17 jul 2010

Haciendo las maletas

Por:

Escribo mi última entrada en el blog mientras preparo las mochilas para viajar mañana. Hoy ha sido mi último día con los ruteros y, mientras pensaba cómo redactar la crónica diaria al volver de la cena con los chavales (hoy estaban eufóricos porque ha habido catering con pescaito frito incluído), me he dado cuenta de que una semana con ellos da para poco y, al mismo tiempo para mucho. Justo en el momento en que empiezas a conocerles, tienes que marcharte. Creo que una de las cosas que mejor me han hecho sentir durante el viaje ha sido cuando Suli, el chico de Tetuán que decidió participar en el taller de dibujo "para aprender", ha venido a buscarme durante la comida para mostrarme cuánto había avanzado, "o eso dice el profesor". "Espera, que voy a por la cámara para sacarle una foto", le he dicho. "No, no es para que lo saques, es para ti, para que lo veas", me ha contestado él. Solo quería compartir algo que le había pasado y de lo que se alegraba. 

DSC_1034 

Personalmente me he preguntado muchas veces durante este viaje por qué la Ruta Quetzal deja una huella tan grande en todos los que participan en ella (no solo los ruteros, también en los periodistas -hoy han llegado al menos dos solo para pasar el fin de semana con los compañeros-, los de la organización, los monitores...). He de decir que no estoy segura de haber encontrado la respuesta, pero es un hecho indiscutible, al menos a la luz de dos historias que he conocido aquí.


La primera es la de Raquel San Segundo, una antigua expedicionaria DSC_0966que nos visitó en Ávila. A todos los periodistas nos llamó la atención por un detalle: el tatuaje del Quetzal, el pájaro que es imagen de la ruta, que lleva en el hombro. "Quería hacerme algo que tuviera significado", explicaba, "que no me cansara". Y eligió grabar la experiencia de 2004 en su cuerpo, para siempre: "Fue la mejor de mi vida". En su año, la expedición visitó, fuera de España, México, Michoacán, Morelia o Veracruz. Sin embargo no es eso lo que retiene, sino aquello que aprendió, "valores" que ni ella misma sabe explicar bien.

La segunda historia es la de una familia, la de Agustina, una gaditana que hoy se ha reencontrado con su hija Ana, una monitora de apoyo, después de un mes fuera de casa. La experiencia no le es extraña. Su hijo mayor, Ricardo, que ahora tiene 26 años, fue rutero en 2000. "La ruta es una constante en mi familia", me decía esta mañana. El pequeño, Javi, de 15 años, ya está preparando el trabajo para presentarse el año que viene. "A Ana le marcó la experiencia de su hermano. Lo intentó pero no pudo y ahora ha entrado de monitora", me contaba. Esa experiencia ha llevado al mayor de los Carrera a no parar de viajar desde que volvió, para asistir a los encuentros de ex ruteros o para visitar a algún compañero de tienda. "Cuando llegó a su cuarto, que estaba lleno de libros y de juegos, abrió la puerta y lo primero que dijo fue 'todo esto que hay aquí ya no lo necesito". Ahora yo tengo que apañármelas para meter toda mi ropa en las mochilas. Al menos los recuerdos no pesan.

Hay 5 Comentarios

Laura, I'm sorry I was so busy this past week that I've just been able to read your last entry today. I wanted to tell you thank you for the awesome job you did in relating the stories of the ruteros. You are an excellent writer and a keen observer. I wish you all the best in your future endeavors.

felicitaciones Laura por tus comentarios tan llenos de calor humano y tan llenos de la ruta. Los padres de los ruteros nos sentimos felices de haber contado con tus crónicas. Buen viaje y gracias por mostrarnos esa otra cara de la ruta.
Dios te bendiga.
iliana martelo, madre de Rutera Cindy Samudio de Venezuela, Grupo 03

Thank you very much for keeping us informed every day on what the ruteros are doing. Excelent style, sometimes your sensitivity better than any photo gave color to the faces that we've missed.GOod luck to you too!
Parents of Iris (grupo 9) Brussels

Laura me da pena que te marches tan pronto de la Ruta. Nos encantaba con Cristian y los hermanos de ElenaMaría grupo 9 de Chile leerte...Eres muy asertiva en tus relatos sobre como viven los chicos esta maravillosa experiencia y la tuya personal...Que tengas buen viaje de regreso...
Ojala hayas podido compartir con nuestra Elena grupo 9 y tomarse una foto con ella
Cariños de Las Condes Santiago de Chile ;)

Laura ¿de verdad te vas? Te vamos a echar mucho de menos. Tus crónicas son lo mejor de toda la Ruta: tienen sensibilidad, son certeras y nos acercan a ciertos aspectos que nadie parece querer tocar (concretamente me refiero al comentario sobre ciertas "discrepancias" entre el grupo 13 y su monitor, de la crónica del pasado 14 de julio).
Muchísimas gracias por tu buen hacer.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ruta Quetzal

Sobre el blog

La trigésimo primera edición de la Ruta BBVA contará con 180 jóvenes de entre 18 y 19 años procedentes de 17 países de América, España y Portugal. Bajo el lema ‘Aventura en las selvas mayas del Yucatán’, la expedición parte de México. Allí, los jóvenes explorarán las selvas mayas y descubrirán los sitios arqueológicos más relevantes de esta civilización. El programa, creado por Miguel de la Quadra-Salcedo en 1979, continuará en España, donde los jóvenes visitarán Extremadura, Andalucía y Madrid y conmemorarán los centenarios de las muertes del Rey Fernando el Católico, el Inca Garcilaso de la Vega y Miguel de Cervantes. Son 30 días de viaje en los que la expedición combinará cultura, aventura y formación en emprendimiento social. EL PAÍS se suma a esta experiencia y la irá contando a través de este blog

Archivo

julio 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal