¿Puede el mobiliario urbano descontaminar nuestras ciudades?

Por: | 18 de junio de 2015

Road-193659_640
Asfalto, el primer material con el que se experimentó la fotocatálisis en medios urbanos. Imagen de Pixabay.

Según un estudio de la publicación británica British Medical Journal, las personas que van a trabajar en transporte público o en bicicleta pesan alrededor de 2'5 kilos menos que las que se desplazan en transporte privado. Los beneficios de la bicicleta para la salud son bien conocidos por países como Francia, que ha conseguido fomentar el uso de la bicicleta pagando 0'25€ por kilómetro recorrido a los empleados de distintas empresas. Sin embargo, en las ciudades españolas, el transporte privado sigue ganando cuota al tren, al metro o los autobuses.

Como ya es sabido, el uso de transporte privado no solamente nos mantiene inactivos sino que, además, perjudica la calidad del aire que respiramos, repercutiendo gravemente a nuestra salud y encareciendo nuestro sistema sanitario. España ha superado en los cinco últimos años techos de emisión de contaminantes como los de dióxido de azufre, compuestos orgánicos volátiles (COV), amoniaco o los dióxidos de nitrógeno. Y a pesar de que los problemas de salud pública por contaminación no solamente se derivan del transporte, sino también de la agricultura o la industria, los gases contaminantes más habituales en las ciudades son los óxidos de nitrógeno, provenientes de las emisiones de tráfico. 

Para paliar los problemas atmosféricos, en 2013 la Fundación Cartif de Valladolid empezó a trabajar en un proyecto que ya había sido aplicado en otros países como Italia o Japón. Se trataba de utilizar pavimento asfáltico con dióxido de titanio (TiO2) para reducir los niveles de contaminación de las ciudades. Con este tipo de asfalto, y gracias a la luz y al oxígeno presentes de forma natural en nuestro medio, los contaminantes presentes en el aire de las ciudades se convertirían en una especie de sal, un polvo inocuo más pesado que el normal, que no se respira y más fácil de eliminar. Tres años después del revolucionario descubrimiento, esta reacción química conocida como fotocatálisis, se puede ya aplicar a infinidad de elementos del mobiliario urbano. 

Ya sea con la pintura con la que se cubren edificios y fachadas, o a través del asfalto, nuestras aceras, semáforos y farolas podrían convertirse en fotocatalíticas y descontaminar nuestras ciudades de forma limpia y sostenible para siempre. Por supuesto, se trata de un material más costoso que los de uso habitual. Pero teniendo en cuenta el coste sanitario y climático de la contaminación, los expertos ya han mostrado su interés en el tema. Por ello, la Asociación Ibérica de la Fotocatálisis, formada por empresas productoras y organismos científicos como el CSIC, reúne hoy en Bilbao a varios especialistas en el tema  en torno a la Jornada de Descontaminación y Autolimpieza en Nuestras Ciudades. La jornada, presenta ejemplos como el de las aplicaciones de mobiliario fotocatalítico en la ciudad de Valencia, la fotocatálisis en la rehabilitación de edificios o su empleo en los interiores de escuelas, casas o supermercados. Si te interesa el tema, puedes seguir todas las ponencias en Streaming a través de su canal de Youtube.

Hay 3 Comentarios

debe haber alguna manera

Interesante reflexión. Una cosa si que está clara: sea con la ayuda del mobiliario urbano o no, debemos empezar a tomar medidas serias contra el deterioro del planeta.

Bien venidas las soluciones que nos quiten del aire la contaminación que respiramos y que nos mata poco a poco a la gante como un veneno.
Lo de la bicicleta tiene su leyenda negra, al respirar sin protección y de manera forzada por el esfuerzo en medio de los coches.
Indefensos y sin parachoques.
Cuando hemos de ir al trabajo, que a veces está a cincuenta kilómetros o más, haga frio o calor, llueva o escampe. Puede ser toda una aventura y más con los achaques de la edad que no perdona.
Pero lo de poner en la pintura de las casas un producto que cataliza el humo de los vehículos a motor es un logro, como el de los motores híbridos o eléctricos.
Esa es la diferencia grande que tenemos los humanos con respecto a los animales.
El pensar y el ser capaces de llevar a término soluciones que mejoren nuestro nivel de vida.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Seres Urbanos

Sobre el blog

En breve, dos de cada tres personas viviremos en ciudades. Vivienda, infraestructuras, transporte, energías, servicios, pobreza, empleo o migraciones son ya algunos desafíos de las urbes contemporáneas. Este blog plantea oportunidades y retos de las polis del siglo XXI en todo el mundo, de Nairobi a Sao Paulo, de Shangai a Lagos.

Sobre los autores

Gemma Solés i CollGemma Solés i Coll. Licenciada en filosofía, especializada en desarrollo en África y periodista cultural. Cofundadora y redactora del magacín sobre culturas africanas Wiriko, y de la revista Urban Africa del African Center for Cities(Ciudad del Cabo).

Mar Toharia. Licenciada en Geografía (UAM), con especialización en Ciudad y Territorio y posgrado en Globalización, Desarrollo y Cooperación (UB). La sostenibilidad, las iniciativas sociales para la participación ciudadana y el urbanismo a escala humana son sus campos de estudio. En ellos ha trabajado en Centroamérica, Barcelona y Madrid. Y, en la actualidad, como analista de Metroscopia en el área de ciudad sostenible y nuevos estilos de vida.

Fernando Casado Cañeque. Fundador del Centro de Alianzas para el Desarrollo dedicado a promover alianzas globales para lograr los Objetivos del Milenio. Economista, autor, realizador de documentales sociales y promotor de Hacia la Ciudad Humana, un proyecto para el que viaja por ciudades emergentes documentando la transición hacia ciudades más humanas.

Manuel Delgado. Profesor de antropología urbana en la Universidad de Barcelona. Ha estudiado la construcción de las identidades colectivas en contextos urbanos y los efectos sociales de la transformación de las ciudades y los conflictos que se derivan, así como sobre la apropiación social de los espacios públicos. Es autor, entre otros muchos, del libro 'El animal público' (Premio Anagrama de Ensayo, 1999).

Teresa García Alcaraz. Arquitecta (UPC) especializada en Arquitectura Humanitaria (London Metropolitan University). Las ciudades, el diseño participativo, las intervenciones urbanas así como la habilitación de barrios en sectores populares son sus campos de estudio. Ha trabajado en Venezuela, Ecuador, España y el Reino Unido y es fundadora de Archithoughts. Regularmente escribe para ThisBigCity y otras plataformas sobre temas urbanos, sociales y artísticos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal