Shanghai Calling

El blog

Shanghai

Shanghai Calling es un blog de experiencias y descubrimientos que no tiene más pretensión que la de una guía útil para todo el que sienta la llamada de esta ciudad, ya sea porque se haya planteado viajar a Shanghai o por puritita curiosidad. ¿Oyes la llamada? Contesta!

Autora

Patricia Ortega Dolz

Patricia Ortega Dolz (Adra, Almería, 1976) es reportera de El País desde el 2000. Y un viernes de cierre tardío del pasado mes de junio se fue a tomar una cerveza al Clandestino y, a pie de barra, conoció a una mujer de Ciudad Real que, al cuarto tercio, le ofreció un trabajo en Shanghai durante la Expo. Pidió una excedencia por un año y allí está. Real como la vida misma.

Archivo

noviembre 2010

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

02 sep 2010

A 200 km a la redonda de Shanghai (y 5): Meijiawu y el pozo de dragón

Por: Patricia Ortega Dolz


Ladera 1 
Aquí en Shanghai no huele a despedida o a nostalgia veraniega ni a nada que se le parezca. La EXPO sigue, aquí todavía vivimos como dumplings al vapor  y esto es un no parar.  A mí me huele a té.

Para entender el brillante pasado del té en China dicen que hay un sitio de visita obligada: Meijiawu. Es uno de los pueblos con mayor producción de té Longjing (pozo de dragón), un té verde de los de máxima calidad de china.  De los 3.200 mu (15 mu equivalen a una hectárea) dedicados al cultivo de esa clase de té en China, 1.200 se encuentran en Meijiawu, lo que convierte a esta aldea en el mayor centro productor de esta variedad. Las 500 familias que viven allí se dedican históricamente al cultivo de esa planta y se supone que es un pueblo famoso por su té exquisito y por sus ceremonias.  A mí ese té verde me resulta un poco áspero pero rico. Y yo no logré ver ninguna ceremonia en Meijiawu, si bien es cierto que se supone que la época de recogida es en marzo cuando sacan los tostaderos a los patios y se perfuma toda la aldea.


P1010962 
Meijiawu es un pueblecito a las afueras de Hangzhou, una de las últimas paradas de un autobús de línea (a unos 35 minutos). Está rodeado de laderas con plantaciones de té y atravesado por una carretera general de dos sentidos en forma de curva traicionera. Y digo esto porque  los coches pasan enloquecidos entre las casitas del pueblo, encaladas, que se reparten a lado y lado de esa curva. A pesar de todo, los propietarios de los múltiples restaurantes situados al pie de la vía, se lanzan a la calzada en plan kamikaze para parar a los coches y convencer a sus conductores de que se tomen algo en sus terrazas.  Deben correr malos tiempos para el té para arriesgar la vida permanentemente de esa manera.

Casa y porche 

 Las calles interiores del pueblo no tienen ni dirección ni sentido. Serpentean aleatoriamente, saltando por encima de pequeños arroyos, y unas acaban en la ladera de la plantación y otras directamente tapiadas con muro. Las casas, en su mayoría, cuentan con porches con sillas y mesas donde, si el dueño (y los perros) te lo permiten, puedes hacer una parada e incluso probar un té a pique de pelarte la lengua bajo un sol de justicia.  Nada de agua fresca. Según las costumbres chinas, a más calor más té caliente, que al parecer tiene unos “elementos antisofocantes” maravillosos. El caso es que sienta bien. Así que, si se tiene la oportunidad, no está demás comprar un poco en alguna de las tiendas-almacén del pueblo, ya sea a granel o en perfectos paquetes cerrados al vacío.

Puente 

En un paseo por los alrededores es fácil encontrarse con esas típicas imágenes chinas en las que los sombreritos cónicos sobresalen por encima de las plantaciones que escalan laderas tras ladera, algún bonito lago y hasta una casa en recuerdo de ese querido ministro chino que fue  Zhou Enlai, que al parecer visitó el lugar allá por 1958.

En fin, un pequeño paseo relajado por un pedacito de la China rural.

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 1 Comentarios

Me encanta todo lo que escribes en tu blog. Lo veo muy interesante.

Muchas gracias

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Pais

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal