Una Biblia de la música llamada 'The Last Waltz'

Por: | 06 de mayo de 2015

Lastwaltz
 
Lo leí hace tiempo y me doy cuenta en estos días que no había hablado de él por este blog, pese al interés evidente que tiene para cualquier lector de esta ruta sonora. Me refiero a un librito que apenas ha tenido promoción y relata con todo detalle la mejor película de rock de la historia, según mi opinión. The Last Waltz. Imposible vivir así, escrito por Enrique López y Miguel López, es un tratado muy completo, como dice el subtítulo, sobre el adiós de The Band y la película más musical de Martin Scorsese.
 
 

517rxsWATAL-1Con un puñado de fotografías de archivo, el libro tiene todo su atractivo en el análisis pormenorizado que se hace del documental rodado por el director estadounidense. Capítulo a capítulo, se comentan todos los momentos del concierto de despedida de The Band, que se dio en el Día de Acción de Gracias de 1976 en el Winterland Ballroom de San Francisco. Un concierto legendario, que todo buen aficionado al rock conoce por su alineación irrepetible sobre el escenario del maravilloso local californiano. Un plantel formado por los chicos de The Band pero con invitados de la talla de Paul Butterfield, Eric Clapton, Neil Diamond, Bob Dylan, Emmylou Harris, Ronnie Hawkins, Dr. John, Joni Mitchell, Van Morrison, Ringo Starr, Muddy Waters, Ron Wood, Bobby Charles (que no sale en la película) o Neil Young.

Recientemente, como quien necesita respirar el aire puro de las montañas, me encerré en el salón de casa durante una hora para revisar (por enésima vez) algunos de los momentos de The Last Waltz. Dejarme fascinar por esa cinta es uno de mis grandes ritos musicales. Y como rito ni siquiera necesito que alguien lo entienda. No. Va conmigo. Y con eso es suficiente. Como aseguran los autores de The Last Waltz. Imposible vivir así, en esa película, la música y el cine se abrazan en una noche que quiere ser eterna. “La película pretende perpetuar la irrepetible chispa que respira siempre en el último latido, en un quimérico empeño artístico que lucha por mostrar la estela de lo efímero y mostrársela al mundo”.
 
Lo extraordinario y único es que todos los astros concuerdan, mostrándose los músicos en un estado de gracia fascinante y Martin Scorsese sabiendo capturarlo, y tú te sientes parte de ello. Te sientes parte de esa chispa gloriosa hecha música: rock, folk, blues, soul, góspel, R&B, country… Como cuando Levon Helm, a la batería, se desgañita cantando The Night They Drove Old Dixie Down y esa sección de metales sutil te hipnotiza.
 
 
 
El libro se encarga de analizar los temas que se tocan en el concierto, como este fundamental y arrasador The Night They Drove Old Dixie Down, cuya letra narra los últimos días de la guerra civil de EE UU y el sufrimiento de los perdedores. Como se señala en el libro, Helm dijo que jamás la cantó con tanta alma, Eric Clapton que es una de las canciones filmadas favoritas de su vida y Greil Marcus, célebre crítico musical, aseguró que Levon cantó “con una ira que nunca antes había insuflado a una canción”.

Precisamente, en este tema se defiende con argumentos el papel de Scorsese en toda la cinta. Su esfuerzo por hacer del documental algo más que una sucesión de imágenes y dotarle de vida y magia.
Scorsese grabó el concierto y estrenó el largometraje en 1978, de forma paralela a la publicación de la banda sonora del filme que produjo el propio John Simon junto a Rob Fraboni. Como se recoge en el libro, la incorporación de Scorsese actúa de “revulsivo de grandes consecuencias porque hasta entonces la falta de cuidado en el tratamiento visual es la tónica dominante en las películas dedicadas al rock… el realizador se transforma en un sujeto activo”. Y la “América mítica” queda plasmada en esa visión del largometraje, cuya cronología es distinta a la de los hechos desde el primer momento.
 
 
 
Con amor a la música y rigor, el libro entra también en explicar el origen de la banda formada por Rick Danko, Garth Hudson, Richard Manuel, Robbie Robertson y Levon Helm, así como sus tensiones, sobre todo entre Robertson y Helm, que derivaron en el final de esta gran aventura musical, o, como decía The New York Times en 1976, “probablemente eran el grupo musical más respetado de América”. Asimismo, los capítulos sirven para conocer más de cerca a muchos de los músicos invitados que hicieron de este concierto de despedida un auténtico hecho histórico.
 
No se puede olvidar la participación de Neil Young, cuya interpretación de Helpless tiene la “nostalgia que mata y da vida al mismo tiempo”. Como se escribe en el libro, su nariz mostraba amplios rastros de cocaína en el lado izquierdo de sus fosas nasales que Scorsese tuvo que borrar en la postproducción con costosas técnicas de rotoscopia. “Fue la cocaína más cara que jamás compré”, dijo Robertson. Bueno, pero mereció la pena. Cantada con una fragilidad extrema, Helpless radia una pasión desbordante. Es belleza, más cuando Young canta aquello: “Cariño, ¿puedes oírme?... Canta conmigo como sea. La luna amarilla que se eleva. Grandes pájaros volando por el cielo…”.
 
 
 
También se explica cómo en principio no se contaba con Van Morrison, que por entonces ya era una estrella y algunos decían que se había retirado de los escenarios tras la dura intensidad que dejó It’s too late to stop now. Pensaban que a lo mejor no se querría sumar, pero lo hace. Hablaba el mismo idioma musical que The Band. Su participación forma parte de manera decisiva del espíritu fascinante de todo el concierto. No se puede entender The Last Waltz sin Van Morrison, que gruñe, ruge, resopla y explota como solo él era capaz de hacerlo en su éxtasis soul. “Nunca antes le había visto tan fuera de control. Fue simplemente un momento mágico… Dios le bendiga por ser el espectáculo que es”, afirmó Robertson.
 
 
 
Como decía más arriba, The Last Waltz es mi rito. Acudo a él, periódicamente, como un orador acude a su retiro espiritual, en lo alto de la montaña. Entre sus imágenes, declaraciones y canciones, hallo paz y vida. Hallo el lugar increíble en el que se encuentran la nostalgia del ayer y el sueño del mañana. Hallo, siento, la humanidad en todo su esplendor a través del misterio de la música. Y me maravillo con su luz. Si la música es mi religión porque me enseñó a creer en mi prójimo, en mí mismo y en un mundo mejor, The Last Waltz es mi Biblia. Pensadlo cuando todo se tuerza: este mundo es algo más habitable cuando consiguió que sucediera un concierto como The Last Waltz. Cuando juntó a Bob Dylan y el resto de esa pandilla sagrada sobre un escenario a cantar I Shall Be Released.
 
 
 

Hay 6 Comentarios

La vi cuando se estreno en Montevideo, Uruguay, y les puedo decir que nunca lo pasé tan bien en un cine. Bueno, hubo otra momento: "The Commitments", esta vez solo.

La versión de "The Weight" con los Staple Singers me sigue emocionando hasta hoy.

Alguien me puede explicar que hacia Neil Diamond ali?

pudiendo ver el documental no entiendo la necesidad del libro del que hablas…al fin y al cabo seria como entender el documental, la música, a través de los ojos de otro y no de los propios …el rock es para disfrutarlo y sentirlo y no para analizarlo o pseudoanalizarlo….Greig Marcus?? menudo pesado, de verdad alguien lo lee?

Este libro no sólo es un recorrido por una de las joyas cinematográficas del siglo XX, "El último vals', didrigida por Martin Scorsese. No sólo es un homenaje a uno de los grupos musicales, The Band. No sólo capta la esencia anunciada en su título '...Imposible vivir así'. Es también una enciclopedia sabia y emotiva sobre las décadas de oro de la música actual, aquellos 60, 70 y los bluesman que les precedieron convertidos en sabia, en nectar que alimentó a ese gran puñado de músicos. Y siempre, siempre, nos quedará la música y el cine. Compañeros, junto con los libros, de lo mejro de la vida.

Comparto lo que expresas al 200% Fernando. Para la gente de mi generación en el País Vasco esto es la Biblia. Lo digo porque siendo unos chavales y nunca sabremos porque motivo pasaban el ultimo vals de forma recurrente por la ETB. La primera vez que la vimos no conocíamos a nadie....año a año íbamos sumando alguno de los invitados a nuestra lista de favoritos Dylan, Young, Clapton, Morrison, Mitchel, Emilou.....y por supuesto los que a dia de hoy considero mas grandes en su actuación Waters y los Staple Singers. Y por siempre por supuesto The Band. Sin duda alguna el mejor concierto filmado y documental de la historia del rock de sus grandezas y de sus miserias, no es épico es real.

Amen. La vi en el cine cuando se estreno en una gran pantalla, lo que daría por verla ahora con un buen equipo de sonido en una pantalla como aquella

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

La Ruta Norteamericana

Sobre el blog

Viaja por el pasado, el presente y el futuro de la música popular norteamericana. Disfruta del rock, pop, soul, folk, country, blues, jazz... Un recorrido sonoro con el propósito de compartir la música que nos emociona.

Sobre el autor

Fernando Navarro

. Redactor de El País y colaborador del suplemento cultural Babelia y las revistas Ruta 66 y Efe Eme. Colabora también con un espacio musical en el programa A vivir de la Cadena SER. Es autor de los libros Acordes rotos y Martha. Cree en el verso de Bruce Springsteen: "Aprendimos más con un disco de tres minutos, que con todo lo que nos enseñaron en la escuela".

La canción del Jukebox

 

Autor: Luther Allison. Canción: Serious. Disco:Life Is a Bitch. Año: 1984. Sello: Encore!/Melodie. Canción pinchada por Pablo J. Martínez.

Participa en "La canción del Jukebox" 'pinchando' una canción. Manda tu selección de música norteamericana con el enlace de Youtube o Vimeo a la dirección @gmail.com e indica tu nombre. Tu canción sonará durante una semana en este Jukebox digital.

Spotify

Spotify de 'La Ruta Norteamericana'

Listas de reproducción temáticas de La Ruta Norteamericana. Música para mover las caderas, engancharse al soul, desmelenarse con guitarras o soñar despierto. ¡Escucha nuestra lista!

PERFIL DE FACEBOOK

Perfil facebook 'La Ruta Norteamericana'

Recomendaciones, noticias y reflexiones musicales en primera persona, un espacio distinto al blog donde conversar y escuchar música.

FACEBOOK: AMIGOS DE LA RUTA NORTEAMERICANA

Grupo facebook 'La Ruta Norteamericana'

Lugar de encuentro sobre actualidad musical y sonidos raíces de la música norteamericana. Otro punto de reunión y recomendaciones del blog de Fernando Navarro pero hecho con la colaboración de todos sus miembros. ¡Pásate por nuestro grupo!

Libros

Martha

Martha. Música para el recuerdo

“Un accidente de tráfico y sus consecuencias despiertan en Javi, un periodista inmerso en la crisis del sector, un torrente de recuerdos y sensaciones que le conducen a su juventud, a esos veranos en el pueblo con sus amigos, al descubrimiento del amor y de esas canciones que te marcan de por vida. Un canto al rock, a la amistad, a la integridad ética y al amor puro”


Fernando Navarro

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana.

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana repasa el siglo XX estadounidense a través de las historias de más de treinta artistas, claves en el nacimiento y desarrollo de los estilos básicos de la música popular. Un documento que tiene en cuenta a músicos esenciales, que dejaron un legado inmortal sin importar el éxito ni el aplauso fácil.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal