Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

junio 2007

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

« "Papá, en el cole me insultan" | Inicio | Si no viene Rincón, ¿qué? »

16 mayo, 2007 - 21:17 - Rosa Jiménez Cano

Mejor los detalles de Curro Díaz

Poco se acordaron de Joselito, en el paseíllo y ya.

Tejela
siguió con su papel de casi todos los San Isidro, primera Puerta Grande light, con partidarios como los que son de un partido de fútbol.

Lo respeto, pero me resulta demasiado academicista. Creo que me gustará más cuando adquiera madurez. Prefiero quedarme con la orfebrería, por momentos sin motivos y recargada de Curro Díaz.

Comentarios

¡Lo que hay que oir! Mire usted, Curro Díaz entró en la corrida por la cogida de Talavante y porque había demostrado su torería y capacidad unos días antes en la Plaza de las Ventas del Espíritu Santo de Madrid. Se lo había ganado. Pues eso. primera lección: hay que ganárselo.

Rosa, ¿estabas en la grúa del plus? A ver si se estiran los de El País y te dan una entradita como dios manda.

Yo no quise, es mejor así. Ya tengo un pase y está bien. Ese día grabé desde la grada del 7.

Como ya se intuia la armó otra vez, y lo peor está por venir. ¡Cese del presidente Trinidad, YA!

¿Doña Rosa Jiménez Cano es quién yo creo que es? No se si decir discípula del más grande crítico taurino de todos los tiempos: Don Alfonso Nalvalón Grande. En caso de ser así, que lástima de desperdicio sus crónicas certeras, llenas de verdad, directamente herederas del más grande. Es lo único que nos queda a quienes defendemos la fiesta auténtica por encima de fraudes y mentiras. Lo de ayer fue una escarnio, un latrocinio, una herida profunda a la dignidad de aquellos que defendemos la tauromaquia de toda la vida. Y lo más triste y grave a la vez es leer la crítica de este periódico y comprobar el grado de bajeza, de desconocimiento, de desvergüenza al que se puede llegar. En este mismo diario escribió algún otro grande de la crítica, el maestro Joaquín Vidal. Por lo visto, nada queda de aquella. Pena, penita, pena. A este paso no hará falta que se prohiban las corridas, desaparecerán por si mismas si es que ya no lo están.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d8351b932153ef

Listed below are links to weblogs that reference Mejor los detalles de Curro Díaz:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal