica luce con cuidadosos trazos impresionistas de góspel y blues. Música, pasada por el filtro lo-fi del siglo XXI, que esconde una resonancia misteriosa, como de pequeños himnos espirituales, tensos, estructurados, evocadores. El poder seductor de Fleet Foxes está más allá del revival folk. Al igual que ha sucedido recientemente con el conocido revival soul representado de distinta forma y atino por gente como Eli Paperboy Reed, Sharon Jones o Amy Winehouse, el grupo estadounidense quedó incluido por buena parte de la crítica y el público dentro del revival folk, el agrupador de bandas y músicos actuales que recuperan los sonidos raíces como carta de presentación.
En este saco sonoro, con un tapiz indie que alcanza a más audiencia, se incluyen compañeros de Seattle como Band of Horses o lo más reciente de The Shins, que también han compartido con Fleet Foxes al productor y gurú de atmósferas folkies Phil Ek, o propuestas tan interesantes como Bon Iver, The National, Tallest Man on Earth, Iron & Wine o The Dodos, entre otros. Según quién lo mente, el fenómeno tiene más connotaciones peyorativas que plausibles, pero, a decir verdad, apenas hay conexiones físicas y emocionales, aparte del gusto musical y la necesidad de rastrear en un pasado común, entre las tantísimas formaciones que se manejan para hablar de este revival folk, ligado, queriendo o sin querer, al poderoso hype en tiempos de sobreinformación y de toda la música imaginada al alcance de un clic. No conviene olvidar que de revivals se viene hablando desde tiempos remotos y ya incluso se dijo del fenómeno de la American folk music revival para referirse a lo que hacían en los cincuenta Woody Guthrie, Leadbelly, Josh White o Cisco Houston.

Sin necesidad de etiquetas ni agrupadores, Fleet Foxes son, a su manera, un bello y actualizado canto al folk de siempre. Obsesionado con Bob Dylan durante su adolescencia, la primera canción que aprendió a tocar Pecknold fue <<The times they are a changin'>> y a partir de ahí no ha hecho otra cosa que revisitar esa tradición, pero alejándose de la parte más cruda y política para bañarse de lleno en la más delicada y espiritual. Con su eco ancestral, sus referencias paisajísticas y sus descripciones a modo de brochazos sentimentales, el disco Fleet Foxes fue una especie de Astral Weeks sin la categoría sobrenatural de Van Morrison aunque con la misma capacidad de transportar lejos.
Como el león de Belfast, maestro en hermanar estilos, buena parte de su gran éxito se debió a saber aunar dos cosmovisiones del género muy parecidas, la californiana y la británica, pero en esencia distintas. Sus sencillos arreglos instrumentales y sus armonías vocales formaron un alma folk que, según la canción, recuerda más a la pureza británica de Fairport Convention, Pentagle y Steeleye Span o a la extraña luminosidad californiana de Brian Wilson, Crosby, Stills & Nash, Joni Mitchell e incluso, en la otra costa, de Simon & Garfunkel. Y, bajo la influencia del folk barroco y existencialista de la cantautora Judee Sill, la mística de Fleet Foxes se completa con unas letras que respiran incógnitas vitales de marcado acento religioso aunque preguntándose más por el gran porqué que por un Dios en particular.
Fleet Foxes no lo tienen fácil. El listón está muy alto. Con Helplessness blues, tal vez, decepcionen a muchos, enamoren a otros cuantos, mientras mantienen su legión de admiradores, pero una cosa es segura para este escribiente: tienen cualidades suficientes para no preocuparse nunca más por ese lastre hype que les cayó nada más empezar.


Hay 1 Comentarios

Hola Fernando, esto si que no lo dejo por muchas oposiciones que tenga, es mi válvula de escape, otra joya de post tío.A mi el primer disco me parece un obra de arte, y lo descubrí gracias a ti, este segundo por lo que escuchado que no es mucho, no creo que defraude a la gran mayoría, ahora bien simper habra alguien con ese punto snop en donde se diga " va no es como el primero ya no saben el éxito les pudo y cosas asi" bueno lo bueno de una arista es que no se repita demasiado si no donde esta le genio.A mi me siguen gustando y mucho y me da igual el nombre que se le quiera poner al estilo del grupo y sin son hipies o no, eso no es relevante, lo relevante es hacen unas canciones maravillosas y punto, hasta la fecha. A change is gonna come, always. Un abrazo"

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef015434cf0151970c

Listed below are links to weblogs that reference Fleet Foxes y la lucha contra el 'hype':

La Ruta Norteamericana

Sobre el blog

Viaja por el pasado, el presente y el futuro de la música popular norteamericana. Disfruta del rock, pop, soul, folk, country, blues, jazz... Un recorrido sonoro con el propósito de compartir la música que nos emociona.

Sobre el autor

Fernando Navarro

. Redactor de El País y colaborador del suplemento cultural Babelia y las revistas Ruta 66 y Efe Eme. Colabora también con un espacio musical en el programa A vivir de la Cadena SER. Es autor de los libros Acordes rotos y Martha. Cree en el verso de Bruce Springsteen: "Aprendimos más con un disco de tres minutos, que con todo lo que nos enseñaron en la escuela".

La canción del Jukebox

 

Autor: Luther Allison. Canción: Serious. Disco:Life Is a Bitch. Año: 1984. Sello: Encore!/Melodie. Canción pinchada por Pablo J. Martínez.

Participa en "La canción del Jukebox" 'pinchando' una canción. Manda tu selección de música norteamericana con el enlace de Youtube o Vimeo a la dirección @gmail.com e indica tu nombre. Tu canción sonará durante una semana en este Jukebox digital.

Spotify

Spotify de 'La Ruta Norteamericana'

Listas de reproducción temáticas de La Ruta Norteamericana. Música para mover las caderas, engancharse al soul, desmelenarse con guitarras o soñar despierto. ¡Escucha nuestra lista!

PERFIL DE FACEBOOK

Perfil facebook 'La Ruta Norteamericana'

Recomendaciones, noticias y reflexiones musicales en primera persona, un espacio distinto al blog donde conversar y escuchar música.

FACEBOOK: AMIGOS DE LA RUTA NORTEAMERICANA

Grupo facebook 'La Ruta Norteamericana'

Lugar de encuentro sobre actualidad musical y sonidos raíces de la música norteamericana. Otro punto de reunión y recomendaciones del blog de Fernando Navarro pero hecho con la colaboración de todos sus miembros. ¡Pásate por nuestro grupo!

Libros

Martha

Martha. Música para el recuerdo

“Un accidente de tráfico y sus consecuencias despiertan en Javi, un periodista inmerso en la crisis del sector, un torrente de recuerdos y sensaciones que le conducen a su juventud, a esos veranos en el pueblo con sus amigos, al descubrimiento del amor y de esas canciones que te marcan de por vida. Un canto al rock, a la amistad, a la integridad ética y al amor puro”


Fernando Navarro

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana.

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana repasa el siglo XX estadounidense a través de las historias de más de treinta artistas, claves en el nacimiento y desarrollo de los estilos básicos de la música popular. Un documento que tiene en cuenta a músicos esenciales, que dejaron un legado inmortal sin importar el éxito ni el aplauso fácil.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal