Nadie sale ileso de la infancia

Por: | 10 de junio de 2013

Tu mi placer11

Qué mayor misterio que el del propio pasado. Las cicatrices de aquello que, al parecer, ha quedado perdido en la memoria. Episodios, olores, imágenes fijas. Impresiones.  El trabajo del guatemalteco Luis González Palma, uno de los más destacados fotógrafos latinoamericanos, suele desviar la mirada hacia dentro. Como quien cierra los ojos y contempla rostros. En su obra abundan las imágenes en sepia que adquiren una calidad untuosa y sensible gracias al uso del asfalto o las láminas de oro que usa en el proceso. Junto a su mujer, la artista argentina Graciela de Oliveira, presentan en Madrid el resultado de un proyecto narrativo y fotográfico titulado Tú/mi placer, en Casa de América, dentro del programa de PhotoEspaña. Una indagación simbólica en la relación de pareja y la familia.

Ella se corta el pelo. Una larga cabellera sedosa. Lo hace al cumplir 33 años y con un mes de gestación de su segundo hijo. Como relata Graciela de Oliveira, en ese momento se planteó aparcar su trabajo como artista y dedicarse a las demandas de la maternidad. Darle la espalda a sus proclamas feministas y ceder a la necesidad de redefinir lo íntimo. Pero no dejó el arte. Al contrario, ese corte de pelo marcó el inicio de un proyecto desarrollado junto a su pareja titulado Jerarquías de intimidad. Entre 2002 y 2008 desarrollaron las series Conjugación, El encuentro, El duelo, La anunciación y La separación. Este último episodio requiere un nuevo corte - una “mutilación”- de su melena que, en esta ocasión se convierte en material maleable y sensible, de poderes simbólicos, casi oníricos. Convertida en peluca, se adhiere al rostro del hombre, de la madre, transforma a los hijos o es utilizada para el juego.

Tu mi placer13La exposición Tú /mi placer toma el nombre de otra de las series expuestas. Una que combina fotografías y letras de boleros escritas a la manera de tablas para medir la visión. Alude a cierta violencia soterrada, no explícita. Quizá a aquellas trampas del afecto en busca de la aceptación o el poder sobre el otro. Son como escenarios rotos.

Un muro con dos agujeros a la altura de los ojos invitan al voyeurismo. En el reverso del muro un video cuenta otra historia. A González Palma le interesan los territorios simbólicos del amor, el desamor, el miedo. Como dice en la entrevista del video que ponemos a continuación, “poner imagen a ese desconocimiento que uno tiene de uno mismo”. Un recorrido psicológico que parte de otra de sus afirmaciones: "Nadie sale ileso de la infancia".

Esta exposición tiene que ver con la vida y la familia de los artistas. No tanto en el resultado, que puede disociarse de la anécdota, sino con cierta pulsión por auscultar y exponer el ser emocional que comparten. Una forma de escarbar en el pasado, el que empieza con el hecho de nacer, hasta convertirlo en genealogía.

Todo tiempo pasado es producto de la imaginación.

 

Hay 2 Comentarios

Gracias Fietta una belleza leerte, escribes poético.

Desde el título que comienza viaje de sensibilidad fotográfica, en comprensión de humanidad niña, pasando por la descripción de los lugares

gracias por la nota!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sin Título

Sobre el blog

Pero, ¿qué es el arte contemporáneo? Hay tantas respuestas como artistas. Por eso Sin título (Untitled) es un espacio abierto para informarse, debatir y, sobre todo, apreciar el arte de todos los tiempos y lugares, con especial énfasis en el latinoamericano. Un blog colectivo de contenidos originales y comentarios sobre la actualidad.

Sobre los autores

Es un blog colectivo elaborado por periodistas especializados de EL PAÍS y otros colaboradores.

Coleccionarte
Arte 40