El videojuego como una de las Bellas Artes

Por: | 10 de diciembre de 2012

Moma.another world
Imagen del videojuego Another world (1991), del francés Éric Chahi, adquirido por el MoMA

El videojuego acaba de entrar al MoMA, el primer museo de arte moderno del mundo,  y las redes –y hasta la prensa- bulle  con opiniones en contra y a favor. Sin embargo, la cuestión no parecía tan importante, sobre todo porque el MoMA fue –me atrevería a decir- el primer museo del mundo que se decidió que Pollock y Picasso compartieran techo con una silla o un tostador –así que nada tan radical en el asunto de los videojuegos. Pero vayamos por partes: la cosa no es tan sencilla. Es verdad que estos videojuegos, una serie de 14 entre los cuales figura el popular Tetris, han sido adquiridos por el departamento del Arquitectura y Diseño, dirigido por Paola Antonelli, pero también es cierto que en la nota donde se explica la compra –colgada en la pagina Web del Museo y firmada por la responsable- no se elude la cuestión de cómo clasificarlos y en ese punto ha surgido la polémica: “¿Son arte los videojuegos? Claro que lo son, aunque también son diseño y un acercamiento el diseño es lo que hemos elegido para la incursión en este nuevo universo.”


Moma.the sims

Imagen del videojuego The Sims (2000) de Will Wright, adquirido por el MoMA © 2012 Electronic Arts

Ha bastado esa pregunta –o más bien esa respuesta- para poner a muchos en guardia –o en jaque. Bien que los videojuegos entren al MoMA como diseño pero... ¿como arte? La respuesta no es fácil y divide las opiniones en cuyos extremos se hallan quienes creen que hay que tener manga ancha, porque “arte” no es un concepto estático, y los que piensan que puestos a hablar claro la rueda de Duchamp –y el resto de sus objetos encontrados- no deberían tampoco estar en el MoMA, compartiendo techo y casi salas con Picasso, Matisse, Pollock, etc.
Y es aquí donde resurge  la vieja polémica que justifica sin duda la inclusión de Duchamp –que poquísimos ponen ya en tela de juicio, supongo- y que a mí –igual soy una antigua- me hace dudar sobre el valor artístico de los videojuegos, que por otro lado se pueden incorporar a las colecciones del MoMA como diseño. Creo que a la hora de considerar algo “arte” hay que tener en cuenta  ciertos parámetros que, obviamente, hoy en día tienen que ver poco con los viejos valores de “genio”, “originalidad” y, por supuesto, “unicidad”. Hay que tener en cuenta la intencionalidad del autor y tengo la impresión de que a los autores de los videojuegos, más allá de que se trate de una obra comercial -que las de Jeff Koons aspiran a lo mismo y nadie les polemiza su entrada a un museo- no tienen en su horizonte hacer “una obra de arte” cuando se pone a diseñar.  No parece una cuestión menor, porque con estas inclusiones, no en un museo sino en el museo como "arte", acabamos por crear confusión entre el público y entre los propios autores que a veces  desean trabajar no en contra del sistema artístico –en contra del sistema trabajaron Duchamp, los Pop, los Neo-pop-, sino al margen del mismo. Un caso paradigmático respecto a este punto son los comics, en muchos casos un vehículo de subversión que quiere tener su status fuera (o además) del consumo puro y duro de la baja cultura, pero que tal vez no quieren ser englobados en la categoría “arte”, desde muchos puntos de vista restrictiva. Trabajar en contra del sistema del arte o al margen del mismo es una diferencia a tener presente, me parece, a la hora de saber donde se sitúa un trabajo, porque decir que todo es arte es un poco reduccionista. No se puede olvidar  cómo el propio Duchamp, harto de las categorizaciones, abandona pronto el arte por el ajedrez.

Moma.eve online
Imagen del videojuego Eve online (2003), de CCP Games, adquirida por el MoMA

Sea como fuere, la suerte está echada: mal asunto para el videojuego haber entrado el MoMA por la puerta del arte –si es que ha entrado al fin. Como muy bien repetía el desaparecido historiador Juan Antonio Ramírez,  si “arte es aquello que se muestra en los lugares del arte”, los videojuegos acabarán momificados. Museo, mausoleo.... escribía  Adorno en El Museo Válery-Proust.
Así que, imagino, hay que tener cuidado a la hora de categorizar un “producto” que puede ser muy “artístico” y no ser arte.  Aunque es sólo una opinión, una intuición, igual Tetris conlleva la emoción de un Pollock y el guiño de un Duchamp y los autores de los videojuegos se proponen hacer "una obra de arte". Igual soy yo, tan poco aficionada a los videojuegos, la que ve un problema donde no lo hay. O igual es un decir eso de que  "es arte" y el MoMA va a limitar sus videojuegos a la sección de diseño. Ya veremos. Ya veremos entre otras cosas cómo se exponen, si se exponen, porque puede pasar como  con las expos de arte en la red. Siempre me ha parecido absurdo llevar a la sala de un museo lo que está pensado para que uno lo vea en su ordenador -otra forma diferente de socializar. Cosas del sistema.

Hay 6 Comentarios

Los videojuegos, son una forma de expresar nuestras emociones y lo que sentimos.

Es que más que obras de arte, los van a considerar manifestación artística y cultural. Y van a tratarlos por ser novedosos en su momento por el diseño y podremos ver la evolución de diseños. Y aceptado que esto es cultura, yo prefiero esta manifestación cultural que la de los pintores abstractos, por ejemplo. Pero ni una cosa ni otra son arte por mucho que haya millones de personas que asientan como borregos.

Es que más que obras de arte, los van a considerar manifestación artística y cultural. Y van a tratarlos por ser novedosos en su momento por el diseño y podremos ver la evolución de diseños. Y aceptado que esto es cultura, yo prefiero esta manifestación cultural que la de los pintores abstractos, por ejemplo. Pero ni una cosa ni otra son arte por mucho que haya millones de personas que asientan como borregos.

Señora de Diego, aludir a la falta de intencionalidad artística para excluir a los videojuegos como arte es la mayor estupidez que he leído ultimamente, y eso que leo muchas. Por esa misma regla de tres deberíamos sacar de los museos prácticamente todo el arte anterior al siglo XV, pues los "artistas" anteriores tampoco tenían en su horizonte hacer “una obra de arte”. Del mismo modo deberíamos sacar el cine, el diseño, gran parte de la fotografía primitiva y por supuesto las obras de arte de artistas marginales.

Volver al debate sobre qué es o qué no es arte en las alturas que estamos demuestra el poco rigor de los críticos y teóricos del arte rancios y cortos de miras de este País. Autores como Danto o Huberman hace tiempo que han matado al "ARTE", al arte con mayúsculas, ese de Picasso, Rembrandt o Matisse, al arte como disciplina humanística con unos determinados cánones estéticos y que para estos autores comienza en el siglo XV y terminó en los años setenta, momento en el cual podemos hablar de otra cosa, pero no podemos hablar en los mismos términos de Warhol que de Velazquez, evidentemente. Las reglas del juego son otras, ni mejores ni peores, distintas.

El contexto contemporaneo es distinto, y se que para críticos de su generación es difícil adaptarse. Difícil tener que escribir un artículo sobre videojuegos cuando a duras penas ha jugado a ninguno en su vida. La cuestión que tocaría plantearse no es la pertinencia de los videojuegos como obra de Arte en el Moma, sino la propia pertinencia del Moma como elemento legitimador de las producciones estéticas y culturales en nuestro tiempo. El museo ya no tiene sentido en el siglo XXI, al menos planteado como está...y sino me cree a mí, hágale la caso a Juan Antonio Ramirez, ya que le cita tanto: "El arte de nuestro siglo no está en los museos ni en las galerías .. la relevancia mayor está en los actuales ‘medios de masas’ con todas sus enormes posibilidades…“

Es justo y necesario. El arte está vivo y se expande, crece acariciando los sentidos de los expectadores. Inquitándolos o pertubando su estatismo. Toda obra es por definición interacción con el espectador, pero en pocos casos eso es tan evidente como en el mundo de los juegos. O mejor dicho en ese espacio dado a la creación de mundos y reflexiones sobre lo real. Los videojuegos han alcanzado la penultima frontera de las que le quedan por conquistar, ahora pueden ser arte. Veremos si llegan a ser realidad.

►►►¿¿¿HARTO/A DE SIEMPRE RECUPERAR EL PESO PERDIDO DESPUES DE UNA DIETA???? ►La Solución: http://su.pr/1xuU15

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sin Título

Sobre el blog

Pero, ¿qué es el arte contemporáneo? Hay tantas respuestas como artistas. Por eso Sin título (Untitled) es un espacio abierto para informarse, debatir y, sobre todo, apreciar el arte de todos los tiempos y lugares, con especial énfasis en el latinoamericano. Un blog colectivo de contenidos originales y comentarios sobre la actualidad.

Sobre los autores

Es un blog colectivo elaborado por periodistas especializados de EL PAÍS y otros colaboradores.

Coleccionarte
Arte 40

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal