« Nadie me quiere, todas esas cosas | Inicio | Morante y su capote »

16 mayo, 2007 - 11:24 - Rosa Jiménez Cano

After shave

Ese era el "run run" de ayer en la plaza. El tufo a "after shave" era evidente. La taurosfera larga lo que la prensa al uso calla.

Pitones como brochas

Foto: La Tienta

Comentarios

Algo huele a podrido.
¡Esa escofina!

Como pone en la categoría, a la lima y al limón. ¡Qué vergüenza!

Si el tufo a "after shave era evidente" y en Madrid solo hubo un "run run" en vez de un tumulto pidiendo responsabilidades es porque la "prensa al uso" ha logrado hace tiempo su objetivo de domesticar al público.
No solo callan, algunos lo justifican con argumentos de lo más delirantes.

La empresa lo vió, el presidente, los veterirarios y toda la marabunta de "gente guapa", que todos los años acuden a dejarse ver por las Ventas los días de espectación, lo pudieron apreciar como nosotros.
Nadie mueve un dedo por la integridad del animal. No es tan difícil analizar las puntas y detectar si ha habido tratamiento. Después sancionar.
Si en el deporte hay análisis para cuidar que no haya fraude, ¿por qué en este espectáculo la autoridad se inhibe ante el posible fraude? No es normal que el animal se escobille por chocar con el peto.

Estafa con callos. El toro tocado y manipulado no embiste bien, se defiende con peligro y además no se le puede juzgar en el peto. Ya no es manso, ni bravo ni nada. Hasta de carne en el plato sabe peor.

El pobre quedó en toro de gazapo. El ganadero es el primero que tiene de obligación prevenir este crimen.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d8351b458353ef

Listed below are links to weblogs that reference After shave:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal