Simetrías

Simetrías

Los caprichosos movimientos de los planetas en el cielo del ocaso no tienen sentido hasta que inclinas la cabeza y comprendes que el suelo que pisas es otro planeta más. El mundo es confuso y farragoso, pero entender las cosas suele ser cuestión de mirarlas desde el ángulo adecuado.

El sexo del cerebro

Por: | 09 de enero de 2012

Botero hombre y mujer
Fernando Botero, Hombre y mujer

¿Le importa el sexo al cerebro? Los datos sobre las diferencias psicológicas entre hombres y mujeres son bastante consistentes, pero hay dos formas de leerlos. La primera tiene su epítome en la hipótesis del parecido entre sexos de la psicóloga Janet Hyde, de la Universidad de Wisconsin, que sostiene que los dos sexos revelan más parecidos que diferencias. El artículo de Hyde se publicó en 2005 y ha cosechado un impacto notable (500 citas en Google Scholar, un termómetro de la influencia académica).

La lectura contraria viene magníficamente representada por el trabajo recién publicado por psicólogos de la Universidad de Turín y la Escuela de Negocios de Manchester. Esta escuela no solo enfatiza las diferencias entre sexos, sino que argumenta que son el resultado esperable de las distintas presiones darwinianas a las que hombres y mujeres han estado sometidos desde el origen de la especie, y más atrás.

Los hombres, por ejemplo, puntúan en promedio mejor que las mujeres en pruebas de percepción espacial, como la rotación mental de objetos. Las mujeres lo hacen mejor en tareas lingüísticas y de fluidez de ideas. La psicología evolutiva lo atribuye a que los hombres han sido seleccionados durante cientos de miles de años para tareas relacionadas con la caza, la exploración y la defensa de la tribu. La promiscuidad masculina, asímismo, se explicaría porque los hombres actuales descendemos de los mejores, cómo decir, diseminadores de esperma de la era de las cavernas.

Las mujeres que lograron pasar sus genes a la siguiente generación, en cambio, no fueron las más activas sexualmente, sino las que sacaron a sus hijos adelante. De ahí que las chicas actuales estén optimizadas para unos talentos muy distintos de los masculinos: los necesarios para construir un modelo del mundo, codificarlo en un lenguaje y transmitírselo a su descendencia.

Los científicos de Turín y Manchester recuerdan que muchos rasgos de personalidad afectan a las probabilidades de apareamiento de un individuo, y también al comportamiento parental. Entre ellos están la promiscuidad, la tendencia a sostener relaciones estables, la extraversión, el interés por las nuevas experiencias, el carácter neurótico y lo que los psicólogos llaman con cierto efectismo "la triada oscura": el narcisismo, la psicopatía y el maquiavelismo.

Oscuras o no, si hay diferencias entre sexos, negarse a verlas no es igualitarismo, sino mera ceguera. Ignorar las leyes físicas solo sirve para romperse las piernas.

 

Hay 49 Comentarios

Me sorprende que a tantos se les salten los puntos cuando alguien defiende las diferencias cerebrales entre mujeres y hombres. Aceptamos las diferencias biológicas sin problemas (no hay más que vernos) pero nos cuesta aceptar que esas diferencias también incluyan al cerebro. ¿Por qué? En este caso, la palabra "diferencia" se asocia, automáticamente y sin reflexión, con un defecto. A eso se le llama prejuicio. Sin embargo, a mí, esas diferencias me parecen una virtud, una buena idea de la evolución.

Una vez más se demuestra que el cerebro no busca la verdad sino la supervivencia y, para ello, rechaza cualquier argumento nuevo que pueda poner en cuestión las ideas ya concebidas que nos ayudan a manejarnos en nuestro mundo.

Bastante mejores varios de los comentarios que el propio texto. El reduccionismo biologicista sigue en auge: propone soluciones símples y fáciles a problemas complejos. Justo lo que le encanta al periodismo irresponsable, ese que gusta de titulares impactantes y poco más. Pero no sirve, claro. El comportamiento humano se ha de explicar desde la cultura, y (¡oh, descubrimiento!) a lo largo de la Historia ha habido culturas diferentes, donde los roles de g´nero son diferentes. Hoy en día está más claro que nunca que las mujeres pueden hacer muchas funciones que hasta hace poco se consideraban "masculinas", y que usar la naturaleza para diferenciar "razas" o géneros no es más que un truco ideológico segregacionista. El lenguaje y la sensibilidad afectiva no son atributos femeninos necesariamente, ni la percepción espacial o la agresividad masculinos. Esas asociaciones pertenecen a los roles de géneros creados por la cultura. La cuestión es que no se puede presentar un trabajo sobre la naturaleza humana simplemente extrapolando desde una población europea actual... es obvio desde el punto de vista científico. Salud.

Felicidades “Psicoanalista”, claro y conciso. Y añado la característica sorprendentemente más ignorada de la psique –sorprendentemente por ser la más importante– que es la VERSATILIDAD. Una sola estructura que gestiona “tropecientas” funciones diferentes: los diferentes sentidos y sensaciones, las correspondientes percepciones, los instintos transferidos del genoma, los reflejos, los complejísimos sentimientos (en mamíferos y similares), y en algunas especies la consciencia y el pensamiento. Como un ordenador que gestiona tropecientos “software” totalmente diferentes. Tal funcionamiento es absolutamente IMPOSIBLE en una estructura biológica (incluso proteínica o inmunológica, que SIEMPRE es específica/ exclusiva), solo puede ser simbólica-informacional, es decir la psique, de la que el cerebro es el simple soporte, el “hardware”. En consecuencia, estos estudios neurológicos-biológicos (como los psiquiátricos) son inútiles, el comportamiento humano es psíquico en el 99%, la neurología solo impone limitaciones. Sampedro, muy bien por aportar información, pero mejor que evites comentarla…
Carles UDINA i COBO

Hay bastante de pseudociencia en la llamada "neurociencia". No me refiero a la neurología ni a la neurofisiología, sino a ese intento de explicar el comportamiento humano mediante un reduccionismo biologicista, como si el entorno sociocultural y familiar no moldeara la mente humana a lo largo de los años, ignorando el efecto de las priemeras experiencias infantiles en el desarrollo de la personalidad. En el Siglo XIX, existió también una pseudociencia llamada Frenología, que intentaba explicar el comportamiento humano, mediante el estudio de los rasgos faciales y mediciones craneales, que intentaba también explicar porqué unas razas son "más inteligentes" que otras. Lo del cerebro masculino y el cerebro femenino es muy parecido.

Sampedro, no tengo que hacer demasiado esfuerzo para imaginarme a la señorita Pepis escribiendo un artículo similar para descansar unos días de las técnicas del maqueo. Mira, hay estudios que ponen de manifiesto que el cerebro de las niñas es más plástico que el de los niños. ¿Crees que una diferencia estructural podría determinar otra psicológica o comportamental? De verdad que no tengo tiempo de leer entradas para marujas ociosas.

Sostener "que los dos sexos revelan más parecidos que diferencias" no entra en contradiccion con que haya diferencias. Con esto quiero decir que no entiendo a que viene la conclusion del articulo.
Por otro lado, y supongo que porque no se han dado todos los detalles sobre la investigacion llevada a cabo en Turin y Manchester, el articulo parece que sugiriese que los hombres se reproducen con los hombres y dan a luz a hombres, mientras que las mujeres se reproducen con mujeres y acaban teniendo unicamente mujeres. Si nuestra carga genetica viene dada en un 50% por nuestro padre y en un 50% por nuestra madre (ponderado por el hecho de que unos genes sean recesivos, otros dominantes...), Que tiene que ver el hecho de que los hombres fueses los mejores "inseminadores prehistoricos" con que los hombres actuales sean mas promiscuos? Que hace que las mujeres descendientes de estos hombre promiscuos no lo sean? Esto es solo un ejemplo... encuentro que el articulo tiene demasiadas conclusiones para lo poco que se ha desarroyado el tema.

Paloma no entiendo tu crítica. Sampedro simplemente menciona dos corrientes contrarias cuyas ideas de fondo son de gran actualidad. Por otro lado en neuroanatomía evolutiva y disciplinas relacionadas has de mirar también a la prehistoria, Los homínidos más antiguos que se conocen datan de hace unos 2.4 Ma y la "historia" comienza más o menos hace 6,000 años. ¿Cuando crees que acontece el grueso de la evolución del cerebro? Luego está la cultura, por supuesto, pero la biología en un entorno natural tiene sus ritmos y estos ritmos se perciben por lo general a escala temporal geológica. (Y por cierto tenemos bastantes indicios de lo que se comía en la prehistoria, gracias a la zooarqueología, a la paleopatología dental y a la paleobioquímica -isótopos etc). Por supuesto que falta mucho por descubir...

Respecto a lo que nos dice el "Doctor Pena..." de que el hombre es "mayormente más tosco", me gustaría saber de dónde saca tan curiosa idea, que la Historia, desde luego, no apoya. Si yo fuera tan amigo de las simplificaciones como parece serlo él, hubiera añadido: "Aunque la relectura de su nota, lo admito, pueda plantear alguna razonable duda al respecto". Pero no hay por qué. "Toscas", en todo caso, podrán serlo ciertas superficializaciones, ¿no le parece?

Tanto empirismo está llevando a los científicos a la estupidez más absoluta, es lógico que al galgo le guste correr detrás de los conejos y al bulldog francés no le haga tanta gracia. Jamás he visto a un rotweiler decirle a un chihuahua que es más perro que él o ignorarlo como uno de la misma especie, comportamientos de abuso de poder sí y de matonismo sobre el chihuahua tb. A ver si aceptamos la diversidad de una vez por todas, que hay hombres que les gusta calcetar y mujeres que le gusta arar la tierra. Uy realmente el mundo occidental perdió la brújula.

... de "leyes físicas"). (Quise decir licencia poética)

Cuando se incide, se busca en cada detalle y se sigue investigando cada dos por tres qué diferencia puede haber y que con tal de no caer de la burra se la niega o se la afirma,es porque esa "diferencia" existe, tanto entre un hombre y una mujer como la que va de un hombre a otro hombre o la que va de mujer a otra mujer.A mí me encanta por eso el pensamiento femenino, no sé si diferente, pero tiene detalles, encantos, que el hombre, mayormente más tosco, no tiene.A veces me pregunto viendo algunas mujeres si no se "barbarizan" cuando quieren imitar los roles del hombre...Aunque en la viña del Señor haya de todo y de todo tenga que haber.Lo bueno es conocer a gente diferente, sea este hombre o mujer.Será que odio a la muchedumbre y el pensamiento uniforme o que soy muy ingenuo.Vete tu a saber.La mujer por eso mejor es la que anuncia promesa( esto es una licencia poeta que me permito en este lar, tan científico y tan

Los hombres son distintos a las mujeres, Pregunten a Stephen Hawkins o a cualquier casado.

"Si la historia no cuadra, cuadrémoslo..." Ya está dicho todo. Te sobraron los insultos de barra de casino de pueblo.

Pobre, pobre, pobre...pena, penita, pena da...Analfabetismo funcional. Cuando se separan todas las disciplinas del conocimiento solo nos quedan afirmaciones estultas y simplistas y fuera de contexto como éstas...Si esto es razonamiento volador me quedo con Aristófanes y su crítica de estas nubes de cabeza llena de pájaros, de prejuicios y de completo desconocimiento histórico...Si la Historia no cuadra, cuadremoslo en el campo experimental.

Frívolos (yo lo soy, It's a gas, gas, gas), sofistas de vía estrecha. Javier es un ente incapaz de hacer nada a vuelapluma. Lo único que vuela es su razonamiento, incluso en contra de las opiniones de su, querido por mi, host.

Me ha sorprendido lo poco elaborado del artículo, generalmente encuentro giros sorprendentes e ideas sólidamente defendidas.
Sobre este tema algo muy interesante es la influencia de la testosterona en la génesis del cerebro masculino y la posible relación del autismo con sus niveles. Mat Ridley tiene un libro genial sobre este tema.
Me parece un artículo muy a vuelapluma para lo que suele escribir D. Javier.
Saludos

Pues yo dudo mucho de los estudios aqui mencionados, y recomendo, en contra de ellos, tanto este libro de Cordelia Fine (Delusions of Gender), como uno de los vários de Sarah Hrdy (por ejemplo, Mother Nature: Maternal Instincts and How They Shape the Human Species), para que se vean perspectivas bien fundamentadas y opuestas a lo que dicen estos de Manchester.

Paloma, no hace falta ir a la prehistoria, sino estudiar las comunidades de indios que viven apartados de la sociedad sin contacto con ella,, viven en la edad del hierro o de piedra si me apuras , y estudiamos sus costumbres y roles, con mucho respeto, para no inmiscuirnos ni interferir en su evolución.
http://www.recetariodesirena.com

Pues....no sé. Esto que me pasa, es decir, que me aburre lo de indagar en las diferencias o similitudes entre sexos, quizá sea porque acabo de cumplir 49 y ya me es totalmente indiferente lo que sobre el asunto se opine. Tengo suerte. Hago lo que me da la gana y me siento más libre si no hago caso a lo que piensen , indaguen o investiguen los demás sobre mi sexo. Por cierto, soy chica. Bueno, vale, señora.

"Oscuras o no, si hay diferencias entre sexos, negarse a verlas no es igualitarismo, sino mera ceguera. Ignorar las leyes físicas solo sirve para romperse las piernas"

Claro que hay diferencias, pero, estas diferencias son mayores por los procesos de socialización. La pregunta no es tanto si hay o no diferencias, sino si interesa acentuarlas o atenuarlas. Otra cuestión es la diferencia entre individuos de un mismo sexo. Las diferencias entre varones son mayores que entre las propias mujeres. Esto también lo explica las pautas sociales, que otorgan una mayor libertad a los varones.

Está claro que tecnología no es lo miesmo que ciencia. Una es aplicar lo conocido de manera exhaustiva y la otra necesita el atrevimiento para pensar lo impensable. La llamada sociedad de la información (en realidad solo es la capacidad de enviar cualquier mensaje a cualquier lado) lleva camino de ser la que orille el pensameinto y la ciencia.

Me parece una simplificación enorme la forma en que planteas este asunto. Apelar a la Prehistoria también es bastante increíble...casi no sabemos que comían, vamos a saber otros asuntos.

Seria bastante interesante poder estudiar un hombre y una mujer que crezcan apartados de una comunidad humana, ya que me parece que las diferencias de las que se habla estan fuertemente marcadas por la cultura en la que nos desarrollamos, y que solo ayudan a mantener los prejuicios respecto a los roles de genero.

¡cómo disfruto este blog!...gracias.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Javier Sampedro

Javier Sampedro. (Madrid, 1960) es doctor en biología molecular. Hasta 1993 se dedicó profesionalmente a la investigación genética, primero en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid, y después en el Laboratory of Molecular Biology del Medical Research Council en Cambridge. En 1994 se recicló como periodista y ha sido durante 15 años redactor de El País. Buen dibujante y mal guitarrista de jazz, su lema es: "Si no les gustan tengo otros".

Archivo

marzo 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal