Cuando Bruce Springsteen roza lo sobrehumano en un concierto

Por: | 18 de junio de 2012

Bruce-springsteen_show_2011_1705.png

Lo de anoche con Bruce Springsteen y su tropa no fue normal. En serio, fuera de forofismos, el concierto de anoche de Bruce Springsteen y la E Street Band en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid rozó lo sobrehumano. Fue histórico. Los fans más veteranos y los expertos de la revista norteamericana Backstreets y la española Point Blank discuten si la actuación de ayer del músico de Nueva Jersey, camino de los 63 años, fue la más larga de sus 40 años sobre los escenarios. Difícil saberlo con precisión mientras ya hay gente revisando en los archivos de este hombre que tiene el honor de ser uno de los músicos norteamericanos con más giras a sus espaldas, y de las más largas. Pero apunten esta cifra: 3 horas y 48 minutos de concierto. Casi cuatro horas. Seguramente, un concierto para contar a los nietos. 

 

Venían Springsteen y la E Street Band de descansar una semana en mitad de su gira europera y cogieron fuerzas. Y tanto. Casi cuatro horas para tocar 32 canciones, entre composiciones del nuevo disco, Wrecking Ball, clásicos imperecederos (Born to run, Born in the USA, Thunder Road, Hungry Heart...) y auténticas joyas de su enorme cancionero (Spanish eyes, Be true, Spirits in the night o ese Talk to me con la colaboración de Southside Johnny, que estaba de gira por España y se subió al escenario como si el tiempo retrocediese a finales de los setenta). El concierto de anoche está disputándose su lugar en la historia springsteeniana. Compite por duración con uno de la Nochevieja de 1980 donde al parecer Springsteen llegó a las 3 horas y 45 minutos, pero hay quien apunta desde Estados Unidos que habría que revisar las grabaciones porque es posible que, en los bises finales cortados antes de tiempo en los piratas, se llegó a superar por algún minuto esa cifra de 3 horas y 48 minutos. 

Dec311980uniondalejpg-aac95578a3f83c04El director de Point Blank, Salva, uno de los mayores conocedores de la obra del músico a nivel mundial, está en contacto con expertos de la carrera de Springsteen en Estados Unidos (la mayoría trabajan para la revista Backstreets). En conversación telefónica, me ha asegurado que si no es el más largo quedaría empatado técnicamente con el de la Nochevieja de 1980, encuadrado dentro de una gira espectacular cuando Springsteen acababa de publicar The River. Algunos fans españoles han señalado por las redes sociales que en los ochenta ya hubo conciertos que duraron unas cuatro horas pero hay que recordar que, por entonces, había descansos cercanos a la media hora en mitad de la actuación. No estaríamos hablando de lo mismo. Anoche, Springsteen y la E Street Band descansaron apenas cuatro minutos y esas 3 horas y 48 minutos fueron íntegras de música, sin parones largos. De cualquier manera, Point Blank y Backstreets ya trabajan en la elaboración de un artículo, pensado para los fans del de Nueva Jersey, que intente decir qué concierto fue el más largo y comparar actuaciones antológicas del hombre y la banda que se ganaron el apodo de máquina del rock en los setenta por sus incendiarias y largas actuaciones. Evidentemente, una disputa solo apta para fans. 

Si la actuación de anoche ya ha pasado a la historia por estar en el podio de las más largas de la carrera del boss, también es cierto que tuvo altibajos, con canciones que se alargaron demasiado o partes donde la pegada no era muy contundente, aunque solo por el tramo con Youngstown, Murder Incoporated, She’s the one, Talk to me, Spanish Eyes, Working on a highway y Shackled and drawn merece la pena pagar una entrada. Durante ese tramo, fue brutal el derroche de rock’n’roll fiero, con las guitarras de Bruce, Steve Van Zandt (enorme solo en Because the night) y Nils Lofgren rasgando la noche madrileña con el ímpetu de las mejores esencias eléctricas del rock. Pero para todo instó a leer la crónica de mi buen compañero Fernando Neira, crítico musical de los que no abundan. Springsteen es el peor enemigo de los periodistas que tienen que mandar su crónica con el aliento feroz del cierre de edición en un periódico. Hablo con conocimiento de causa e imagino por las que pasó Neira mientras lo de anoche no hacía más que alargarse en pleno júbilo rock. Los conciertos son interminables y lo normal es que se guarde una traca sin freno de rock’n’roll, como ayer hizo al incluir en la tanda final Born in the USA, Born to run, Seven nights to rock o Twist and shout. 


Art-brucespingsteen_vibr80-1Son muchísimos los fans de Springsteen que tienen una historia de sus celebrados conciertos. Algunos de ellos legendarios ya en la memoria colectiva como el primero que dio en España en Barcelona en 1981. El crítico musical Ignacio Julià estuvo presente en esa actuación y la recuerda así en el libro recientemente publicado De Greetings from Asbury Park a la tierra prometida: “Fue un espectáculo inédito para quienes habíamos crecido en la aparatosa idolatría del rock de los años setenta. Una demostración de honradez y voluntad de conectar, de expresar ideas aparentemente sencillas que hacen entender muchas otras, desplegando música fraternal y constructiva. Ni siquiera el punk, con su negatividad y su agresiva pose, era tan visceral”. 

Desde este periódico, esta Ruta Norteamericana invita a los lectores a contar su vivencia más personal de un concierto de Springsteen, ahora que parece que ha querido hacer historia en Madrid justo cuando mañana se cumple un año del fallecimiento del saxofonista Clarence Clemons. Casi diría que lo ayer era la mejor forma de recordar a Big Man.

Yo aporto mi grano de arena. Mi mejor vivencia fue cuando tuve la oportunidad de ver a Springsteen en 2004 en el mítico Stone Pony, el garito de Asbury Park, en Nueva Jersey, donde empezó su carrera como músico. Era el 30 aniversario de la sala y había un festival de bandas y el autor de Born to run se subió al escenario con Joe Grushecky y los Houserockers al completo. Fue colosal verlos con varias copas de más, en una sala pequeña, tocando rock y garaje a todo trapo. Era un Springsteen de bar con una banda de bar, al más puro estilo americano de “one, two, three”. Pedía canciones a la gente y así sonaron versiones eléctricas como la de Johnny 99. Entre canción y canción, se tomaban todos un chupito. En un receso, la mujer de Springsteen, Patti Scialfa, más borracha que el resto y eufórica besó en la boca a la violinista Soozie Tyrell. El garito enmudeció. Había que verle la cara a Springsteen. Era un poema pensando que eso podía salir en cualquier tabloide. El puritanismo norteamericano también se esconde en los recovecos de un garito de Nueva Jersey a las tantas de la madrugada. En esa noche de fiesta, estaba el actor Sean Penn, amigo de Springsteen, tomando Jack Daniels, uno detrás de otro. Pero fue el rock/soul/R&B/garage sudoroso lo que se alargó hasta las tantas con pasión y diversión. Imborrable.  

Pero, ¿cuál es tu historia, anécdota o vivencia de un concierto de Springsteen? Cualquiera que sea es bienvenida porque pocas fiestas del rock hay tan importantes como las que protagonizan Springsteen y la E Street Band. Y si estuviste anoche en el Bernabéu, ya puedes decir eso de "yo estuve allí". Ya puedes decir que, seguramente, viviste el concierto más largo de la historia de Springsteen. Que viviste algo como este Spirtis in the night, cantada anoche, que a continuación se ve en este vídeo de Rock In Rio en Lisboa.

  

 

Hay 65 Comentarios

Se me olvidaba el grupo jeje
Telegram

https://t.me/brucespringsteenboss

Buenas a todos

Yo estuve allí... sin más.. ese día me cambió un poco mas la vida.

Os dejo un grupo de Telegram que va sobre Bruce os espero
No surrender
Saludos

Brutal. Llevo un mes yendo a trabajar con ÉL a todo trapo. Tras un año complicado este concierto era caminar hacia un sueño. Tengo entradas desde diciembre. Y creí que una vez más el destino se iba a encargar de impedirmelo de alguna manera. En el año 92 me quedé con las ganas en Santiago de Compostela. Era estudiante de aquella. Y no podía permitirme en aquel momento pagar una entrada. Recuerdo tomar una caña con mis amigos y despedirlos para irse al concierto. Yo me fui llorando para mi casa. Mi orgullo me impedía pedirles pasta para ir. Y su cariño les impedía ofercérmelo.
Me resarcí en 2009. En Santiago. Brutal. Una organización de mierda para un maestro.
Y cuando me vi en el bernabeu. Una culé en el bernabeu. Esperando por el amo. Volví a llorar.
Si el de Santiago fue la culminación de un sueño el de Madrid es el principio de una persecución. Le seguiré donde quiera que vaya. No existe en este momento un artista tan grande ni tan generoso con su público.

el que dio en la peineta en la gira de the rising fue el primer concierto que vi con mi mujer.
mi hija adriana viene del primero que dio en barcelona en julio de 2008
en benidorm escuche por última vez a big man acariciar el saxo de jungleland
y ayer por fin pude oirle thunder road en directo
asistir a un concierto suyo es la mayor descarga de energía positiva que uno se puede llevar.

Vi a Springsteen en el 92, creo, en Santiago de Compstela. Unas tres horas y cuarto o tres horas y media, si no recuerdo mal, con un pequeño descando de diez o quince minutos. Estuvo bien, aunque no puedo decir que a estas alturas lo recuerde con precisión. Era mi primer concierto grande. Por aquel entonces hacía ya tiempo que el amigo había entregado todas sus obras mayores, y fue hace 20 años.

Por otro lado, no entiendo de qué va el rollo de "el concierto más largo". Si os interesa, el más corto en el que he estado fue uno de INTELLIGENCE en la sala Siroco, que debió durar algo menos de 15 minutos. ¿Hay que aplaudirles? ¿Hay que apedrearles? Poco tiene que ver la duración, al final, a menos que seas de los que confunden cantidad y calidad. Y creo que los fans de Springsteen la confunden a menudo. Me permito recordarles que su entrega más extensa, esos dos discos que salieron al tiempo ("Human Touch" y "Lucky Town") fue también la más empachante, anodina y prescindible 8aunque posteriormente ha conseguido, casi, superarse a ese respecto). La glotonería sin criterio es letal, pero parece que a menudo es la norma.

En otro orden de cosas, yo no estuve, así que si Fernando dice que estuvo de puta madre, me lo creo. Sin embargo, las cosas como son: este tipo de rituales tienen tanto de Rock&Roll como un capítulo de "Cuéntame". El Rock&Roll es otra cosa (o era otra cosa). Lo sé yo, lo sabes tú, lo sabe el "Boss" y lo sabe todo el mundo. Otra cosa es que uno no se pueda permitir el Rock&Roll porque necesita emplear su vida en cosas quizá más complejas (familias, hijos, curros) y se conforme con el rancho, el sucedáneo, la ilusión. Me parece bien, pero ir al circo no es estar en la selva.

Ah, me gustó la anécdota del garito, Fer. Springsteen no es, desde luego (sería imposible) el santo por el que algunos parecen tenerlo. Y Patti,. gracias a Dios, menos aún.

Saludos al geriátrico...

Hola a Todos.

Para mi es difícil destacar un momento Especial porque en todos los conciertos de Bruce que he vivido y creo que son 10 o 11, pocos pero es lo que hay. Siempre ha habido una canción que ha hecho que me emocionase mas que las demás, debido a que cada año vivido mi vida ha estado en diferentes circunstancias y situaciones. Y como la música es un estado de animo, hace que en esos momentos de tu vida te sientas mas identificado con cierta canción que sonó en cada concierto. Mas allá de las canciones favoritas que tenemos cada uno de nosotros sobre la obra de Bruce.

Pero el con concierto del 17 de Julio del 2008 Santiago Bernabéu. Ese año mi vida pego un cambio radical y aun sigo en ese cambio. Ese año fue duro muy duro, ese año me operaron en abril del columna vertebral, estaba rota, y estaba con mi cadera y pierna derecha inútil, y no había otra opción que operar y ver si después habría recuperación, no podía creer por lo que estaba pasando, mi salud, la crisis acabo con mi trabajo, comenzo de mi separación de la mujer con la que había convivido 17 años, problemas hipotecarios, en el paro y posiblemente sin casa y en la calle por impagos. Todo esto en 13 meses. La crisis me sigue atrapando y su entorno aun no me han soltado. Seguimos zozobrando y sobreviviendo haciendo algo así como magia, que es lo que hacen los 5.000.000 de compañeros en este viaje de momento a ninguna parte.
Estaba aun en proceso de rehabilitación y con un corset que sujeta todo mi esqueleto, y me lo quite y me drogue de analgésicos, relajantes musculares y mas cosas, me drogue mas allá de lo el Dr House se drogaba en su serie para no sentir dolor.

Y ese día me metí en un autocar desde Pucela viaje directo al Bernabéu me dejo en la misma puerta de entra a mi grada, casualidades de la vida a mi lado había dos Irlandeses Un tio de mas de 70 con su nieto de veintitantos. Ese tipo era rockero de los pioneros, era como una leyenda viviente se había visto a todos los dioses del Olimpo musical desde prácticamente sus comienzos, era una enciclopedia de rock and roll, y seguía a Bruce por todo el mundo desde sus inicios, Yo solo puedo decir que alucine con mis dos compañeros a mi izquierda de mi butaca en la grada. Sus historias eran alucinantes y sus fotos increíbles Elvis, Dylan, Rolling, Led, Waits, Beatles y muchos mas no se esa cartera era oro puro.

El concierto arranco con Nigth siguió avanzando yo seguía intentando olvidar mis dolores, y llego No Surrender y no se como ni por que, pero ahí conecte como si mi vida fuera en ello, lloraba como un niño a lagrima tendida mientras cantaba gritaba y el abuelo Irlandés me abrazaba.
Pensé que ese seria mi recuerdo imborrable del concierto, pero llegaron los bises y comenzaron y empezó a sonar Jungeland y llego ese solo de saxo de Clarence el estadio enmudeció escuchando es solo. Y o estaba tan lleno de felicidad por estar viendo aquella maravilla, por vivir ese momento, que volvía a llorar a lagrima perdida como se si se hubiese producido en mi una redención de todo mis males, pecados, problemas y dolores, inexplicable esa sensación en ese solo, era felicidad en estado puro. El abuelo Irlandés también llorando me dijo que no me preocupara que la vida me volvería sonreír. También comentar que jamas he vuelto a ver un solo de Clarence como aquel, y luego llego su fallecimiento, con lo cual cobra mas relevancia ese momento.

Aun sigo esperando que la vida me sonría un poco, aun sigo tirando del carro, aun intento que esta crisis no me quite o robe lo poco que me queda desde que esta empezó.

Ahí esta mi momento mas Especial en un concierto de Bruce, ese es el mío.

Salud a Tod@s.

Para mi no hay duda, el del Domingo/Lunes pasado es el mejor concierto de Bruce que he visto en mi vida, y no soy precisamente primerizo. Este hizo el número 6, el cuarto en Madrid a parte de los de Valladolid y Barcelona.

Y para mi es el mejor por dos cosas principalmente. La primera es la duración, a parte de la innegable calidad musical del recital, esas cuatro horas van a hacer entrar en la historia a este concierto y con el paso de los años cada vez se hará más latente ese: "Yo estuve allí".

La segunda es por el hecho de haber podido escuchar en un mismo concierto lo que, para mi, es la quintaesencia del "Boss", "Thunder Road", "Born To Run" y "The River" (para ser perfecto quizá me faltó "Prove It All Night", con el Intro, por supuesto). A lo mejor esto lo puedan criticar los más "puristas", pero que lo voy a hacer, no puedo evitar que se me pongan los pelos de punta cada vez que oigo alguna de estas canciones, hasta tal punto que "Thunder Road" ha acabado tatuado en mi espalda y ya me va a acompañar el resto de mi vida.

A día de hoy, tres días después del concierto, el sentimiento que me ha quedado es la necesidad de dar las Gracias.

Gracias a mi gran amigo Cesar, que ya ha contado aquí su primera experiencia "springstiniana". Él fue el que me inoculó el veneno de Bruce, el que me pasó los primeros "papurris" (como le gusta llamarlos a él), grabados en cintas TDK que nos hartamos de poner una y otra vez en su Seat 124 y en mi Renault 8 durante nuestras correrías por nuestra Segovia natal. Juntos vimos en el viejo VHS aquellos videos piratas en los que apenas se lograba distinguir algo y con él he tenido la gran suerte de crecer disfrutando del de New Jersey. Amigo, "forever fiends on the backsteets until the end".

Gracias a Berta, mi mujer, por haberse dejado contagiar por el mismo "virus" y por haberme acompañado practicamente en todos los conciertos, el otro día también sonó una de sus favoritas: "Because the night".

Por supuesto, Gracias, Bruce, porque durante unas horas borraste de un plumazo la crisis, la prima, el rescate y todas esas "zarandajas" que nos están amargando la existencia día tras días. Gracias porque con tu música nos haces "Prisioneros del Rock&Roll".

Y para terminar, Muchas Gracias, porque vagabundos como nosotos, nacimos para correr...para correr detrás de Bruce Springsteen.

Larga vida al "Jefe", siempre nos tendrás a tu lado.

Mis impresiones, sensaciones, y aún en la nube, cuando han pasado tres días: "Pongamos que hablo de Bruce".
http://www.antonioalvarez.info/blog/24-pongamos-que-hablo-de-bruce-diario-de-un-musico-56.html

Yo estuve ayi, en primera fila en el PIT, llegue a la cola el viernes sobre las 4 de la tarde y mereció la pena fue brutal, el mejor concierto en el que estado, acabe exhausta y sin saber como volver a casa porque ya no había metro pero me daba igual estaba feliz por haber vivido algo así

yo estuve por primera vez en gijon93 y sino me equivoco fue algo mas largo que este, aunque se me hizo corto. Fuè la primera vez que cambio de banda cuando publicò human touch y luky town casi a la vez. Ah; y yo estuve alli el domingo y fue el mas emotivo de los que he visto y el mejor repertorio.

Yo le vi por primera vez en el calderon en el 93 tenía 19 años, desde Segovia y con un Seat 124 nos plantamos, yo y otros dos amigos, en Madrid, habíamos ido pronto justo después de las clases del instituto pero no entramos pronto en el estadio porque teníamos que esperar a otro amigo que llegaba también desde Segovia después de un examen de recuperación, así es que recuerdo que yo estaba super-nervioso porque se acercaba la hora y este no llegaba, finalmente llego a tiempo y entramos luchando hasta colocarme lo mas cerca del escenario que podíamos, recuerdo que me impresionó mucho como empenzo con tres canciones en acústico ante un estadio lleno, entre ellas al menos fue el Darkness... para mi una de sus mejores canciones, y luego recuerdo como pude escuchar y cantar el Thunder Road emocionado. Era un primerizo creo que estaba superado por la situación ver a Bruce, no se, era como un sueño, afortunadamente luego he podido verle en su estado natural es decir con la E Street Band. Yo soy de la vieja escuela y ojala pudiera haberle visto en el 78 que tiene que estar entre las mejores giras de la historia del R´n´R sin nínguna duda, de la que enamoré gracias al bootleg del Fox Theater en cassette TDK... en fin show a little faith, therés magic in the night...

Yo estuye allí, en el Bernabeu, con 51 tacos, la espalda molida por el paso del tiempo, aguantando dos horas y media antes de que empezara el concierto para coger buen sitio en la pista, con mi chica que nunca había estado en un concierto de Springsteen, con mis sobrinos, ya adultos pero orgulloso de haber participado en su educación rockera. Pedazo de concierto, bailando con Pilar en Working on a highway, estremecido por volver a escuhar en vivo Thunder road (la canción más bonita del mundo, dijo alguien), por escuchar Be true, cara b de un single cuando las caras b se desechaban, impresionante canción. Arranque furioso con Badlands que te pone a botar y piensas que tiene ganas que va a ser un buen concierto. Dos días después las imágenes siguen en mi cabeza y el sonido en mis oidos.

Y estuve en Barcelona en el 81, leí el artículo de Ignacio Juliá "La importancia de llamarse Bruce Springsteen", aparecido en la revista Star a finales de los 70, estuve en el Calderón a mediados de los 80 (gira de Tunnel of love), estuve en Barcelona en el 92 (sí, cuando creíamos que ya no veríamos juntos a la E Street Band), y estuve en La Peineta cuando la gira de Tracks (gran concierto de grandes exitos) y cuando la gina de The Rising. Y estuve la vez anterior en el Bernabeu.

Me quedo con el del 81, pero por ser el primero. Springsteen siempre hace que saltes que bailes, que vibres que sientas amor por el rock and roll, que siempre te hace tener ganas de ser tan honesto como él.

Y sí, yo también lloré como un moñas al final del concierto del domingo, en el homenaje a Clarence Clemons. Pedazo de artista que se le echa mucho mucho de menos.

Lleno holgado en el estadio, media hora de retraso sobre la hora prevista, tres generaciones presentes.
Apertura con Badlands, No Surrender, we take care of our own y wrecking ball.

Sonido brutal, banda de impacto, se le ve pletorico, enchufado.

Presentación de My city in ruins, recuerdos a Danny, Big Man, lo que se fue, lo que nos queda, estan con nosotros, me veo llorando como un moñas, algo que temia que pasaria y finalmente ocurrió.

En Madrid, no disfrutamos, como en Barcelona, de esa Prove in all night con la legendaria intro del 1978 tocada en los miticos conciertos de Winterland y Paissac, pero hizo el estreno mundial de Spanish Eyes, nunca tocada en directo.

Nos regalo tambien Be true, Spirit in the night, My Love Will Not Let You Down, canciones que tampoco prodiga en exceso.

Un Youngstown, Because the night y Murder Incorporated pusieron en escena brillantes solos de Nils y Steve.

El toque soul apareció con el Apollo Medley, con un derroche de voz y musicalidad.

Aparición de su amigo Southside Johnny para interpretar, nunca mejor dicho, Talk to me y trasladarnos a sus actuaciones en su Stone Poney de New Jersey

Continua con la presentación del ultimo disco con sus ecos a musica irlandesa y Johnnny Cash, mensaje solidario con quienes peor lo estan pasando, ya repetido en otras actuaciones, en la introducción de Jack Of All Trades. Nueva dedicatoria, pedida por internet, de otra canción para un joven fallecido con un cancer cerebral y a quien sus padres regalaron una entrada que no pudo disfrutar al fallecer dos dias antes y que se plasma en un emotivo The River.

A partir de este momento, el ritmo se dispara, Hungry Heart, Thunder Road, Born to Run ponen el estadio en pie con las luces encendidas, se aumentan las revoluciones con Seven Nights to Rock finalizando con la ya conocida versión de Twist and Shout/La bamba, donde hace un perfecto ejercicio de showman y derroche fisico dejando a sus compañeros con caras entre la estupefaccion y el desternille.

Truco efectista de Stevie refrescandole con agua, le vuelven a poner en pie para finalizar con el homenaje a Big Man en Tenth Avenue Freeze-Out mientras la gente va abandonando el estadio.

Han sido cuatro horas de actuación, brillante, expansivo, comunicador, solidario, payaso, soul, folk, rap, rock, toca todos los palos, hace como siempre una exhibición de entrega y energia que resulta imposible de entender, sus continuos guiños con Jake Clemons dan a entender la falta de su brazo derecho, y tal vez estos maratones esten ejerciendo para él un efecto catartico.

Nos vemos en la proxima, hasta entonces, solamente gracias.

Lleno holgado en el estadio, media hora de retraso sobre la hora prevista, tres generaciones presentes.
Apertura con Badlands, No Surrender, we take care of our own y wrecking ball.

Sonido brutal, banda de impacto, se le ve pletorico, enchufado.

Presentación de My city in ruins, recuerdos a Danny, Big Man, lo que se fue, lo que nos queda, estan con nosotros, me veo llorando como un moñas, algo que temia que pasaria y finalmente ocurrió.

En Madrid, no disfrutamos, como en Barcelona, de esa Prove in all night con la legendaria intro del 1978 tocada en los miticos conciertos de Winterland y Paissac, pero hizo el estreno mundial de Spanish Eyes, nunca tocada en directo.

Nos regalo tambien Be true, Spirit in the night, My Love Will Not Let You Down, canciones que tampoco prodiga en exceso.

Un Youngstown, Because the night y Murder Incorporated pusieron en escena brillantes solos de Nils y Steve.

El toque soul apareció con el Apollo Medley, con un derroche de voz y musicalidad.

Aparición de su amigo Southside Johnny para interpretar, nunca mejor dicho, Talk to me y trasladarnos a sus actuaciones en su Stone Poney de New Jersey

Continua con la presentación del ultimo disco con sus ecos a musica irlandesa y Johnnny Cash, mensaje solidario con quienes peor lo estan pasando, ya repetido en otras actuaciones, en la introducción de Jack Of All Trades. Nueva dedicatoria, pedida por internet, de otra canción para un joven fallecido con un cancer cerebral y a quien sus padres regalaron una entrada que no pudo disfrutar al fallecer dos dias antes y que se plasma en un emotivo The River.

A partir de este momento, el ritmo se dispara, Hungry Heart, Thunder Road, Born to Run ponen el estadio en pie con las luces encendidas, se aumentan las revoluciones con Seven Nights to Rock finalizando con la ya conocida versión de Twist and Shout/La bamba, donde hace un perfecto ejercicio de showman y derroche fisico dejando a sus compañeros con caras entre la estupefaccion y el desternille.

Truco efectista de Stevie refrescandole con agua, le vuelven a poner en pie para finalizar con el homenaje a Big Man en Tenth Avenue Freeze-Out mientras la gente va abandonando el estadio.

Han sido cuatro horas de actuación, brillante, expansivo, comunicador, solidario, payaso, soul, folk, rap, rock, toca todos los palos, hace como siempre una exhibición de entrega y energia que resulta imposible de entender, sus continuos guiños con Jake Clemons dan a entender la falta de su brazo derecho, y tal vez estos maratones esten ejerciendo para él un efecto catartico.

Nos vemos en la proxima, hasta entonces, solamente gracias.

Ayer leí “Prefiero arrepentirme de lo que he hecho, que hacerlo de lo que no hice”. Y me arrepiento de no haber estado en aquel mítico concierto de mediados de los 80 en el V. Calderón. Recuerdo a Jose Antonio Abellán hablar sobre él al día siguiente en “Los 40 Principales”. Pero mi primera vez fue a 40 grados a las 22h un 29 de Julio de 2009 en Sevilla, (en qué pensabas, Bruce) con 37 tacos en mi maltrecha espalda y cascadas rodillas. Y la primera vez siempre es especial. La única vez que pude ver a Clarence tocar su saxo. Nils solo en el escenario tocando “Sevilla tiene un color especial” con su guitarra. Abuelos, padres e hijos, con sus camisetas, juntos para ver al Boss. El amigo que me inculcó Bruce y yo nos encontramos allí casi 20 años después de vernos por última vez. Hijos que llevaron a su anciana madre para que viera a su ídolo. Perdón, pero se me saltan las lágrimas. Al igual que el otro día en el Bernabéu. Al principio pensé que no sería igual, que lo de Sevilla fue suerte, que aquello era inigualable. Me equivoqué. Desde The River el concierto no fue el mismo. Otro fan decía “No estudié lo suficiente para poder poner un calificativo al concierto de anoche”. Pues eso. Para mi Sevilla fue muy especial, pero el Bernabéu … Jamás pensé que saltaría cantando “Born in the USA”, y que todo el estadio lo hiciera, que todo el Santiago Bernabéu cantara y Bruce escuchara. La más especial para mí fue “The Rising”. Tiene un significado muy especial. Y con mi chica al lado, aún más. Esa canción me ayudó mucho, y ella apareció. Y se me vuelven a saltar las lágrimas. Lo dejo. Os envidio a tod@s los que le habéis visto 13 o 15 veces. Gracias a la E Street Band. Gracias Bruce. Gracias Bego.

pere, si se habla , se habla, se habla ....... de bruce , será por algo y siempre algo positivo

Hola Fernando,

con tanta locura que ha generado Bruce estos últimos shows me cuesta dormir recordando lo grandes que son esos momentos que sólo se dan en sus conciertos. Por casualidad me he encontrado con el especial de Música Cósmica del sábado (por recomendación de cielovacío a través del springsteencorner, todo sea dicho), y aquí estoy, a estas horas. Antes que nada, decir que era la primera vez que te oía y ha resultado tan placentero como leerte, enhorabuena por tu trabajo.

La verdad es que este sentimiento que genera Springsteen resulta difícil de explicar, por lo que más de uno termina pensando de que somos unos pobres locos... ¡Bendita locura!

Poco más se puede decir de sus letras y su música... no habrá sido el más revolucionario (como pudieran ser los Beatles), pero sin duda es el artista que más ha influido en mi modo de ver y vivir la vida, y eso es mucho. Pero al final, lo que queda, es que sientes que es un tío de a pie, un gran profesional (como dices), que se le ve buena gente, amigo de sus amigos (y eso se nota en sus conciertos y en cómo disfruta y cómo se lo pasa con todos ellos)...

Su facilidad para identificarte con él y con sus historias le da una fuerza a su música que no se ve en ningún otro músico, y eso se imprime en esas ganas de correr, de encontrar el amor de tu vida y la felicidad, y hacer de tu vida algo grande. Soy un amante de la perfección en directo de Wilco, pero no es lo mismo. Al final, como decía en el mítico Growin' Up del Live 75-85: "I was just a normal guy. And the next day, I woke up... and I still was a normal guy.", y eso es lo que le hace grande.

En este mundo que cada vez está más hecho mierda, resulta esperanzador encontrar esa especie de "comunión" que se da en sus conciertos. Parece un poco fanático el comentario, pero simplemente encontrar un tío que, a pesar de los últimos discos, está ahí y cumple. Y en esos momentos sientes que aún hay esperanza y que se pueden hacer grandes cosas.

Detrás de cada uno de mis 6 conciertos (entre 2007 y 2012) ha habido muchas historias, y me vienen a la cabeza grandes momentos y gente increíble. Sin ir más lejos, fui las dos noches de Barcelona teniendo examen final la mañana siguiente de la segunda noche... y porque una operación de rodilla me impide seguir este verano. Pero tampoco me enrollo más, que no son horas.

Lo dicho, te he estado leyendo los últimos meses con atención, y al oírte hablar me has convencido de que tiene que valer la pena comprar tu libro. Mañana cae.

Saludos rockeros!

LA VERDAD ES QUE EL DE ANOCHE FUE LA REPANOCHA...AL FINAL-POR OTRO LADO COMPRENSIBLE-HABÍA GENTE QUE SE IBA MARCHANDO PENSANDO EN LA MADRUGÁ POR EL CURRO O QUE INCLUSO YA HABÍA TERMINADO....JE,JE..CRASO ERROR..MAS DE UNO TUVO QUE VOLVER SOBRE SUS PASOS....AL BOSS LE HE VISTO EN VARIOS ESCENARIOS:BERNABEU,PEINETA,CALDERON,MONUMENTAL DE BCN Y NOU CAMP..PERO EL DE AYER..JOER..VAYA TELA..Y LA PEÑA CON GANAS DE MAS CAÑA...EN UN ESCENARIO ASÍ ,ESTO YA PASA A LA HISTORIA..SI LLEGA A SOLTAR EN VEZ DE ¡HOLA MADRID!..EL HALA MADRID!!..LE HACEN UNA ESTATUA EN LA SALA DE TROFEOS DEL BERNABEU....

Hace unas semanas el Facebook oficial de Bruce publicó el siguiente texto:
"Bruce & the E Street Band played a marathon 3 hour and 40 minute set last night in Milan, the second longest show he's ever performed after only New Year's Eve 1980 in Uniondale, NY. See the full 33-song setlist at brucespringsteen.net!!"
Es decir, el concierto más largo es oficialmente el que tuvo lugar en la noche de fin de año del 80 que comentas en el artículo, por lo tanto el de Madrid si que se convertiría en el más largo de su carrera.

Un saludo.

Con la de conciertos que habré visto en mi vida de toda clase y calibre. Con el escepticismo que he tenido siempre contra Bruce Springsteen porque no acababa de calarme su música en estudio..... y ayer a las 20:00 tirado en casa preparándome una latita de berberechos con limón y una cerveza fresquita, sonó el "maldito" móvil... Jorge ¿tienes algo que hacer ahora? No - contesté. Pues tienes 30 minutos para venir al Bernabéu a ver al Boss, sobra una entrada de pista.

30 Minutos después, y con mis dudas ante el Boss estaba con mis amigos en el acceso número 35 (como mi edad) del Bernabéu, ignorante de lo que esa noche iba a cambiar mi vida.

Hace 3 meses que perdí a mi ser más querido, y lo de anoche fué como un mensaje que me enviase diciéndome que no debes dejar pasar las oportunidades que nos da la vida sin aprovecharlas.

Desde ayer rindo pleitesía al Boss y aún más a la E Street Band, porque en mi "primera vez" tuve la suerte de presenciar algo tan grandioso

Eva Sueu, tienes razón es idolatría total, pero se lo merece.
El boss está dando pasos de gigante para convertirse en dios. El mejor rockero de la historia ¡ vivo ! el otro es Elvis.

La idolatría, el primer paso del fanatismo.

Cuando salieron a la venta las entradas para Gijón en la gira de 2003 yo había sido operado de una pierna unos días antes (una operación complicada y de muy lenta recuperación). Mi primo (que me saca 15 años, de quien he heredado la pasión por Bruce y por la música, con quien había ido por primera vez en el 99 a la peineta, y con quien he disfrutado de bruce varias veces más, incluso ayer mismo!) se ocupó de compar las entradas previendo que para mayo yo estaría restablecido, y para poder ver a Bruce a 30 kms de casa. Cuando llegó el concierto, yo aun seguía con muletas (nada comparado con cómo estaba), pero resultó que ese día tuve revisión, le dije al traumatólogo que la verdad que me dolía la pierna, me hizo unas radiografías y me dijo que, derivado de la operación, unos tornillos y tal, se me había abierto una fisura en el fémur, que tenía que quedarme allí en el hospital para entrar a quirófano. Le dije "Hoy no puedo, hoy viene Bruce al lado de mi casa, y yo voy a verle".
Obviamente, un par de días después estaba en quirófano, pero ese día yo tenía que ir a ver a Bruce (aunque fuera sentadín en la grada) y allí estuve

Buena idea de " mi primera vez" , claro, en cuanto te inicias, ya no puedes parar de ir a verlo. Esta es mi tercera vez Barcelona, Santiago de Compostela y Madrid.

Al igual que FICO, yo también soy uno de los afortunados que estuvieron en el mítico concierto en BCN del 81, con 20 febreros recién cumplidos. No recuerdo la excusa que puse en el trabajo al que iba por las tardes para ganar unas pelillas destinadas a vinilos y early little vices. La quedada para salir de Madrid fue desde la tienda de discos Tony Martin, que si no recuerdo mal co-organizaba aquella fugaz e intensísima peregrinación junto a Onda Dos en sendos autobuses. El concierto fue tremendo, brutal, super positivo, compartido con amigos recientes de la Facultad de Imagen que nos encontramos por sorpresa alli, como Santi Alcanda que escribió un artículo sensacional sobre aquel evento seminal titulado "Bruce Springsteen: Como Un Torrente". El regreso a nuestra ciudad fue inmediatamente después y no dábamos crédito a la intensidad de lo vivido. Pocos días después tocaron The Clash en aquel lugar de infame acústica llamado Pabllón del Real Madrid, y la diferencia emocional fue abismal, a pesar de que yo ya estaba plenamente enamorado de los sonidos punk y new wave. La experiencia de ayer fue colosal, inolvidable. El Jefe es el Jefe, y su generosidad, y la de su Banda, siempre ha sido constante y sincera. Lucky Us!!! Felicidades Fernando por tu extraordinario blog.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

La Ruta Norteamericana

Sobre el blog

Viaja por el pasado, el presente y el futuro de la música popular norteamericana. Disfruta del rock, pop, soul, folk, country, blues, jazz... Un recorrido sonoro con el propósito de compartir la música que nos emociona.

Sobre el autor

Fernando Navarro

. Redactor de El País y colaborador del suplemento cultural Babelia y las revistas Ruta 66 y Efe Eme. Colabora también con un espacio musical en el programa A vivir de la Cadena SER. Es autor de los libros Acordes rotos y Martha. Cree en el verso de Bruce Springsteen: "Aprendimos más con un disco de tres minutos, que con todo lo que nos enseñaron en la escuela".

La canción del Jukebox

 

Autor: Luther Allison. Canción: Serious. Disco:Life Is a Bitch. Año: 1984. Sello: Encore!/Melodie. Canción pinchada por Pablo J. Martínez.

Participa en "La canción del Jukebox" 'pinchando' una canción. Manda tu selección de música norteamericana con el enlace de Youtube o Vimeo a la dirección @gmail.com e indica tu nombre. Tu canción sonará durante una semana en este Jukebox digital.

Spotify

Spotify de 'La Ruta Norteamericana'

Listas de reproducción temáticas de La Ruta Norteamericana. Música para mover las caderas, engancharse al soul, desmelenarse con guitarras o soñar despierto. ¡Escucha nuestra lista!

PERFIL DE FACEBOOK

Perfil facebook 'La Ruta Norteamericana'

Recomendaciones, noticias y reflexiones musicales en primera persona, un espacio distinto al blog donde conversar y escuchar música.

FACEBOOK: AMIGOS DE LA RUTA NORTEAMERICANA

Grupo facebook 'La Ruta Norteamericana'

Lugar de encuentro sobre actualidad musical y sonidos raíces de la música norteamericana. Otro punto de reunión y recomendaciones del blog de Fernando Navarro pero hecho con la colaboración de todos sus miembros. ¡Pásate por nuestro grupo!

Libros

Martha

Martha. Música para el recuerdo

“Un accidente de tráfico y sus consecuencias despiertan en Javi, un periodista inmerso en la crisis del sector, un torrente de recuerdos y sensaciones que le conducen a su juventud, a esos veranos en el pueblo con sus amigos, al descubrimiento del amor y de esas canciones que te marcan de por vida. Un canto al rock, a la amistad, a la integridad ética y al amor puro”


Fernando Navarro

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana.

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana repasa el siglo XX estadounidense a través de las historias de más de treinta artistas, claves en el nacimiento y desarrollo de los estilos básicos de la música popular. Un documento que tiene en cuenta a músicos esenciales, que dejaron un legado inmortal sin importar el éxito ni el aplauso fácil.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal