Jane también callejea por Madrid

Por: | 27 de octubre de 2016

 

Elpaseodejane_madridciudadaniaypatrimonio

Fue en 2007 que, en Toronto, un grupo de personas se citó un día para pasear por las calles de su ciudad. Llamó a su callejeo Jane's Walk, en honor de Jane Jacobs, que tanto había escrito y luchado, también en la capital de Ontario, contra un urbanismo asesino de ciudades al que denunció en un libro fundamental, con el que todos deberíamos estar en deuda: Muerte y vida de las grandes ciudades, reeditado por Capitán Swing en 2011, a los cincuenta años de su publicación. Los Jane's Walk se extendieron al poco por multitud de ciudades norteamericanas, pero también a otras muchas del mundo. En 2010 llegaron a Madrid, donde un Primero de Mayo otro grupo de militantes peripatéticos decidió hacer su propio Paseo de Jane por la Gran Vía, el año en que se cumplía su centenario. Desde entonces, año tras año, por primavera, otros madrileños se han encontrado para rondar por Lavapiés, Carabanchel, Chamberí, Cañada, Vallecas... Los Paseos de Jane en Madrid ya son, en el mejor sentido de la palabra, una institución para quienes conciben la vida urbana en términos de lucha y de pasión. 

Ahora, Traficantes de Sueños ha reunido las crónicas de algunos de esos merodeos por los barrios de Madrid. Las ha titulado El paseo de Jane. Tejiendo redes a pie de calle, y, además del acta de cada paseo, se incorporan apuntes teóricos en torno a cuestiones como la gentrificación, los descampados, la vivienda, las periferias o el patrimonio, a cargo de, entre otros, Álvaro París, Susana Jiménez, Jorge Sequera o Vicente Patón. Colaboran colectivos activistas madrileños, como, por ejemplo, Basurama, Carabancheleando o Arquitectura sin Fronteras, además de diversas asociaciones de vecinos.

Pero las caminatas vindicativas en honor de Jane Jacobs son algo más que un motivo de hablar y hacer hablar sobre el terreno acerca de las problemáticas barriales y preguntarse para qué sirven las calles, además de para ir y venir de trabajar o de consumir. De hecho, deberían darnos a pensar sobre qué significa algo tan aparentemente trivial, pero tan profundo y necesario, como es pasear. Esa práctica en principio no instrumental, puesto que la llevamos a cabo como un fin en sí mismo, nos debería dar a entender la importancia de distinguir entre la ciudad planificada de los urbanistas y arquitectos y la ciudad practicada de los viandantes, más si su actividad ambulatoria es "inútil", en tanto que no productiva, ejercida solo para gozar del elemental placer de andar por andar.

En efecto, a la ciudad planificada se le opone –o le permanece indiferente– la ciudad practicada, la ciudad atravesada, recorrida por quienes hacen de ella, a pie, no un lugar, sino un transcurso, una madeja interminable de diagramas que se cruzan. Esa distinción entre ciudad practicada y ciudad planeada nos lleva a otra: la que contrasta la ciudad como lugar de implantación de entidades instaladas, fijadas en el plano –el hogar, el lugar de trabajo, la institución, el templo, la tienda, el local asociativo, instalaciones...–,  sometido a una lógica de emplazamientos, y la que reconoce esa misma ciudad como esfera de los desplazamientos. De un lado, un orden de identidades discretas, cada una de las cuales requiere y posee una localización, una dirección, es decir un marco estabilizado y ubicado con claridad, una radicación estable en el mapa de la ciudad. Ese lugar fijo en que habita una entidad cristalizada cualquiera contrasta con ese otro ámbito de los discurrires en que también consiste la ciudad y cuyo protagonismo corresponde principalmente al viandante –cuya esencia es precisamente el puro paseante– y a las coaliciones momentáneas en que se va viendo involucrado –nunca mejor dicho– sobre la marcha. Si la entidad social fijada tiene una dirección, el transeúnte es una dirección, es decir un rumbo, o, mejor dicho, un haz de diagramas que no hacen otra cosa que traspasar de un lado a otro no importa qué trama urbana.

Este libro sobre los Paseos de Jane en Madrid es homenaje acaso inconsciente no solo a la figura de Jane Jacobs, sino a clásicos de la literatura de la modernidad como El paseo, de Robert Wasler (Siruela) o el relato breve "El paseo repentino", de Franz Kafka (en Cuentos completos, Valdemar). Invita y casi obliga pensar esa distinción entre la ciudad sometida a un orden de territorios ciertos y la que se abandona a los principios sin fin de la simple travesía. De un lado, formas de vida social dotadas de sede, por tanto sedentarias, asentadas. Del otro, maneras de sociabilidad nomádica y superficial, en el sentido no de banales, sino de que se despliegan por una superficie por la que solo cabe deslizarse, atravesado paisajes que son siempre pasajes, en un espacio abierto a todos los encuentros y algún encontronazo, escenario permanentemente disponible para que actúe sobre él la labor incansable del azar.

 

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Seres Urbanos

Sobre el blog

En breve, dos de cada tres personas viviremos en ciudades. Vivienda, infraestructuras, transporte, energías, servicios, pobreza, empleo o migraciones son ya algunos desafíos de las urbes contemporáneas. Este blog plantea oportunidades y retos de las polis del siglo XXI en todo el mundo, de Nairobi a Sao Paulo, de Shangai a Lagos.

Sobre los autores

Gemma Solés i CollGemma Solés i Coll. Licenciada en filosofía, especializada en desarrollo en África y periodista cultural. Cofundadora y redactora del magacín sobre culturas africanas Wiriko, y de la revista Urban Africa del African Center for Cities(Ciudad del Cabo).

Mar Toharia. Licenciada en Geografía (UAM), con especialización en Ciudad y Territorio y posgrado en Globalización, Desarrollo y Cooperación (UB). La sostenibilidad, las iniciativas sociales para la participación ciudadana y el urbanismo a escala humana son sus campos de estudio. En ellos ha trabajado en Centroamérica, Barcelona y Madrid. Y, en la actualidad, como analista de Metroscopia en el área de ciudad sostenible y nuevos estilos de vida.

Fernando Casado Cañeque. Fundador del Centro de Alianzas para el Desarrollo dedicado a promover alianzas globales para lograr los Objetivos del Milenio. Economista, autor, realizador de documentales sociales y promotor de Hacia la Ciudad Humana, un proyecto para el que viaja por ciudades emergentes documentando la transición hacia ciudades más humanas.

Manuel Delgado. Profesor de antropología urbana en la Universidad de Barcelona. Ha estudiado la construcción de las identidades colectivas en contextos urbanos y los efectos sociales de la transformación de las ciudades y los conflictos que se derivan, así como sobre la apropiación social de los espacios públicos. Es autor, entre otros muchos, del libro 'El animal público' (Premio Anagrama de Ensayo, 1999).

Teresa García Alcaraz. Arquitecta (UPC) especializada en Arquitectura Humanitaria (London Metropolitan University). Las ciudades, el diseño participativo, las intervenciones urbanas así como la habilitación de barrios en sectores populares son sus campos de estudio. Ha trabajado en Venezuela, Ecuador, España y el Reino Unido y es fundadora de Archithoughts. Regularmente escribe para ThisBigCity y otras plataformas sobre temas urbanos, sociales y artísticos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal