Alternativas para potenciar los huertos urbanos

Por: | 15 de febrero de 2016

Los huertos urbanos se han convertido en una tendencia mundial ya que han sido introducidos en las ciudades como forma de resolver la escasez de los alimentos, siendo gran parte de éstos, orgánicos y libres de pesticidas.

Un ejemplo de ello es Todmorden, un pueblo situado en West Yorkshire, a las afueras de Manchester (UK), donde se plantan en más de 70 espacios públicos todo tipo de verduras, hierbas medicinales y árboles frutales. Esta localidad, de no más de 15 mil habitantes, fue durante décadas un pueblo más de la campiña británica. Pero estos últimos años, se implantó el proyecto Incredible Edible, en el que tanto residentes de Todmorden como visitantes, pueden abastecerse libremente de lo que se produce en los huertos urbanos de la población. Más de 280 voluntarios cuidan los cultivos, dedicando dos mañanas al mes a hacer esta tarea.

De este modo, no solo la comunidad local se autoabastece durante todo el año sino que el excedente es compartido en la fiesta anual de la cosecha.

Conheca-cidade-onde-todo-morador-tem-horta-urbana-les-avanchetsLes Avanchets, Ginebra. Fuente aquí

En la localidad de Les Avanchets en Ginebra (Suiza) existe desde hace muchos años la cultura del intercambio de alimentos orgánicos, fomentando la integración social y la promoción de una alimentación sana. Cada familia de esta localidad tiene una pequeña parcela destinada al cultivo de alimentos. Según Arthus- Bertrand, esta práctica es un legado de la primera Guerra Mundial, donde el gobierno de Suiza dio a los trabajadores unas parcelas de tierra, dándoles la oportunidad de autoabastecerse y reconstruir sus vidas, comenzando una cultura de agricultura urbana que aún perdura.

Según este artículo publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO): 

La agricultura orgánica ha ido cobrando un gran dinamismo en Suiza durante los últimos 10 años, en los que la superficie de tierras agrícolas cultivadas conforme a las normas orgánicas se ha ido expandiendo rápidamente. A finales del 2000, la superficie utilizada para la agricultura orgánica alcanzaba a unas 95.000 hectáreas (9.0 por ciento), incluidas las tierras en transición. Desde 1990, las explotaciones orgánicas habían aumentado casi ocho veces. A finales de 2000, había 5.850 granjas orgánicas, o sea el 9.2 por ciento de todas las propiedades agrícolas de Suiza. Cabe esperar que en los próximos años siga aumentando el proceso de transición a la agricultura orgánica, aunque a un ritmo menos rápido.

Estos dos contextos, así como muchos otros, llevaron al laboratorio danés Human Habitat, conformado por Mikkel Kjaer y Ronnie Markussen, a idear el proyecto “Impact Farm” o "Granja de impacto"; una alternativa diseñada para las ciudades danesas de mediana escala para producir alimentos orgánicos, libres de agro-tóxicos perjudiciales para la salud, promoviendo el trabajo agrícola en la misma ciudad y a la vez, evitando los costos de traslado campo-ciudad. 

Este concepto de granja urbana empieza a consolidarse poco a poco como una alternativa sostenible, con la que se pretende reducir el impacto real de la huella y el coste ecológico del proceso empleado para proveer diferentes áreas urbanas con alimentos procedentes del campo. 

1_Human-Habitat_pop-up-farm-in-snow- humanhabitat "Granja de Impacto" pop-up en la nieve via Human Habitat.

Human-habitat-impact-farm-inhabitat 

Prototipo de la "Granja de Impacto" via Inhabitat

El prototipo ideado por este dúo danés tiene un diseño en forma de cubo, donde se reutiliza la estructura de los contenedores de transporte, con el fin de almacenar y trasladar de una manera fácil y rápida todos los componentes de la huerta. La “Granja de impacto” tiene un sistema desmontable, fácil de transportar y un método estimado de montaje de 10 días.

Permitiendo alojar huertos hidropónicos verticales en su interior, esta granja hace posible que cualquiera pueda cultivar sus propios alimentos en contextos de alta urbanización y contaminación ambiental. Su diseño piloto requiere solo 163 metros cuadrados de superficie donde se utiliza la totalidad del espacio. Consta de dos alturas, lo cual permitiría producir de entre 3 a 6 toneladas de alimentos por año de una manera autosuficiente con respecto al consumo de agua, generación de electricidad y calor gracias a los paneles solares integrados en su propia cubierta.

Actualmente, el espacio es una de las grandes limitaciones para cultivar alimentos orgánicos en las ciudades. Quizá este proyecto piloto sirva para generar nuevos lazos entre vecinos, nuevas redes de conocimiento e impulsar una experiencia de agricultura urbana totalmente comunitaria y sostenible. Con el sueño de poder utilizar esta innovación en situaciones de crisis mundial, sus creadores pretenden extender esta alternativa más allá de Dinamarca. 

 

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Seres Urbanos

Sobre el blog

En breve, dos de cada tres personas viviremos en ciudades. Vivienda, infraestructuras, transporte, energías, servicios, pobreza, empleo o migraciones son ya algunos desafíos de las urbes contemporáneas. Este blog plantea oportunidades y retos de las polis del siglo XXI en todo el mundo, de Nairobi a Sao Paulo, de Shangai a Lagos.

Sobre los autores

Gemma Solés i CollGemma Solés i Coll. Licenciada en filosofía, especializada en desarrollo en África y periodista cultural. Cofundadora y redactora del magacín sobre culturas africanas Wiriko, y de la revista Urban Africa del African Center for Cities(Ciudad del Cabo).

Mar Toharia. Licenciada en Geografía (UAM), con especialización en Ciudad y Territorio y posgrado en Globalización, Desarrollo y Cooperación (UB). La sostenibilidad, las iniciativas sociales para la participación ciudadana y el urbanismo a escala humana son sus campos de estudio. En ellos ha trabajado en Centroamérica, Barcelona y Madrid. Y, en la actualidad, como analista de Metroscopia en el área de ciudad sostenible y nuevos estilos de vida.

Fernando Casado Cañeque. Fundador del Centro de Alianzas para el Desarrollo dedicado a promover alianzas globales para lograr los Objetivos del Milenio. Economista, autor, realizador de documentales sociales y promotor de Hacia la Ciudad Humana, un proyecto para el que viaja por ciudades emergentes documentando la transición hacia ciudades más humanas.

Manuel Delgado. Profesor de antropología urbana en la Universidad de Barcelona. Ha estudiado la construcción de las identidades colectivas en contextos urbanos y los efectos sociales de la transformación de las ciudades y los conflictos que se derivan, así como sobre la apropiación social de los espacios públicos. Es autor, entre otros muchos, del libro 'El animal público' (Premio Anagrama de Ensayo, 1999).

Teresa García Alcaraz. Arquitecta (UPC) especializada en Arquitectura Humanitaria (London Metropolitan University). Las ciudades, el diseño participativo, las intervenciones urbanas así como la habilitación de barrios en sectores populares son sus campos de estudio. Ha trabajado en Venezuela, Ecuador, España y el Reino Unido y es fundadora de Archithoughts. Regularmente escribe para ThisBigCity y otras plataformas sobre temas urbanos, sociales y artísticos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal