Afurada: La costa de la codicia

Por: | 22 de junio de 2015

103516931
Sâo Pedro da Afurada. Foto de Voar Arto www.panoramio.com


Tal y como explicaba Alain Corbin en El territorio del vacío (Mondadori) la playa se inventó hacia mediados del siglo XVIII y a lo largo del XIX se fue convirtiendo en lugar de asueto para las clases sociales más pudientes. De manera creciente, el siglo XX vio convertirse la costa en destino de masas y, con ello, en negocio para las industrias del ocio y el turismo. Lo que durante siglos había sido una frontera más allá de la cual acechaban todo tipo de peligros e incertezas, pasaba a ser una fuente de réditos económicos. El resultado final es bien conocido: miles y miles de kilómetros de litoral víctimas de la depredación constructora, con países enteros en los que no quedan apenas espacios costeros vírgenes. Por supuesto que esta catástrofe afecta también a las ciudades y a sus barrios pesqueros o portuarios, que en tantos casos han conocido mutaciones al irrumpir en ellos la industria inmobiliaria, deportiva o turística. Greenpoint en Nueva York; la playa de Karachi; la Marina South de Singapur; la Barceloneta en Barcelona; Puerto Madero en Buenos Aires, son algunos ejemplos, entre tantísimos, de waterfronts urbanos usurpados por las leyes del mercado.

 

Por supuesto que las ciudades marítimas portuguesas no son una excepción. Un ejemplo seria Afurada, una freguesia de Vila Nova de Gaia, en la desembocadura del Duero, justo enfrente, al otro lado del río, de Oporto. Antiguo pueblo pesquero y popular, todavía ahora mantiene algo de lo que fue su forma de vida, basada en un permanente desdibujamiento de la distancia entre los espacios público y privado por el uso intensivo de la inmediatez de la calle y una convivencia que era, literalmente, de puertas abiertas. Es un pueblo hermoso, donde todavía hay gente que vive de la pesca y del que llama la atención la decoración de azulejos que adorna el exterior de muchas casas.

Demasiado bello, demasiado entrañable, demasiado vecino del mar como para que no acabara siendo punto de mira de ese arma de destrucción masiva que es la mercantilización de las urbes, en este caso contribuyendo a la "marca Oporto" en fase de promoción. En efecto, São Pedro da Afurada está experimentando una transformación socioeconómica traumática, debido al declive de la actividad pesquera, acompañada, desde 2001, de lo que se presentan como proyectos de "revalorización y recalificación", financiados con capital público y privado en el marco del llamado Programa Polis. Entre sus "logros": la recalificación del puerto de pesca y, de ahí, la habilitación de una marina que arrastra un macroproyecto urbanístico con hoteles y conjuntos residenciales de lujo.

Todo ello presentado con un lenguaje promocional políticamente adecuado: "garantía de sostenibilidad, "integración adecuada de metas y funcionalidades  diversificadas"; "revitalización urbana"... Para acabar de adornar y legitimar el producto, no podía faltar el correspondiente toque ecológico y patrimonial. Así, la gentrificación y la turistización de Afurada se acompaña de la correspondiente tematización como espacio protegido en el plano tanto "natural" como "cultural": el establecimiento en 2007 de la Reserva Natural Local do Estuário do Douro y la apertura en el pueblo, en 2013, del Centro Interpretativo do Patrimonio da Afurada (CIPA).

Este es el asunto de una investigación en marcha a cargo de la arquitecta Antigoni Geronta, cuyo adelanto forma parte del índice de una interesante compilación de trabajos que recorren en panorámica los desmanes que provoca la codicia empresarial sobre el planeta urbano: Vitoria, Río de Janeiro, Valparaíso, Turín.... El libro no podía tener un título más elocuente: Mierda de ciudad. Una rearticulación crítica del urbanismo neoliberal desde las ciencias sociales. Lo acaba de sacar la editorial Pol·len y nos muestra varios ejemplos de cómo se las gasta el capitalismo cuando codicia ciudades.

 

 

Hay 1 Comentarios

No le falta razón a este post. En lo único que no estamos de acuerdo es con la inclusión de Puerto Madero (Buenos Aires) en esta muestra de alteraciones del paisaje debido a la proliferación de lo construido por el hombre. Hace años no piso Buenos Aires, pero si no incurro en error, Puerto Madero está ubicado en lo que fuera el antiguo puerto de Buenos Aires, que años ha era un cementerio de naves que daba pena verlo. Puerto Madero, por lo que he visto en fotografías de la zona es ahora uno de los sitios mas lujosos y emblemáticos de la capital de los argentinos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Seres Urbanos

Sobre el blog

En breve, dos de cada tres personas viviremos en ciudades. Vivienda, infraestructuras, transporte, energías, servicios, pobreza, empleo o migraciones son ya algunos desafíos de las urbes contemporáneas. Este blog plantea oportunidades y retos de las polis del siglo XXI en todo el mundo, de Nairobi a Sao Paulo, de Shangai a Lagos.

Sobre los autores

Gemma Solés i CollGemma Solés i Coll. Licenciada en filosofía, especializada en desarrollo en África y periodista cultural. Cofundadora y redactora del magacín sobre culturas africanas Wiriko, y de la revista Urban Africa del African Center for Cities(Ciudad del Cabo).

Mar Toharia. Licenciada en Geografía (UAM), con especialización en Ciudad y Territorio y posgrado en Globalización, Desarrollo y Cooperación (UB). La sostenibilidad, las iniciativas sociales para la participación ciudadana y el urbanismo a escala humana son sus campos de estudio. En ellos ha trabajado en Centroamérica, Barcelona y Madrid. Y, en la actualidad, como analista de Metroscopia en el área de ciudad sostenible y nuevos estilos de vida.

Fernando Casado Cañeque. Fundador del Centro de Alianzas para el Desarrollo dedicado a promover alianzas globales para lograr los Objetivos del Milenio. Economista, autor, realizador de documentales sociales y promotor de Hacia la Ciudad Humana, un proyecto para el que viaja por ciudades emergentes documentando la transición hacia ciudades más humanas.

Manuel Delgado. Profesor de antropología urbana en la Universidad de Barcelona. Ha estudiado la construcción de las identidades colectivas en contextos urbanos y los efectos sociales de la transformación de las ciudades y los conflictos que se derivan, así como sobre la apropiación social de los espacios públicos. Es autor, entre otros muchos, del libro 'El animal público' (Premio Anagrama de Ensayo, 1999).

Teresa García Alcaraz. Arquitecta (UPC) especializada en Arquitectura Humanitaria (London Metropolitan University). Las ciudades, el diseño participativo, las intervenciones urbanas así como la habilitación de barrios en sectores populares son sus campos de estudio. Ha trabajado en Venezuela, Ecuador, España y el Reino Unido y es fundadora de Archithoughts. Regularmente escribe para ThisBigCity y otras plataformas sobre temas urbanos, sociales y artísticos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal