Aquellos perdedores gloriosos llamados Faces

Por: | 03 de septiembre de 2015

Faces

En el fondo, los ves por los vídeos que rulan por esa red insaciable que es Internet y te preguntas qué falló. Los ves subidos sobre el escenario, con esas pintas tan flipantes (y setenteras) para el mundo del rock’n’roll, esas canciones tan plenas, cantadas a pulmón por la voz ronca de su vocalista y directas al corazón, como flechas bien tensadas, gracias a esos riffs rompedores, y te preguntas por qué no salió mejor. Los ves ahí y piensas: lo tenían todo, pero, al final, no consiguieron nada. Eran Faces.

Faces, o lo que es lo mismo: una de las mejores bandas de rock’n’roll de la historia. No es una hipérbole. Rock’n’roll entendido en sentido estricto, sin añadiduras, sin plásticos, ni explicaciones superfluas. Rock’n’roll en esencia, que esconde el feeling, el groove y, por tanto, rompe el hueso. Rock’n’roll que mola, como terminarías definiéndolo en la barra del bar, unos segundos antes de pedir la penúltima, ante tu colega, el desconocido que te dio cuerda o la chica de mirada incisiva.

En verano se supo la noticia: cuarenta años después de su separación, Rod Stewart, Ronnie Wood y Kenney Jones resucitarán a Faces para un concierto benéfico en Reino Unido que se celebrará este sábado 5 de septiembre en el Hurtwood Park Polo Club de Ewhurst, en Surrey. El grupo se reunió en 2009 sin Rod Stewart, quien sí intentó estar cuando la banda entró en el Rock n Roll Hall of Fame en 2012, aunque tuvo que cancelar sus planes por enfermedad. Ian McLagan y Ronnie Lane ya fallecieron. Un lugar para la nostalgia, aunque lejos quedan aquello que representaron.

Fueron una de las mejores bandas de rock’n’roll, pero apenas duraron un lustro. A la sombra siempre de sus referentes los Rolling Stones, su carrera fue de 1970 a 1975. Surgidos de las cenizas de Small Faces cuando Steve Marriot tomó la decisión de irse para formar los más que interesantes Humble Pie, donde dio más rienda suelta al blues. A partir de ese momento, los miembros restantes de Small Faces quisieron continuar con el proyecto original. De este modo, Ronnie Lane, Ian McLagan y Kenny Jones continuaron pero lo hicieron juntándose a Ron Wood y Rod Stewart, que salían de The Jeff Beck Group. El cambio fue para mejor. Encajaron las piezas y el rock’n’roll empezó a rodar bajo el nombre Faces.

Recientemente, ha visto la luz una caja recopilatoria más que sabrosa donde se recogen sus cuatro discos originales, incluido ese primero First Step que salió por error con el antiguo nombre de la banda, Small Faces, más otro de rarezas y caras B. Los cuatro oficiales además cuentan con interpretaciones en directo de cortes conocidos o tomas alternativas en estudio, todas ellas nunca antes editadas.

 

Buena oportunidad para calibrar el corte de este grupo que terminó por hacerse influyente con el paso del tiempo, superando su falta de trascendencia en vida. Dos hechos jugaron en su contra: les pesó como una losa esa comparación de “nuevos Rolling Stones” en uno de los períodos más fructíferos del grupo de Mick Jagger y Keith Richards y se desarrollaron en una época en la que el rock’n’roll iba para abajo mientras eclosionaba el rabioso punk y se extendía la música disco.

Tal vez, Faces debieron surgir cinco años antes y su éxito hubiese sido otro bien distinto, cercano al de The Who o Animals, pero al menos a ellos les corresponde llevar al rock’n’roll, en su concepción más cruda y original, a otro humilde pero trascendente estado. Con esta banda de astros del rock, sucede algo similar con lo que sucedió con coetáneos del otro lado del Atlántico, bajo el paraguas de las raíces del country o el blues, como Lynyrd Skynyrd o The Allman Brothers Band: le dieron otro aire al rock’n’roll. Parecía como si lo rejuvenecieran, otorgándole un ropaje nuevo, lleno de soul, descarnado.

Parte del secreto residía en un gran frontman como Rod Stewart, antes de pasar a ser una estrella del mainstream del rock, un mister baladas de onda media. También en su guitarrista Ron Wood, que terminarían fichando los Rolling Stones (debido al empecinamiento de Keith Richards) para sustituir a Mick Taylor (y para este que escribe el cambio no quiere decir que fuera a mejor para sus satánicas majestades) y, claro, cómo no, en ese órgano siempre presente de Ian McLagan, un colchón que amortigua las emociones, que hierve para poner los sentimientos a flor de piel.

 

Hay algo poético en ese rock’n’roll callejero, vagabundo, casi cómico. Son una banda de bar, haciendo rock’n’roll de bar, con esa voz rasposa y herida de Stewart que suena como esas verdades que se escuchan a altas horas de la noche con más alcohol del aconsejable en las venas. Verdades que, en mitad de la desorientación, no se olvidan. Si los oyes, simplemente, te dan ganas de ponerte otra copa, e invitar a la última ronda para brindar con alguien por la derrota o, por qué no, esa pequeña victoria que significa sentirse aún, pese a todo, vivo con la música. Tal vez haya instantes que no volverán, y sobren copas en esa barra del bar en la que el camarero ya no te pregunta cuando tiene que dejar de echar de tu whisky preferido en el vaso. Tal vez Faces debieron ser algo más, pero, qué narices, a quién le importa, si son de los nuestros.

 

Hay 6 Comentarios

son parte de la historia

Fernando, sinceras gracias por Martha.

El músico a destacar de los Faces es Ronnie Lane, compositor de su mejores canciones y de muchas de las de Small Faces.
Sus primeros dos discos en solitatario son una maravilla.

Siento parecer duro, pero hay que hacer unas puntualizaciones:

1) Para hacer lo que hacían los Stones ya estaban los Stones. No tiene sentido tratar de ponerlos a la altura de monstruos como los Animals, y mucho menos de los Who.

2) Faces fueron dos cosas: el vehículo para las juergas de Stewart y Wood, y en muchos casos la banda de acompañamiento del propio Stewart. Quien por supuesto se reservaba las mejores canciones para su carrera en solitario. Cuando se marchó, se acabó la gasolina.

3) El "fallo" en la impresión del primer LP consignando el nombre de los Small Faces ocurrió en los Estados Unidos (en la Isla no pasó eso); como es lógico las sospechas van hacia su sello americano, al que no le gustó la separación de la banda original y pensó que con el antiguo nombre venderían más.

Gracias por estos artículos, gracias, de verdad. ¡Rock ´n roll contra la melancolía de las clases medias urbanas disfuncionales!.

Quizás no consiguieran fama y dinero pero dejaron un buen ejemplo del ROCK con mayúsculas, ojalá muchos tomen ejemplo de lo que es vivir con pasión el Rock&Roll. Gracias por hacerme recordar a los Small o Faces, da igual.
Saludos... Félix.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

La Ruta Norteamericana

Sobre el blog

Viaja por el pasado, el presente y el futuro de la música popular norteamericana. Disfruta del rock, pop, soul, folk, country, blues, jazz... Un recorrido sonoro con el propósito de compartir la música que nos emociona.

Sobre el autor

Fernando Navarro

. Redactor de El País y colaborador del suplemento cultural Babelia y las revistas Ruta 66 y Efe Eme. Colabora también con un espacio musical en el programa A vivir de la Cadena SER. Es autor de los libros Acordes rotos y Martha. Cree en el verso de Bruce Springsteen: "Aprendimos más con un disco de tres minutos, que con todo lo que nos enseñaron en la escuela".

La canción del Jukebox

 

Autor: Luther Allison. Canción: Serious. Disco:Life Is a Bitch. Año: 1984. Sello: Encore!/Melodie. Canción pinchada por Pablo J. Martínez.

Participa en "La canción del Jukebox" 'pinchando' una canción. Manda tu selección de música norteamericana con el enlace de Youtube o Vimeo a la dirección @gmail.com e indica tu nombre. Tu canción sonará durante una semana en este Jukebox digital.

Spotify

Spotify de 'La Ruta Norteamericana'

Listas de reproducción temáticas de La Ruta Norteamericana. Música para mover las caderas, engancharse al soul, desmelenarse con guitarras o soñar despierto. ¡Escucha nuestra lista!

PERFIL DE FACEBOOK

Perfil facebook 'La Ruta Norteamericana'

Recomendaciones, noticias y reflexiones musicales en primera persona, un espacio distinto al blog donde conversar y escuchar música.

FACEBOOK: AMIGOS DE LA RUTA NORTEAMERICANA

Grupo facebook 'La Ruta Norteamericana'

Lugar de encuentro sobre actualidad musical y sonidos raíces de la música norteamericana. Otro punto de reunión y recomendaciones del blog de Fernando Navarro pero hecho con la colaboración de todos sus miembros. ¡Pásate por nuestro grupo!

Libros

Martha

Martha. Música para el recuerdo

“Un accidente de tráfico y sus consecuencias despiertan en Javi, un periodista inmerso en la crisis del sector, un torrente de recuerdos y sensaciones que le conducen a su juventud, a esos veranos en el pueblo con sus amigos, al descubrimiento del amor y de esas canciones que te marcan de por vida. Un canto al rock, a la amistad, a la integridad ética y al amor puro”


Fernando Navarro

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana.

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana repasa el siglo XX estadounidense a través de las historias de más de treinta artistas, claves en el nacimiento y desarrollo de los estilos básicos de la música popular. Un documento que tiene en cuenta a músicos esenciales, que dejaron un legado inmortal sin importar el éxito ni el aplauso fácil.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal