No quiero ser una turista

Por: | 10 de junio de 2012

DSCN0505

La otra noche en París, cruzando la ciudad en taxi camino de casa, me sorprendió una multitud agolpada en la gran plaza del Louvre. La “pirámide” se alzaba indiscreta entre luces y en un espacio abarrotado y de pronto pensaba que la revolución había vuelto a la capital francesa, remedo del 68 o el Situacionismo de Debord . Contra qué se manifiestan, preguntaba al taxista. Y él respondía que ese día el museo cerraba tarde. Eran turistas. Cómo puede haber tantos, reflexionaba yo de pronto. Cómo puede haberlos en Nueva York, Venecia, Barcelona, Londres, incluso Machu Picchu... o cualquier rincón apartado del planeta ahora que se ha descubierto el “turismo de aventura”, que fíjate qué aventura puede ser si se trata de un viaje organizado. Ya ni Groenlandia está a salvo. Hace años era un lugar recóndito al cual viajaban pocos locos en las avionetas suicidas desde Islandia, en medio de una eterna tormenta. Ahora paran allí los grandes cruceros de lujo: si casi cualquiera puede llegar hasta “lo exótico cálido”, antes lugar turístico por excelencia, es preciso buscar nuevos retos. Como “Curro se va al Caribe”, los más sofisticados optan por el Polo. Y es que los turistas llegan a cualquier lugar y lo llenan todo: museos y aceras, restaurantes de menú y bares de cócteles. Van andando por las calles, haciendo fotos, videos, comprando souvenirs, visitando museos… cansados, abotargados los sentidos por lo que se traga tan deprisa –desde el cuadro hasta el sandwitch. El tiempo apremia y las metas son claras: verlo todo. O todo lo que dice la guía al menos, sin saborear el vino ni la pintura: cumpliendo horarios, como quien se mueve guiado por una obligación –vaya asco de ocio. “Si hoy es miércoles esto es Bruselas”, decía un chiste de hace algunos años para hablar de los viajes organizados que recorren Europa (o la China) en seis días. Por eso los turistas no tienen un momento libre en sus agendas de ejecutivo. Hay poco tiempo para la reflexión. Más allá de la torre Eiffel en miniatura o el coliseo en imán del frigo, coleccionan algo difícil de determinar que no es siquiera un recuerdo –para eso tampoco hay tiempo. Quizás buscan coleccionar la experiencia y coleccionan sólo la frustración. El mundo completo se convierte en un parque temático.

 

Aunque por otro lado, el turismo, por lo menos antes de masificarse, era un modo de intercambiar experiencias –o casi. De eso supo mucho Spain –siempre different- cuando sus playas eran invadidas por los europeos que buscaban sol, ese “sol español” al cual cantaba, supermachomanLuis Aguilé (uff). Rogelio Lopez Cuenca.Paradis InmobilierSea como fuere, el turismo y lo que conlleva –desde fotos hasta souvenirs- es fuente continua de reflexiones entre los artistas. Lo prueban el trabajo siempre inteligente de Rogelio López Cuenca –quien por cierto también investiga sobre la construcción de lo español dentro de ese contexto (ver imagen a la izquierda)- y la serie de fotos del británico Martin Parr, cuya exposición Souvenir. Martin Parr, fotografía y coleccionismo, comisariada por Juan Pablo Wert , se puede ver hasta octubre en el CCCB. Con el sentido el humor que caracteriza al artista británico, se presenta la conocida serie de autorretratos en los cuales posa en lugares “típicos” que resultan ser un montaje (¿pero no es cada vez un montaje todo lugar típico?). La serie de fotos se completa con algunas instantáneas sobre el turismo y postales de su colección. Sin duda una muestra deliciosa que desvela la ironía aguda de Parr. Si alguien quiere seguir leyendo un poco sobre el tema del turismo, puede hacerlo el próximo número de la revista Fluor , el tercero, un proyecto-milagro casi en este panorama en el cual todo cierra, mientras Rosa Olivares, al frente del “grupo” Exit,  ha decidido empezar esta nueva aventura, una publicación en papel además, que se crea con la voluntad de dar espacio a los artistas, una especie de sala de exposición impresa y lugar de reflexión. Esta vez, para su pequeño monográfico sobre el turismo han invitado a un superclásico, Dean MacCannel, junto a Fernando Estevez, destacado antropólogo, y Mariano de Santa Ana, un conocido experto en turismo en nuestro país, que hablará de la psicogeografía situacionista de Warhol en Vacaciones en el mar y que coordinó el febrero pasado un monográfico para Revista de Occidente sobre la cuestión. Junto a ellos Alicia Fuentes hace un recorrido  por una selección muy curiosa de carteles de la colección del Instituto de Estudios Turísticos. El número de Flour se completa con trabajos de Eli Cortiñas, Hannah Collins, Fabián Marcaccio y Liam Gillick. Está bien leerlo como preparación para las vacaciones, aunque con la que está cayendo no sé cuántos nos podremos ir de vacaciones. Igual con esto de la crisis mundial se racionalizarán un poco los viajes, porque a este paso y con todo el aturdimiento propio de los turistas “si hoy es Bruselas esto es miércoles.”

Hay 17 Comentarios

Creo que Estrella del Diego pierde totalmente el sentido de dos de las exposiciones que cita; la de Rogelio López Cuenca sobre Málaga y Picasso, y la de Martin Parr en el CCCB sobre el turismo y el coleccionismo contemporáneo. Creo que, en el caso de Rogelio L. Cuenca, su labor es fruto de una profunda reflexión sobre la utilización del turismo cultural (mutatis mutandi del arte ) como coartada de dominación política en su trabajo sobre la Picassización de Málaga.

Por otro lado, Martin Parr no mira condescendientemente lo que describe, de ahí el sentido de sus autoportraits. Describir su expo de esa forma es perder totalmente el sentido que él da a su método, en el que el documentalismo fotográfico del que proviene deviene, en su particular estilo, en lo que los antropólogos llaman observación participante, que no es más que investigar desde dentro, sentirse parte fundamental de la investigación. La propia Estrella habla de ironía sin darse cuenta de que la ironía está reñida con el sentido literal de los términos. Por otro lado, la exposición del CCCB, además de ser una muestra de la obra de Martin Parr defiende una tesis sobre el caracter predatorio de la experiencia fotográfica y su estrecha relación con el coleccionismo. Incluye la colección de Juanjo Fuentes, literalmente trasladada al museo.

En fin, si la labor de la periodista o crítica es la de mediar, informar, debatir y ayudar de forma didáctica a entender el arte, manejarse con cuatro clichés solapistas no parece la fórmula más adecuada de cumplirla.


Un momento, que me pongo las Rayban edición original 1950 que heredé de mi padre para leer...

Ah, si...por favor! pero cuanto brillo "destrella" este artículo!
Es como la viva imagen de la Torre Eiffel ( o como lo pronunciaría su artífice : la " aifahl táguah " ) brillando cual arbol de navidad a cada hora en punto . Seguro que este era el panorama frente a la escritora mientras atravesaba París en taxi para volver " a casa" . ¿ o tal vez fue el accidente de Lady Di en su memoria ?. No, no qué va...eso es muy "turístico " .

El caso es que o bien este artículo se escribió mientras la autora leía a Huysmans , o bien alguien tiene un problema de misantropía bastante grave. De la misma manera en que preguntar "¿ contra qué se manifestan ?" ( pero sin interrogación) al ver a un grupo de turistas ( puaggg! ) frente a la pirámide ya cerrada la noche no demuestra mucha agilidad mental o capacidad imaginativa por parte de la "turista-no-turista" que escribió este articulo, tampoco se demuestra una gran sensibilidad en lo que sigue a dicha pregunta sobre estas líneas a la hora de hablar de este sub-género humano que es el mochilero de bocata y camiseta hortera de toda la vida.

Hombre, que a todos nos gustaria ser por un día uno de esos "grand touristes" del XIX, cargados de dibujos y pequeños fragmentos de marmol romano de vuelta a nuestra Inglaterra natal, pero de ahí ha hablar de las masas de turistas que cubren París como si de moscas tse-tse se tratase va un trecho...(a recorrer en metro, autobus, o taxi).

Turistas los hubo, los hay, y los habrá. Coronando a un rey, como espectadores de algún salón oficial, o como vistantes de alguna de las múltiples, y célebres, esposiciones universales/coloniales/etnográficas, París ha sido siempre la capital del turismo en Europa.

Sobre el debate de cúanto daño hacen las masas de japoneses "flashing" a la falsa Gioconda,( falsa¿ ? UY PERDON!,)a la Gioconda, podemos hablar largo y tendido...el turismo de masas "yo estuve allí y esta foto lo prueba" vulgariza los sacrosantos lugares del arte, OK, pero ¿ qué sería de la Santa Ana sin la importante donación que el patronato del Louvre ha utilizado para su restauración ? ( y por patronato del Louvre entendemos en lenguaje no institucional los millones de entradas vendidas cada semana en las taquillas bajo la famosa y polémica pirámide).

¿ No necesitamos ese dinero, a caso, para la propia conservación de este patrimonio? ¿ cuantos museos en nuestro país ( España, puesto que usted trabaja en Madrid y no en París a pesar de sentirse aquí como en "casa" ) son autosuficientes? ¿ En qué grado dependen las instituciones culturales/ museisticas del dinero de los turistas ? ¿ qué porcentaje de los impuestos dados por cada parisino medio ( incluyendo la ENORME cantidad de aquellos que viven directa o indirectamente del turismo) va expresamente dirigido al embellecimiento, cuidado y proteccion de todo aquello que en París puede considerarse como "visitable" ?. ¿ sería París lo mismo sin turistas? ¿ Sería viable ?...y finalmente, ¿ ES TAN TERRIBLEMENTE ODIOSO EL MEZCLARSE CON LA TURBA EN LOS LARGOS PASILLOS DE LOS GRANDES MUSEOS COMO PARA ESCRIBIR DICHAS FRASES?. No hombre no...no llegamos a tal extremo!

Que para eso se inventaron los horarios nocturnos de los museos, por los que uno puede observar a la famosa "Mona Lisa" ( así es como mas turístico ¿ no ?) a penas con dos o tres personas al lado.

¿ A caso despues de tantas visitas no se ha dado cuenta la autora de que la magia de París es esa que hace que cada uno pueda recorrer esta ciudad en la manera en la que lo desea y sitiendose siempre como el desea? ¿ se acabarán los cafés romanticos en la "ville lumière" ? ¿ no habrá mas rincones ajardinados en el Marais para nosotros ? ¿ dejarán las pequeñas fuentes "Wallace" de poner banda sonora a nuestro paso por los recovecos mas escondidos de esta ciudad?. No, no...y no. Ningún « energúmeno » masificado propio de nuestra decadencia cultural capitalista y digno de ser inmortalizado por Duane Hanson destruirá este hermoso lugar. Otro cantar son los falsos mitos pseudodecadentistas de la vision del intelectual con respecto a « los otros » que le rodean. Muy París todo.

La manera en la que uno visita un sitio tan especial como este, le convierte en un "turista" u "otro turista", siempre diferentes. París " no se acaba nunca" decía Hemingway, un turista americano más en su paso de años por París.
Al fin y al cabo, ¿ no somos todos turistas de algún lugar mas grande y extraño que aún nos falta por conocer?.

Arrogante! Si eres espanola, tu pais, está en la mierda e los bajos turistas (chinos, brasilenos e russos) los ayudan!!!!

¿Por qué esa arrogancia? ¿Por qué ese desprecio por la gente?

¿De dónde procede ese elitismo, tanto clacismo?

Me pregunto a qué público objetivo quiere llegar y qué desea movilizar con esa visión distanciada de la realidad de la mayoría, "condenados" tal vez a no poder viajar de otra forma, sin acceso al aparente esclarecimiento y el "verdadero saber cómo se deben hacer" las cosas que usted parece denunciar.

¿De dónde procede tanta arrogancia y audacia que usted depsliega?

Realmnente asombroso, y, en la misma medida, entrsitecedor, reflejo de falta de capacidad de empatía y solidaridad con "la masa que estorba".

YO NO QUIERO SER UNA ESTRELLA DE DIEGO

Viajar, viajar...eso es lo fundamental, el cómo ya es lo de menos

Cuanta razón, Estrellita. A ver si estos curritos de clase baja van a pensar ahora que pueden igualarse a nosotros porque las compañías "low cost" les permiten viajar a capitales europeas. Que se vayan con el seiscientos a Benidorm, como en los buenos viejos tiempos, y nos dejen tranquilos a los que tenemos linaje, fineza intelectual y posibles. Si vamos a París es para disfrutar de rincones ocultos y placeres sofisticados, no para tener que soportar a la plebe...

No era un chiste es una película y se llama "Sihoy es Martes...esto es Bèlgica"..de los años 60...

Pues... He conocido personas dispuestas al intercambio cultural, a conocer otras personas y a viajar. Pero, después de un tiempo, me di cuenta de que, en verdad, se trataba de una disputa: sacar siempre las mismas o mejores fotos en Rio de Janeiro, en las Cataratas del Iguazú y en Machu Picchu o Buenos Aires, vivir siempre las mismas "aventuras". No son, definitivamente, las experiencias que busco. Eduardo Bueno, en la presentación de "Walden", o "La Vida en los Bosques" de H. D. Thoreau, aqui en Brasil por la editora L&PM Pocket, escribe sobre el autor y el discurso ecológico, pero también sirve para el tema del presente artículo (traducción libre): "En efecto, en tiempos de discurso ecológico lustroso pero vacío - de supuestas preocupaciones con el 'desarrolo sostenible' anunciadas por grupos que, mientras pudieron, han destruído todo en su alrededor; de anuncios de vehículos 'ecológicos' 4x4 por dunas y riachuelos; de aventuras en la naturaleza programadas para ejecutivos estresados en búsqueda de un nuevo 'modelo de gestión', de ecoaldeas, eco sports y eco resorts; en tiempos de ropas deportivas usadas por turistas, aunque estén tan sólo subiendo la torre Eiffel en ascensor o volando en avión para alguna ruina maya -, Thoreau habría de odiar, y trataría de afrontar, la mayoría de los que se dicen sus admiradores."

En mi país natal, una larga faja de tierra temblorosa, se solía decir: "uno que ha sido marino"...queriendo decir que se ha vivido y navegado en la vida. Esta señora habla , tal vez, de una edad de oro, en la que el turismo no era un fenómeno tan masivo (y molesto a veces, si se me permite). Yo fui un viajero, que se detenía largamente en capitales famosas o ciudades olvidadas del mundo. He vuelto a recorrerlas en viajes organizados o cruceros y no sé si el mundo ha cambiado o yo soy diferente. Dicho esto, no menosprecio a los turistas de hoy, pues creo que es bueno que viajen fuera de sus fronteras. Algo aprenden y algo ven, que es positivo, sin duda.

yo comparto la critica del problema de centrarse más en fotos y souvenirs, lo veo siempre en muchas personas con las que hago viajes. Mientras se pueda conpaginar con perderse por la ciudad y observarla para llenarse de las trasmisiones distintas que nos generen, estupendo, adelante. pero que parezca que uno quiere ir a un lugar para coleccionar la foto y enseñarla en facebook es triste. pierde la gracia de viajar, conocer... no es mejor viaje en el que se cumple con todo lo establecido en la guia, sino el que se sabe disfrutar

¿Cómo algunos periodistas pueden escribir tal mal?
Compruebo en esta entrada y en otras de este blog, que algunos autores no saben manejar los signos ortotipográficos del español. Además, no se pone coma después de "pero" como hacen antes de la interrogativa. Si tienen dudas consulten lo que dice la RAE o intenten buscar una solución.
Parece como si a los que nos gusta el arte y leer este tipo de blogs se nos pueda dar cualquier tipo de texto.

Que "guay" que eres que sabes mogollón del tema, tía, Es que los turistas somos los superpeor del mundo mundial... Ahora en serio, si tu te crees que eres menos "turista" que el resto por tirarte 6 horas viendo un cuadro y pasas de ir a sitios típicos me parece estupendo, pero no todos tenemos ni el dinero ni el tiempo para poder hacerlo. Algunos soñamos con viajar a ciertos destinos desde hace mucho y sólo tenemos una opción de conocerlo. Siempre me ha parecido muy elitista facha esta postura frente al turismo. Es como decir: si no los demás no viajan como a mi me gusta y como yo lo hago, que no lo hagan. A ver si nos bajamos de la parra un poco, eh?

'Dar por sentado que la gente no se entera de donde está es típico de quien se cree superior.' No, la gente no se entera. Las cámaras digitales han democratizado la fotografía. Ya no es un hobby tan caro como hace años pero, ahora los turistas circulan sin mirar, sin ver. Todo se observa a través de la pantallita de la cámara fotográfica (o el móvil) pero lo que queda alrededor, el detalle a veces pequeño, a veces grande, pasa desapercibido, diría que casi gnorado. Y al decir esto no estoy emitiendo un juicio de valor sobre otras personas. Vamos por la vida y por lugares distintos al nuestro de todos los días sin enterarnos de lo que nos rodea. Pero, eso sí, llevamos en nuestras camaritas, que no en nuestra retina(para mostrárselo a nuestros conocidos) lo que podíamos haber visto, más enriquecedor, más 'recordable'. Y, por que no, más entrañable.

Nada tiene que ver buscar el sol con un destino de masas. A Capri , a las islas griegas o a Isla Mauricio se va en busca del sol, pero sobre todo de paisajes y tranquilidad. La pena es que aquí somos los reyes del ladrillo y nos hemos llenado de turismo de baja calidad.
Si os apetece conocer lugares dónde, hay turistas pero prima ante todo el respeto por la naturaleza os dejo un linkhttp://www.lee-gratis.com/index2.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=187&Itemid=30

vd. dice que no quiere ser turista. Yo tampoco. Quiero ser viajera. Creo que la diferencia estriba en que para ser viajera hay que disponer de mucho más tiempo y recorrer los paises con parsimonia de explorador. Me temo que vd. cuando no está en Paris trabajando es tan turista como yo. Acabo de volver de mi enésimo viaje a Italia y compruebo que me "sobra" gente. La diferencia con vd. es que considero que tienen el mismo derecho que yo. Que no soy un ser excepcional con una sensibilidad superior al resto de los mortales y que debo suponer el mismo conocimiento e interes en los demás. Dar por sentado que la gente no se entera de donde está es típico de quien se cree superior.

"Si hoy es miércoles esto es Bruselas" no es un chiste, señora De Diego, sino una película norteamericana -de gran éxito, por cierto- del año 1969 y no se llamaba como usted dice sino "Si hoy es MARTES esto es BÉLGICA"

http://www.imdb.com/title/tt0064471/
.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sin Título

Sobre el blog

Pero, ¿qué es el arte contemporáneo? Hay tantas respuestas como artistas. Por eso Sin título (Untitled) es un espacio abierto para informarse, debatir y, sobre todo, apreciar el arte de todos los tiempos y lugares, con especial énfasis en el latinoamericano. Un blog colectivo de contenidos originales y comentarios sobre la actualidad.

Sobre los autores

Es un blog colectivo elaborado por periodistas especializados de EL PAÍS y otros colaboradores.

Coleccionarte
Arte 40

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal