Ed Ruscha, arte conceptual inspirado en los libros

Por: | 14 de marzo de 2013

Ed Ruscha.phot Jerry McMillan.Gagosian Gallery NY

Por CAROL VOGEL (New York Times)

El artista Ed Ruscha se encuentra en la Galería Gagosian, en la ciudad de Nueva York, rodeado por los cuadros de libros que ha creado a lo largo de muchas décadas. Hay lienzos que imitan a los viejos tomos encontrados en rastros y tiendas de segunda mano, y cuadros de guardas pintadas con aspecto de mármol. Hay representaciones de libros abiertos de más de tres metros de largo con hojas de papel en blanco, cubiertas de agujeros de polillas y manchas de agua. “Contienen un poco de mal agüero”, dice, quizás refiriéndose a lo que muchos consideran el inevitable final de la palabra impresa.

Ruscha, de 75 años, no lee en un Kindle ni en un iPad. “Ni siquiera uso un ordenador”, asegura sin disculparse. “Todos los días, me doy cuenta de lo rezagado que estoy en el mundo de la tecnología. Tampoco soy un gran lector, pero me encantan los libros como objetos físicos”.

Ruscha, que vive en Los Ángeles, ha creado muchísimos libros, principalmente sobre elementos cotidianos, como piscinas, aparcamientos y palmeras. Y, rechazando la idea elitista del livre d’artiste —obras lujosas y de edición limitada que son colaboraciones entre artistas y editoriales privadas—, ha reinventado el género y lo ha transformado en algo barato, accesible y fácil de producir.

Estos libros se han convertido en una piedra de toque del arte conceptual y han inspirado a una nueva generación de artistas que se convirtieron en adultos con los ordenadores y el Photoshop.

Ed Ruscha.Print as art11

Algunos de sus homenajes son el centro de Libros y compañía, una exposición inaugurada el 5 de marzo en la Galería Gagosian de Madison Avenue. Incluye volúmenes de veteranos como Bruce Nauman y los arquitectos de Filadelfia Denise Scott Brown, Steven Izenour y Robert Venturi, así como de artistas más jóvenes como Dan Colen, Jonathan Monk y Tom Sachs.

Abarca temas como los cacahuetes, las galletas, la basura, los clubes de striptease e incluso las erecciones.  Unos de los libros, del artista sueco Chris Svensson, se llama Various studios and homes inhabited by Ed Ruscha [Distintos estudios y casas habitadas por Ed Ruscha]. “Algunos son muy literales”, explica Bob Monk, uno de los directores de la Galería Gagosian. “Otros son más explorativos, y usan los libros de Ed como plantilla”.

Aunque la idea puede parecer anticuada ahora, hace 50 años Ruscha consideró que crear libros era una manera barata de mostrar su obra al público. Hoy en día, da la impresión de que existe una especie de reacción en contra del universo digital. “La calidad de las imágenes en Internet es deplorable”, opina el británico Monk, que vive en Berlín. “Y hoy en día imprimir se ha vuelto más barato”.

Libros y compañía llega tras la exposición Ed Ruscha, que se celebró en otoño en el espacio de Gagosian de la zona de Chelsea de la ciudad de Nueva York, y que estaba dedicada principalmente a sus cuadros de y sobre libros. Era una versión más pequeña de Ed Ruscha: lectura, una exposición celebrada en el Kunsthaus Bregenz de Austria el año pasado.

El cineasta y artista John Waters contribuyó a la exposición con un libro. “Ed empezó sin duda alguna un género fantástico”, señala. “Véase Every building on the Sunset Strip [Todos los edificios de Sunset Strip]. El Sunset Strip es el famoso” (foto inferior). 

Ed ruscha sunset strip bvd

Para ese libro, de 1966, Ruscha fotografió ambos lados de la famosa calle de Los Ángeles una mañana a primera hora cuando no había nadie; creó el libro como un acordeón, con una página de imágenes que puede desplegarse hasta alcanzar ocho metros. Su precio original era de cerca de cuatro dólares, pero hoy en día el de una buena copia puede llegar hasta los 8.000.

Después de licenciarse, en 1956, se marchó de su casa en Oklahoma City y se dirigió a Los Ángeles. En esa época, asistió al Chouinard Art Institute, que se convirtió en parte del Instituto de las Artes de California. Allí estudió diseño comercial y tipografía. “También trabajé para impresores de libros y aprendí a realizar composiciones tipográficas”, recuerda.

Sachs recuerda que “Ed tenía la combinación adecuada de humor socarrón con una parte picante de creatividad”. Los ordenadores, añade, son buenos “para comprar y para la pornografía”, pero “sigo haciendo libros y esculturas a mano”.

Muchos aficionados al arte también valoran una relación íntima con las páginas. “Internet sigue sin darnos la capacidad de conectar con una obra de arte original, y los libros de artistas lo hacen”, explica William M. Griswold, director de Morgan Library&Museum en Nueva York. “Son reales y duraderos”.    

Hay 1 Comentarios

“Internet sigue sin darnos la capacidad de conectar con una obra de arte original, y los libros de artistas lo hacen”, mmm...
bueno... creo que aquí se puede conectar con obras de arte originales, contemporáneas, de calidad y baratas: http://artscoming.com/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sin Título

Sobre el blog

Pero, ¿qué es el arte contemporáneo? Hay tantas respuestas como artistas. Por eso Sin título (Untitled) es un espacio abierto para informarse, debatir y, sobre todo, apreciar el arte de todos los tiempos y lugares, con especial énfasis en el latinoamericano. Un blog colectivo de contenidos originales y comentarios sobre la actualidad.

Sobre los autores

Es un blog colectivo elaborado por periodistas especializados de EL PAÍS y otros colaboradores.

Coleccionarte
Arte 40

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal