Preocupación en la comisaría

Por: | 18 de enero de 2012

Cmisaria

Mi librero de cabecera se presentó el otro día en la comisaría de policía para denunciar la rotura de un cristal. Le atendió un joven policía que reconoció al librero y, antes de tramitar la denuncia, le preguntó si el libro electrónico le estaba haciendo mucho daño a su negocio. Mi librero está acostumbrado a que le pregunten por cómo le está afectando la crisis, pero se quedó desconcertado porque le preguntaran por el libro digital en una comisaría. La explicación era sencilla: al policía le habían regalado en Navidad un lector electrónico y estaba encantado.

Después de contarme la anécdota, el librero me pidió que le recomendara un libro digital. “¿Cuál es el mejor?”, me dijo. Comencé a balbucear cosas sobre el Kindle, el Reader de Sony, el iPad, el de la Casa del Libro, sintiéndome como un actor que de repente está fuera del escenario. Rodeados de libros de papel, acabamos manteniendo una agradable conversación sobre Amazon y apenas hablamos de lectores de libros digitales, formatos de archivo y todas esas cosas.


Al final, compré un libro, “Un click” (Gestión 2000), donde el periodista Richard L. Brandt explica cómo funciona el interior de Amazon, y le dije al librero que siguiera a partir del jueves “Sin tinta”, mi nuevo blog en El País dedicado a los libros electrónicos. Se lo apuntó. Al llegar a casa, abrí el libro y leí las primeras páginas. Brandt arranca contando que en 1994, dos meses después de constituir Amazon.com, su fundador, Jeff Bezos, decidió aprender a vender libros y asistió a un curso de la Asociación Americana de Libreros sobre cómo abrir una librería.

En Twitter, mientras tanto, alguien escribía: “Los reyes se han portado bien, de 7 personas sentadas en el metro, 3 llevaban #libroelectronico, no sabía q triunfara tanto el aparatito”.

 

Hay 10 Comentarios

La estampa del metro y la gente con Kindles es tremenda. Menudo cambio

Sigo sin entender porque se habla del Ipad cuando se menciona el libro digital. Tiene una pantalla retroiluminada. ¿Es que nadie se da cuenta que es perjudicial para la vista? Como el ordenador donde estoy escribiendo esto.

¡Eh, la comisaría de Macri en Av. Donado! Yo vivo cerca de ella.

JAJAJA.... El kindle de este año a sido todo un exito.
Y yo aun tengo mi viejo kindle 3 y soy muy feliz.
Todos los días tengo este blog y la prensa actualizada, incluso antes de levantarme sin hacer nada.
Gracias a Calibre.

Primer paso. Abierta la web y el periodo de inscripción del XIII Congreso de Periodismo Digital

También los reyes han sido buenos conmigo y estoy encantada. Me he releeido 3 clásicos en un periquete. vaya invento esto del libro electrónico.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Y el paso definitivo será cuando los colegios se decidan a utilizar el libro electrónico. No parece que la profesión de librero tenga mucho futuro.

Marta
www.mivibrador.es

Snif.
Yo prefiero con tinta.

Snif.
Yo prefiero con tinta.

Aquí en Austria cada vez se ve a más gente con libros en la mano y La Casa del Libro de Austria (aquí se llama Thalia) ha lanzado también el suyo. Yo aún no me he decidido, pero creo que es cuestión de tiempo. Seguro que este blog me ayudará. Buena suerte :-)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sin Tinta

Sobre el blog

Leer es el placer que más tiempo se alarga. Leer de día, de noche, en la cama o en el autobús, sentado o de pie. La llegada del libro electrónico no ha extinguido el placer, pero sí que ha creado nuevas inquietudes, incomodidades, problemas y muchas, muchas novedades porque con él, libros, revistas o periódicos vuelan por encima de cualquier frontera. Una situación inédita desde hace seis siglos y a la que hay que empezar a acomodarse.

Sobre el autor

Fernando García

Fernando García es ante todo oscense ejerciente, escribe sobre tecnología en periódicos, libros y revistas desde 1996. Aunque sigue comprando libros de papel, hace tiempo que apostó por los electrónicos. Fundó y dirige el Congreso de Periodismo Digital. Es editor de ecicero.es, una editorial de libros electrónicos de periodismo de largo formato, entre 5.000 y 30.000 palabras.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal