La mala imagen del PNV alavés

Por: Juan Mari Gastaca | 02 abr 2012

500Gerenabarrena-Agirre
El PNV sangra por la herida de la división interna en Álava. Y se nota demasiado. Una elección de burukides que debe sentenciar un tribunal no augura estabilidad porque, de entrada, divide el pleito entre vencedores y vencidos. Por este dilema transitan las primeras horas, nada estables, de la nueva ejecutiva de Xabier Agirre, posiblemente el único político que ha dispuesto en apenas una semana de dos equipos de dirigentes distintos.

Esta ostensible exhibición de fuerza en el seno del PNV alavés ensombrece la imagen del partido, precisamente en un territorio donde la pérdida de músculo electoral obliga a una recomposición que, ahora mismo, se antoja una quimera teniendo en la mano la fotografía final de la renovación de sus cargos. Es evidente que las dos manidas sensibilidades asociadas a este partido han aflorado con especial crudeza en esta territorial jetzale.

Con la apuesta por Agirre, el EBB, y con él un significado porcentaje de afiliados alaveses, no ocultó sus preferencias por propiciar la salida de Iñaki Gerenabarrena. Les unía la necesidad de un cambio en la acción política, de un alineamiento con las tesis oficiales y de la obligada catarsis que hiciera olvidar los supuestos casos de corrupción. La llegada del cambio, vaya. En el empeño aglutinaron las fuerzas suficientes, a tal punto que les valió para infringir la primera derrota a los soberanistas en la elección de representantes alaveses en la dirección del PNV. Fue un aviso, pero el sector de Gerenabarena no se arrugó y recogió el guante.

La pelea de la renovación en el PNV alavés ha sido desagradable, según recoge el parte de guerra de los dos bandos en conflicto. Quizá no podía ser de otra manera a la vista de los antecedentes: Gerenabarrena no quería irse y el EBB lo deseaba: alguien tenía que perder la batalla. Sin embargo, es posible que todos hayan dejado demasiados pelos en la gatera. Los derrotados porque siguen sin aceptar las decisiones de sus propios órganos internos, en un gesto que cuestiona su convicción democrática; los ganadores, porque les acompaña el incómodo fantasma de quienes no les reconocen su triunfo.

Con el horizonte, cada vez más cercano, de las elecciones autonómicas, bien haría el PNV alavés, por su propio interés, en recomponer su figura. Tras su pérdida de poder institucional, amenazado electoralmente por Bildu dentro y fuera de Vitoria, con los próximos ecos judiciales de los procesos abiertos a varios de sus exburukides, vencedores y derrotados deberían asumir cuanto antes que el electorado castiga sobremanera las disensiones. Una fuga de votos en este territorio podría desnivelar  entre abertzales y nacionalistas una balanza que parece muy compensanda entre las previsiones de Gipuzkoa y Bizkaia.

Hay 5 Comentarios

Gatasca: ¿te pagan por lo que escribes?... Así va El País...

El PNV tendrá sus problemas en Álava… pues claro! Y la "mala imagen" será la que desde este periódico os empeñéis en darle. Pero vaya, más que sirimiri el autor lo que parece mostrar son los efectos de una tromba de agua fecal. Por cierto, haga el favor de no maltratar el idioma y de paso apréndase el verbo "infligir", que Vd. confunde con "infringir".

Muy atinado el comentario. El futuro del PNV en Álava es negro.

Comienzala campaña electoral del PSE. Y claro, dentro de sus primeros actos electorales está, como siempre, la columna semana de Gastaca.
Bueno Juan Marí, vas a tener que trabajar mucho esta precampaña para ayudar al partido politico que te paga, es decir , el PSE, para que no se derrumbe electoralmente.
Ya se que es muy duro, que os vais a hundir, que el Pachi es muy zoquete, y claro, te mandan a ti haacer artículos para defender lo indefendible. Pero bueno, hay que comer caliente.....
Que pena ser periodista bajo nómina d eun partido politico.
Yo siempre he opinado que lo más interesante de la politica no son lasluchas internas del PNV o del PP o d ela izquierda abertzale, sino las del PSOE cuando pierden el poder, porque en el PSOE hay verdaderos navajazos....es que el que pierde se queda sin curro (dado los grandes estudios y curriculums de los socialistas). Asi que cuando el PSE pierde, mejor dicho, se hunda en la autonómicas un consejo Gastaca.....acierta obedeciendo a aqeul lider del PSE que venza tras la derrota....digo para que no vayas al paro.

¿Y a ti qué te importa, Gastaca?. Tú nunca votarás PNV. No te preocupes por el PNV, preocupate por el PSE y por tí . Y sobre todo por el españolismo en el Pais Vasco: ¿Que va a ser de vosotros, españoles en tierra extraña?

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

Archivo

mayo 2015

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal