Tras la puerta verde

Por: | 20 de febrero de 2013

The Umbrella Corner 4-7_Dora García_La Puerta Verde






          En 1972, mucho antes de que los artistas comenzaran a abusar de su condición de ubicuos y globe-trotters, el norteamericano Allen Ruppersberg (1944) ideó una instalación para una de las paredes del Pomona College Art Gallery (L.A.) titulada “Where’s Al?” (¿Dónde está Al?), un tableau fotográfico con decenas de imágenes en color y tarjetones escritos a máquina que hacían referencia a él mismo, su estado de ánimo y su posible localización (por entonces el artista vivía entre Nueva York y Los Ángeles) con comentarios de personas que lo habían visto o hablado con él. La obra, que fue adquirida posteriormente por el MoMA, se leyó como una absurda taxonomía de la condición transversal del artista y de la muy usada estrategia de ocultación y desplazamiento, que pasa de la ausencia del autor a su imagen insinuada o velada en un medio dado, de la misma manera que el objeto artístico, en el caso de autores como Daniel Buren o Marcel Broodthaers, pasaba al dispositivo del montaje y a otros “suplementos” que rodean la mercancía de la obra (catálogos, posters), funcionando como actos de resistencia crítica.

     Aquella obra seminal de Ruppersberg le sirve ahora al suizo Moritz Küng de punto de partida para comisariar un ciclo expositivo en la galería ProjecteSD. Desde el pasado mes de octubre, “The Umbrella Corner” encadena siete trabajos que transcurren de forma paralela a la programación de la galería barcelonesa. El título se refiere a un espacio particular situado en la entrada de la sala, un extraño rincón de solo  60 x 60 cm. que hasta ahora había sido ocupado por un paragüero de cristal. En él, Küng ha establecido un proyecto de contenido específico, al invitar a una serie de artistas a reaccionar a las limitaciones de este espacio y a la obra de Rupperberg, en una narrativa coral en torno a la evitación, la desaparición, la exclusión y el recuerdo.

De arriba a abajo, los corner de Oorebeek, Leguillon y Nys

The Umbrella Corner 1-7_Before or after_Willem Oorebeek

The Umbrella Corner 2-7_Pierre Leguillon_Ads

The Umbrella Corner 3-7_Sophie Nys_The timid Soul

 

 

 

 

          Cada una de las piezas adopta un título que es un extracto de los diálogos y frases que forman parte de “Where’s Al?”; la primera intervención corrió a cargo del artista holandés Willen Oorebeek, con una instalación mural titulada “Before and After”; le siguió la performance “Al’s Missing a Good Time”, del francés Pierre Leguillon: la autora belga Sophie Nys firmó la tercera entrega, “Too Bad Al’s Not Here); y desde el pasado 26 de enero, Dora García presenta la pieza “The Green Door”, literalmente una puerta verde de madera que hace referencia a diversas fuentes de la narrativa de ficción, relatos de aventuras (“The Green Door”, 1906, de O. Henry) y de mundos mágicos (The Door in the Wall”, 1911, de H.G. Wells), al cine pornográfico (“Behind The Green Door”, 1972, de los hermanos Mitchell) y a la música (“Green Door”, 1956, de Jim Lowe).

     La puerta, aunque permanentemente cerrada, está abierta a las múltiples interpretaciones y a la imaginación del visitante, que bien podría asociarla a la conspicua “Etant Donnés” (1966) de Marcel Duchamp, donde de nuevo un trozo de madera aparece como único elemento expuesto a la mirada general aunque el “espectáculo” que puede verse a través de él haya sido organizado para articular la presencia del espectador, que nunca acaba de descubrir qué sentido tiene lo que ve a través de la mirilla (una mujer desnuda que yace en un descampado, una cascada de agua, la luz de un quinqué).  De manera menos perversa, Dora García impide que el espectador  descubra lo que hay detrás de la puerta pues entiende, siguiendo a Lacan, que no es posible conocer la realidad: “Lo real es indescriptible, algo que exige activamente la atención del individuo, a menudo de forma agresiva, como el golpe en la puerta que interrumpe el sueño”.

    Proyectos como Umbrella Corner alimentan el flaco cuerpo artístico de la ciudad. Un espacio residual, de menos de un metro cuadrado, puede ser más enriquecedor que toda una galería de arte. El caso de la Joan Prats es paradigmático, una sala de prestigio acumulado que en la actualidad carece de un programa de exposiciones solvente y ambicioso. Las obras del artista mallorquín Ferran García Sevilla (1949), que no exponía en Barcelona desde 2007, son ejemplos de la “teoría de la involución” en  algunos espacios artísticos; pinturas, fotografías, dibujos e instalaciones que abarcan cincuenta años y que se exhiben, sin sentido alguno, alborotados, en la salas de esta galería decana de Rambla de Catalunya. En unos momentos en que la crisis aprieta, el galerista o se arriesga o desaparece. Existen muy buenos directores de galerías y comisarios que trabajan con rigor y autoexigencia. Sería el momento de abrirles puertas.

The Umbrella Corner vacío

 

 

 

 

Dora García. Proyecto The Umbrella Corner (4/7). I Can’ t Relieve Al Didn’ t Come. The Green Door”.  Galería ProjecteSD. Passatge Mercader, 8, baixos 1. Barcelona. Hasta el 1 de marzo.

Ferran García Sevilla. “La Teoría de la evolución. La evolución de la teoría”. Galeria Joan Prats. Rambla de Catalunya, 54. Barcelona. Hasta el 16 e marzo.

Hay 1 Comentarios

►►►El método CALIFORNIANO para PERDER ►30 KG EN 2 MESES◄ explicado en este VIDEO GRATIS: http://su.pr/2we2i5

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sin Título

Sobre el blog

Pero, ¿qué es el arte contemporáneo? Hay tantas respuestas como artistas. Por eso Sin título (Untitled) es un espacio abierto para informarse, debatir y, sobre todo, apreciar el arte de todos los tiempos y lugares, con especial énfasis en el latinoamericano. Un blog colectivo de contenidos originales y comentarios sobre la actualidad.

Sobre los autores

Es un blog colectivo elaborado por periodistas especializados de EL PAÍS y otros colaboradores.

Coleccionarte
Arte 40

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal