Simetrías

Simetrías

Los caprichosos movimientos de los planetas en el cielo del ocaso no tienen sentido hasta que inclinas la cabeza y comprendes que el suelo que pisas es otro planeta más. El mundo es confuso y farragoso, pero entender las cosas suele ser cuestión de mirarlas desde el ángulo adecuado.

Dios sería lamarckista

Por: | 16 de febrero de 2012

Bisonte de altamira
Javier Sampedro, El bisonte de Altamira visto de frente

Uno de los padres del darwinismo moderno, Theodosius Dobzhansky, abrazó la selección natural como la herramienta óptima elegida por Dios para crear al hombre a su imagen y semejanza. Craso error, porque si Dios existiera sería lamarckista. Sus criaturas no solo pasarían a la descendencia sus genes, sino también el tuneado con que la biografía los ha ido puliendo, los estratos de consonancia que han resultado de su careo con el mundo. No la partitura de Sweet Lorraine, sino el disco en que la borda Frank Sinatra. Bueno, esa parece la forma más inteligente de hacer las cosas, ¿no creen?

Los biólogos consideramos el lamarckismo, o herencia de los caracteres adquiridos, una teoría refutada por dos experimentos históricos, el de Weismann y el de Luria y Delbrück. El primero es uno de los padres de la genética, y los segundos una leyenda de la biología molecular. Sus refutaciones del lamarckismo, sin embargo, poseen la sutileza de un martillo pilón.

August Weismann no solo fue uno de los primeros darwinistas alemanes, sino el primer ultradarwinista del mundo. A diferencia de Darwin, albergaba la ardorosa creencia en que el lamarckismo era erróneo, y a finales del siglo XIX quiso refutarlo con un experimento memorable: le cortó la cola a cinco generaciones seguidas de ratones y comprobó que, pese a ello, seguían naciendo con la cola intacta. Luego el lamarckismo era erróneo, concluyó de algún modo.

En el segundo clásico, Max Delbrück y Salvador Luria expusieron muchas colonias de bacterias a un virus mortal para ellas; vieron que unas pocas sobrevivían, y se preguntaron: ¿se han hecho resistentes al virus, como querría Lamarck, o es que ya lo eran, como diría Darwin? Resultó lo segundo, luego el lamarckismo volvía a ser erróneo. Pero, como dice el genetista James Shapiro, de la Universidad de Chicago, "lo único que Luria y Delbrück demostraron fue que las mutaciones que confieren resistencia a un virus invariablemente letal son anteriores a la selección, como no puede ser de otra forma". Cuando los virus no son tan letales, o lo son solo en ciertas condiciones, las bacterias se adaptan a ellos con suma facilidad. El mecanismo más común empieza por la incorporación de los genes del virus en el genoma de su huésped, o presunta víctima, y uno de sus descubridores, el genetista Eugene Koonin, no tiene el menor empacho en llamarlo lamarckista.

Un caso aún más interesante de evolución lamarckista se centra en los priones, un tipo de proteínas que se hicieron famosas como transmisoras del mal de las vacas locas, y los únicos agentes infecciosos que no tienen genes. Son proteínas normales del cuerpo que adoptan una forma errónea cuando tocan a otra que tal la tiene: lo que se propaga aquí no es una cosa, sino la forma de una cosa.

El equipo de Susan Lindquist, del Instituto Whitehead de Cambridge (Boston), publica hoy en Nature que los priones no solo son comunes en las levaduras aisladas del campo, sino que suelen conferirles alguna ventaja en el medio particular en que les ha tocado vivir. Por ejemplo, una cepa aislada del vino blanco es resistente al ácido; otra aislada directamente de uvas Lambrusco lo es a las quinolinas, los precursores químicos de muchos pesticidas; otra aislada de mosto de uva lo es al fluconazol, un antifúngico común, y todas estas resistencias son adaptaciones evolutivas introducidas por los priones.

En la levadura hay un par de docenas de proteínas que pueden volverse priones. En su estado normal forman parte del sistema de lectura y edición de los genes, y por tanto su cambio de forma altera el efecto de muchos genes a la vez. El mecanismo es de nuevo claramente lamarckista, porque la probabilidad de que estas proteínas adopten la forma contagiosa depende críticamente de la escasez de alimento, el exceso de presión, la oxidación, la acidez, la radiación y un amplio abanico de sustancias tóxicas inventadas o por inventar. Es decir, de los factores universales que estresan a cualquier célula del planeta, incluidas las nuestras.

Cortar rabos no aparece en la lista, doctor Weismann. Se le debió pasar a Dios.

 

Hay 74 Comentarios

Para Shura: "...cogen los genes y priones más interesantes.." Improbable, al menos, con lo sabido hasta ahora, no con lo imaginado, porque la imaginación es libre. Cogen genes y luego unos pocos van bien, algunos regular y muchos mal. Es una lotería que hay que jugar obligatoriamente, pues no jugarla impide la variabilidad genética y eso lleva a la extinción. Lo mismo ocurre con la mutación, otra gran fuente de variabilidad.

En estas discusiones se suele obviar un matiz fundamental del lamarckismo: La variación genética ha de tener una dirección preferencial (la de facilitar la supervivencia, claro está). Que las bacterias adquieran genes de virus no da la razón a Lamarck, como tampoco que las levaduras adquieran priones. Si acaso da un mecanismo darwiniano de variaciones aleatorias. Sólo cuando se demuestre, y será un verdadero descubrimiento, que cogen sólo los genes y los priones más interesantes, se podrá decir que Lamarck tenía razón. Esto ya lo decía Jay Gould hace 30 años. Para un profano como yo, su colección de ensayos "El Pulgar del Panda" da una visión de lo importantes que son los detalles de las teorías.

Comentario a Julio: me temo que sobre evolución es más lo que se desconoce que lo sabido, pero no saber no puede conducir a negar o a buscar explicaciones solo teóricas. Procesos desarrollados a lo largo de miles de millones de años son difíciles de elucidar, porque ¿que sabemos de lo que puede ocurrir en 100 o 1000 0 4000 millones de años? , ¿es que somos capaces de concebir lo que representan esos inmensos periodos de tiempo?
El ojo de los vertebrados es una estructuira complejísima, pero, ¿podemos estar seguros de que una sucesión de pequeños cambios no pudo originarlos a partir de ocelos? ¿o estamos seguros de que si pudo?

Tadeusz Malinowski | 16/02/2012 11:20:59
Argumento tu para el "Dios no existe" es ¿alguien lo vio?
Bien, entonces te pregunto, ¿alguien vio alguna vez un quark? ¿y un electrón?

Comentario a Julio: me temo que sobre evolución es más lo que se desconoce que lo sabido, pero no saber no puede conducir a negar o a buscar explicaciones solo teóricas. Procesos desarrollados a lo largo de miles de millones de años son difíciles de elucidar, porque que sabemos de lo que puede ocurrir en 100 o 1000 0 4000 millones de años , ¿es que somos capaces de concebir lo que representan esos inmensos periodos de tiempo?
El ojo de los vertebrados es una estructuira complejísima, pero, ¿podemos estar seguros de que una sucesión de pequeños cambios no pudo originarlos a partir de ocelos? ¿o estamos seguros de que si pudo?

Darwinismo, teoría que explica el cambio evolutivo por selección natural de variantes aparecidas al azar, y lamarckismo, teoría de la herencia de caracteres adquiridos, no están tan reñidos como hace ver JS. De hecho, Darwin fue lamarckista en algunas etapas de su vida, considerando la posibilidad de que la variación necesaria para que actuase la selección natural apareciese como consecuencia de la "necesidad" de adaptarse a unas condiciones ambientales diferentes (teoría de la pangénesis). Posteriormente cambió esa interpretación por otra, no menos errónea, sobre el modo en que se transmitían los caracteres a la descendencia (herencia por mezcla, '"blending inheritance).
Lo que sí está reñido con el lamarckismo es cómo el ambiente influye sobre los genes (entendidos incluso en un sentido amplio para incluir los avances y descubrimientos en epigenética): la variación hereditaria, sobre los genes y estructuras transmisibles a la descendencia, no aparece "por necesidad" ni para "anticipar" el futuro, sino que lo hace por una amplia variedad de procesos, que el neodarwinismo iguala a las mutaciones pero que hoy en día son mucho más variados (transferencia horizontal de genes, epigenética, efectos maternos en el desarrollo, etc.), sin que sus consecuencias puedan ser anticipadas de ninguna manera por el organismo en que se produce la variación. Posteriormente, la selección natural, y otras fuerzas evolutivas que no debemos dejar de lado, dictarán sentencia y permitirán que esas variantes proliferen y se extiendan en la población o no pasen de ser intentos baldíos de mejorar el grado de adaptación de los organismos a su entorno.

Blas: Si cambias "Jean Baptiste de Monet, caballero de Lamarck" por "Charles Darwin" suscribo tu segundo párrafo completamente. La selección natural es el argumento más débil y abstracto que se ha ofrecido nunca como base para formular una teoría científica. No son sólo experimentos en levaduras, por favor, mira el cuarto comentario precio a l tuyo y busca el google lo que se indica en él. La selección natural explica procesos microevolutivos (que haya humanos negros y humanos blancos, u osos polares y osos grizzly) pero no los macroevolutivos (que un pez pase a vivir en un medio terrestre y seco).

La manipulación es poner al mismo nivel lamarckismo y darwinismo por unos cuantos casos simpáticos del primero. Nada más que consideremos 10 millones de especies en el planeta y 15000 genes por especie, hay 150000 millones de sucesos darwinistas. Tal vez, entre imprinting y priones-like no se llegue ni al uno por ciento de estos.
Por otro lado, son disquisiciones filosóficas que como alguien apuntó sólo animan a los creacionistas y sus conspiraciones. Poner a Dios aquí tampoco ayuda. Mucho daño hizo ya Einstein, con su Dios no juega a los dados, para que Sampedro también juegue con él.

En realiodad todos esos hallazgos en levaduras no hacen que la Herencia de los Caracteres Adquiridos pase a ser un serio competidor de la Selección Natural. Es evidente, que existen mecanismo evolutivos aun no conocidos o incompletamente comprendidos.
Jean Baptiste de Monet, caballero de Lamarck, desarrollo una teoría evolutiva muy poco desarrollada; su Philosophie Zoologique, además de resultar un texto pesado y farragoso, solo esboza algunas ideas sobre un supuesto mecanismo evolutivo. Tal vez haya que encontrar una teoría evolutiva que conjuge el darwinismo, el neodarwinismo y el lamarckismo, junto a los nuevos hallazgos de la genómica y la proteinómica. ¿Y hay que hacerlo bien y pronto!, porque los creacionistas están siempre atentos a las debilidades y dudas del evolucionismo para atacar.

enhorabuena por el blog. Precisamente este tema venía rondándome la cabeza ultimamente, aunque sólo de forma intuitiva ya que no había oido hablar del lamarkismo, ni soy biólogo... y sin embargo tengo la impresión de que se produce la herencia de caracteres adquiridos, y de que no es posible que la modificación aleatoria, filtrada por la selección natural, sea el mecanismo fundamental de la evolución. ¿realmente los instintos son fruto de modificaciones aleatorias y selección natural? Es evidente que es aprendizaje heredado, creo yo - disculpen si hablo desde la intuición.

Dios no existe, por lo tanto no puede ser ni darwinista ni lamarkista. Darwin y Lamark sí que existieron, por lo que no se excluyen mutuamente, y su contribución a la ciencia fue grande. Los próximos descubrimientos probablemente nos permitan integrar ambas teorías en otra que las abarque. Pero dios no existe, ¿alguien lo vió?

Me gusta mucho más la versión de Matt Monro de Sweet Lorraine que la de Sinatra.

Dios habría hecho al menos una búsqueda en Google antes de escribir este artículo...Aquí otro biólogo que no es darwinista. Cada vez hay más artículos que niegan el papel se la selección natural como motor principal de la evolución biológica y consideran otros tales como la 'herencia de los caracteres adquiridos'. Introduzca, Javier, en Google: saltacionismo, Gould, Eldredge, teoría simbiótica, Margulis, epigénesis, genes Hox, Goodwin, retrovirus endógenos humanos, Máximo Sandín, etc...para empezar. El darwinismo y el neodarwinismo son lo más parecido a una religión que existe hoy en día en ciencia, un dogma que sus defensores defienden con fanatismo frente a la realidad...

Buen artículo, aunque yo creo que si Dios existiera sería Darwinista y Lamarkista al mismo tiempo, no son procesos evolutivos excluyentes, sino que serían complementarios. En referencia al Lamarkismo, parece que tiene mucho que ver con la metilación-desmetilación del ADN, puesto que éstas están influidas por el ambiente, cambian niveles de expresión de proteinas y además son hereditarios. Un saludo a todos.

Excelente blog. Una labor de divulgación importante para la ciencia. No importa tanto cosas como que, según algunos blogeros, el lamarckismo está otra vez en auge con nuevas pruebas a su favor. Yo tampoco lo sabía y voy a buscar las citas de Carlos para actualizarme.

Buenas, estoy informado de los estudios referidos por Carlos, no entiendo como usted Javier no lo esta.
O le hemos interpretado mal por su estilo altamente ironico?
Mi opinion personal es que las celulas reproductoras son capaces de captar algunos cambios en el ambiente y modificar sus genes... todavia sabemos muy muy poco como funciona el ADN.
http://www.physorg.com/news/2012-02-mitosis-mystery-chromosomes-align-perfectly.html
http://www.physorg.com/news/2012-02-genome-packaging-affects-genes.html

¿Quiere decir esto que mi barriga puede no ser producto de que mi padre y antes mi abuelo tuvieran barriga por selección natural darwiniana (la barriguita tiene su encanto apareador), sino que tengo barriga lamarkiana porque le daban a la cerveza?

Formiodable blog, recomiendo su lectura a todo tipo de lector. Daniel Salado

enhorabuena por tu blog. Animo! A pesar de las criticas, es una forma de divulgación de la ciencia amena y entretenida y no siempre y necesariamente necesita tanto rigor.

"Los biólogos consideramos el lamarckismo, o herencia de los caracteres adquiridos, una teoría refutada..."

(1) Herencia de caracteres adquiridos es solo una parte del Lamarckismo.

y (2) Esa componente del Lamarckismo tal vez pudo estar transitoriamente refutada alguna vez, pero esta ampliamente demostrada en la literatura actual. Basta hacer una busqueda en la literatura especializada de los terminos 'epigenetics' & 'transgenerational inheritance'.

La ciencia va muy rapidamente (bueno, no en España) y hay que estar muy al tanto para evitar errores.

Saludos.

¿Y que hay de la epigenética? ¿Podría ser considerada una herramienta genética de tipo Lamarckiana? Si alguien lo sabe, agradecería que lo puntualizara.

El Lamarkismo funciona perfectamente. Los politicos de hoy son mas ladrones que los del pasado y sin dictadura justificatoria.

Jajaja, tengo un perro de una raza de esas a las que se les suele cortar el rabo al nacer; hablando con la gente, siempre hay alguien que asegura que algunos cachorros de la raza ya empiezan a nacer sin rabo -por el hecho de que a sus padres se les ha cortado-. Ay.

Estimado Javier

Hoy el "Lamarkismo" vuelve a estar de moda. Recientemente se han publicado varios articulos cientificos en los que se muestra como la presion selectiva del ambiente no solo selecciona los genotipos mejor preparados para sobrevivir al estres ambiental sino que ademas generan un fenotipo que en algunos casos si que se puede transmitir a la siguiente generacion. Algunos ejemplos son resistencia a la baja humedad ambiental (Tricker et al 2012) o a patogenos (Luna et al 2012). El problema que parecia tener el doctor Weismann parece ser una pobreza en eldiseno experimental de dimensiones biblicas

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Javier Sampedro

Javier Sampedro. (Madrid, 1960) es doctor en biología molecular. Hasta 1993 se dedicó profesionalmente a la investigación genética, primero en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid, y después en el Laboratory of Molecular Biology del Medical Research Council en Cambridge. En 1994 se recicló como periodista y ha sido durante 15 años redactor de El País. Buen dibujante y mal guitarrista de jazz, su lema es: "Si no les gustan tengo otros".

Archivo

marzo 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal