¿Es Warhol más influyente que Picasso para el arte del siglo XX?

Por: | 24 de septiembre de 2012

Warhol.autorretrato de 1986
Autorretrato de Andy Warhol, 1986

Andy Warhol acaba de entrar en el Met de Nueva York por la puerta grande. Más grande incluso de lo que se podría sospechar a través de una buena colección de obras del artista en sus fondos. Acaba de entrar como una especie de maestro de la tradición: maestro de maestros. Muchos lo sabíamos desde los 80, cuando en el Nueva York de aquellos años era reconocido como tal, tras su muerte inesperada, a través de un grupo de creadores que eran  denominados warholitas en los círculos privados y hasta tan públicos como The New York Times. Gente como los “neopop” o lo grafiteros de origen como Basquiat y, sobre todo, como aquel fabuloso trío de dama que en la escena neoyorquina  dio un vuelco a la forma de acercarse a los medios . Kruger, Sherman y, en especial, Jenny Holzer dejaban clara la estela: sin Warhol  nada de aquello hubiera sido posible.

WARHOL MET.Cindy Sherman_Untitled
Sin título (1982), de Cindy Sherman. Incluida en la exposición Regarding Warhol: Sixty Artists, Fifty Years

A finales de los 80, en aquel Nueva York maravilloso y frenético, el halo de Warhol seguía más que vivo. Aún se editaba la revista Interview  y los rastros de su mirada sobrevivían por todas partes un par de años después de la muerte. Si es verdad que hasta cierto punto Warhol seguía teniendo ese regusto un poco underground  -o hasta  radical chic- que le gustaba cultivar, no era menos cierto que  su aspiración de ser un gran maestro, la que puso sobre el tapete al hacer las réplicas de Leonardo, se convertía en realidad por parte de una generación que, libre de todo prejuicio contra los medios de masas, elegía seguir el camino abierto por el creador pop.

Esa generación  –y algunos coetáneos- acompañan  a Warhol en Regarding Warhol: Sixty Artists, Fifty Years, la muestra del Met donde el relato de estos últimos cincuenta años se ha organizado a través de las comparaciones  a propósito del  creador norteamericano y de los que han seguido su estela –algunos más acertados que otros, pero todos curiosos. No falta ninguno de los temas –desde el desastre, hasta los retratos de famosos, el mundo queer y de travestimientos , la abstracción y la serialidad o la autoría compartida en un juego del arte como negocio. Ni falta casi nadie. Desde los esperados Koons, Hirst, Sherman, Makos, Mapplerthorpe, Basquiat o  Ai Weiwei, al cual con frecuencia se denomina “el Warhol chino”, hasta relaciones más complejas, y a veces  más cogidas por los pelos como de la Alex Kazt y sus retratos de  famosos. Son curiosas las referencias el mundo Latinoamericano -Alfredo Jaar, Vik Muniz o Félix González Torres-, a Murakami y los motivos decorativos o la muy interesante discusión sobre el Warhol abstracto y repetitivo -en el sentido más laxo del término- que le conecta con artistas como Prince  y su uso de las apropiaciones o Christopher Wool, quizás de relaciones más anecdóticas vista su obra globalmente. 
WARHOL MET.Ed Ruscha_Burning Gas Station

Burning Gas Station (1966), de Edward Ruscha. Incluida en la exposición Regarding Warhol: Sixty Artists, Fifty Years


Pero más allá de  los artistas que están o faltan entre los elegidos que se presentan, lo que llama de verdad la atención, además  del reconocimiento público a la extraordinaria labor de Warhol como “padre” de las vanguardias más radicales de la segunda mitad del XX, es el modo en el cual -y tras más de veinte años de su muerte- se reconoce abiertamente la parte conceptualizante de su producción, afianzada aquí a través de Baldessari y  Nauman, por no hablar del caso de artistas como Kruger, Louise Lawler o Sherman. De hecho, la generación de los 80 supo hacer realidad la enseñanza de Warhol en una fabulosa síntesis. Si el conceptual representa el proceso frente al producto, ellos  crearon unas obras cuyo punto de partida era el proceso –por tanto conceptualizantes-   y cuyo punto de llegada era el producto –un producto a menudo reproducido en serie, además.

Estas reflexiones son las que se generan en torno a la exposición: desvelar la relaciones e influencias de Warhol  a lo largo de muchas generaciones; terminar con la mala fama que Warhol tiene de artista superficial y mediático para los freakies del conceptual que no ven más allá de sus narices y no consiguen vislumbrar la ductilidad del “padre del Pop”. Si muchos sabíamos que ha sido uno de los artistas más influyentes del siglo pasado –y el más influyente de la segunda mitad- esta muestra hace la evidencia evidente y le desvela  como lo que es: un  artista genial y un fabuloso estratega.  Se convierte, así –o un poco al menos-, en una figura en la línea del polifacético artista y hombre de negocios Picasso, al cual trató de Warhol de emular  tras conocer tras su muerte  la producción ingente del malagueño.

WARHOL MET.Sigmar Polke_Plastik-Wannen

Plastik-Wannen (1964), de Sigmar Polke. Incluida en la exposición Regarding Warhol: Sixty Artists, Fifty Years

“Me encantan  los ‘escritores  por número de página’  -los escritores a los cuales se paga dependiendo de cuánto escriban. –comenta con su ironía habitual en La filosofía -  “Creo que la cantidad es la mejor medida para todo (porque siempre haces lo mismo, aunque parezca que haces cosas distintas), así que puse mi empeño en ser un ‘artista por número de páginas’. Cuando Picasso murió leí en una revista  que había hecho cuatro mil obras maestras en su vida y pensé: ‘Caramba, yo puedo hacer eso en un día.’ Así que me puse manos a la obra. Y luego me di cuenta: ‘Caramba, se tarda más de un día en hacer cuatro mil obras.’ Bueno, de la manera en que las hago, con mi técnica, pensé que podía hacer cuatro mil en un día. Y todas serían obras maestras porque todas serían el  mismo cuadro. Así que empecé y llegué a unas quinientas y luego lo dejé. Pero tardé más de un día, creo que tardé un mes. Así que haciendo quinientas al día, tardaría  unos ocho meses en hacer cuatro mil obras maestras –para ser un “pintor por página” y llenar espacios que, de todas formas, no creo que haya que ser llenar. Me desilusionó ver que tardaría todo ese tiempo.”

Con eso no había contado Warhol :Picasso era también productivo e hiperactivo. Curiosamente ahora parecen disputarse el título del “artista más influyente en el pasado siglo”. Después de dar una vuelta por esta expo  del Met igual gana Warhol, no sé.

WARHOL MET.Douglas Gordon_Self-Portrait as Kurt Cobain, as Andy Warhol..
Detalle de Self-Portrait as Kurt Cobain, as Andy Warhol, as Myra Hindley, as Marilyn Monroe, (1996), de Douglas Gordon. Incluida en la exposición Regarding Warhol: Sixty Artists, Fifty Years

Hay 13 Comentarios

Valga la analogía: Wharol es direccinal, Picasso multidireccional. Aquel se aproxima al especialista, Picasso al humanista. El primero re-produce, Picasso crea. Crear es distinto a producir o re-producir. Wharol vincula su actividad a la producción financiera (cantidad y precio de su producción) Picasso no se ocupa de ello.
No cabe decir que Wharol es más influyente para el arte del S XX porque éste sólo aporta en un campo, en una dirección. Picasso en todos los campos, las escuelas y técnicas, en todas las direcciones. Además vive mucho más que Wharol. No estoy de acuerdo ni en el enunciado ni en su forma de hacerlo

No sé si todos los directivos de museos desearían tener un Warhol (1928-1987) o un Picasso (1881-1973) en las paredes de su museo. Sin embargo si preguntáramos al directivo de un banco o a un inversor en arte la respuesta estaría a favor de Picasso. Sobre la cotización de ambos, que para Warhol seguro que era una manera real de medir el valor de cada artista, no hay duda que en ese ranking Picasso le saca muchos puestos a Warhol. Y seguro que este era consciente de su limitación. La propia multiplicación de la obra de arte a partir de su realización en serie, en forma casi industrial hace que seguramente su cotización sea inferior. La obra más limitada en cuanto a número de Picasso aumenta proporcionalmente su valor. Además está el hecho de que no existió un solo Picasso con una sola manera de expresarse, sino que fue un artista en continua evolución e innovación y sin embargo siempre reconocible en su obra. Sobre Warhol, pienso que es un artista también más limitado en ese aspecto. Sobre la herencia y el legado de los dos, yo no tengo muchas dudas: Si bien la mirada del arte pop lo ha impregnado todo, el propio arte pero también la publicidad, la moda…, Picasso creo que el mayor creador de imágenes que ha existido en el siglo XX. Todavía a estas alturas del XXI no aparece nadie que parezca hacerle sombra, aunque cierto es que tampoco a Warhol. A medida que Picasso le vamos sacando de las salas de artistas vanguardistas y va pasando a la sección de artistas clásicos y se va quedando sin herederos, la herencia de Warhol creo que mantiene todavía en su estela a unos epígonos con una estética si no rompedora o innovadora, si viva y con cosas que de decir. En fin, me he perdido. ¿Cuál era la pregunta?

Share this:

yo el gernika lo he tenido hasta en la sopa, en todas las casas de mis familiares, estaba como antaño el sagrado corazón de jesús...

Ni punto de comparación, en mi opinión. Warhol es un 2ª o 3ª división frente a Picasso. Claro que para gustos, colores.

Andy Warhol no es el autor de "Mielda de artista enlatada" pero seguro que el autor de esa obra quiso ser igual de ingenioso que Warhol. Y de paso se quedó con el personal, igual que Warhol. El lema de Warhol, o uno de ellos, probablemente fuera "Anything goes" (es decir, "todo vale"). Pues así nos va, que hay mucha tomadura de pelo y mucho afectado abriendo la boca de asombro por no atreverse a decir que algo le parece una mielda pinchada en un palo. Sé que es con "r" pero hay que esquivar la censura.

El arte de Warhol es vacio como la "sociedad" hedonista,y superficial. ¿Era todo lo que sucedia en esa época? no, era lo que sucedia a su alrededor, además con una clara "miopia" que le impedia ver más lejos.

Campbell vs Guernica ¿nos hemos vuelto locos?

divino warhol y sus clemente and basquiat!!!!!! soy warholiano hasta el scrto!!!!!!! prefiero el genio de warhol al de picasso, las sopas frente al cubismo.

¿Warhol? y eso qué es? un nuevo juego para la Playstation?

Pues decir que Warhol es actualmente más influyente que Picasso, aunque pretende ser un elogio, es más bien lo contrario. ¿Quién quiere ser el representante de este tiempo? Pero bueno, seguro que él estaría encantado.

Madre mia, si Warhol se limitaba a colorear fotos, no sabía dibujar ni mezclar. Como dice el primer comentario, que se pongan en el mismo nivel a ambos, a Picasso y Warhol es todo un sintoma de lo que es el arte hoy. Puro marketing, puro hype.

Ignoro si Warhol es actualmente más influyente que Picasso. De ser cierto, eso podría explicar la lamentable situación actual del arte, convertido en una especie de verbena continua para pijos a la última donde la intensidad, la emoción y la hondura parecen cosas incómodas, del todo ajenas a la fiestecilla (¡vade retro!). Nada demasiado anormal, por otra parte: para ser Warhol no hace falta más que descaro, y quizá (ni siquiera lo tengo claro) un poquito de gracia; para ser Picasso, en cambio, hace falta genio. Y eso no abunda.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sin Título

Sobre el blog

Pero, ¿qué es el arte contemporáneo? Hay tantas respuestas como artistas. Por eso Sin título (Untitled) es un espacio abierto para informarse, debatir y, sobre todo, apreciar el arte de todos los tiempos y lugares, con especial énfasis en el latinoamericano. Un blog colectivo de contenidos originales y comentarios sobre la actualidad.

Sobre los autores

Es un blog colectivo elaborado por periodistas especializados de EL PAÍS y otros colaboradores.

Coleccionarte
Arte 40

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal