La importancia de ser tercero en Euskadi

Por: Juan Mari Gastaca | 06 jul 2012

URKULLU
Existe en Euskadi un convencimiento generalizado, en base a la acumulación de sensaciones y de datos demoscópicos, que considera al PNV ganador de las elecciones, seguido a poca distancia por Euskal Herria Bildu (EHB). Un desenlace que, sin embargo, deja las emociones fuertes para el día siguiente de las urnas. En un escenario político como el vasco, donde a partir de la llegada de la paz se ha instalado el concepto de la geometría variable, la ecuación a resolver es cómo se llega a la mayoría absoluta; o, en su defecto, cómo queda garantizada la gobernabilidad.

En base, por tanto, a esta necesidad imperiosa de acuñar pactos, o al menos de aunar voluntades, que se deduce de la reciente entrega del Euskobarometro, resulta paradójico que ser tercera fuerza adquiera en Euskadi una nuclear importancia en los próximos comicios. Quien lo consiga -y todas las papeletas son para el PSE- dispondrá de una siempre cómoda posición de referencia para quien pretenda alcanzar el Gobierno. Así las cosas, queda abierta una curiosa pugna entre los dos partidos que hace tres años consiguieron que un socialista fuera lehendakari por primera vez en la historia democrática vasca.

¿Pactarían PNV y PSE? Las pésimas relaciones entre ambos partidos y el efecto refractario que impide las relaciones entre Iñigo Urkullu y Patxi López abortan ahora mismo tal hipótesis. Pero es muy posible que ambos partidos se vean obligados a hacer de la necesidad, virtud. Los nacionalistas porque corren serio riesgo de que la aportación del PP le resulte insuficiente para alcanzar los 38 parlamentarios que aseguran la mayoría absoluta; los socialistas, porque su salida de la Administración vasca agravaría la nula representación institucional a la que se ha visto relegada el el último año y podría soliviantar la vida interna del partido.

¿Y EH Bildu? La izquierda abertzale consolida con creces su alternativa al poder del PNV en base a las estimaciones del sondeo y del mantenimiento constatable en la calle de la ola electoral en la que se instalaron tras alejarse de la violencia. ¿Suficiente, sin embargo, para aspirar al Gobierno? Las heridas del terrorismo están tan recientes en el País Vasco que se antoja una quimera en las próximas elecciones. Los socialistas no están preparados para semejante digestión, aunque el Parlamento vasco tendrá una mayoría de izquierdas. Sin embargo, el ansia nacionalista por recuperar el poder que históricamente han considerado propio lo desbarataría de un plumazo.

¿Y una mayoría PNV-EH Bildu? El alma independentista y en amplios sectores de la afiliación nacionalista se verían reconfortados, precisamente ahora que ETA ya no les divide. Pero el PNV nunca olvida que la izquierda abertzale ha hecho de la derrota jeltzale buena parte de su razón de ser. Así que, de momento, cada uno por su lado. Por eso, todos mirarán al tercero.

Hay 8 Comentarios

Joder , Gastaca, es evidente tu cercanía y la de éste medio (que fue mi periodico hasta hace tres años) con el PSOE pero es un poco patetico pretender dar importancia a la medalla de bronce cuando se intuye que el oro y la plata serán para otros.

Muy español , por cierto, eso de destacar la medalla de bronce de un deportista español y ni mencionar la medalla de oro de otro deportista que, cosas de la vida, es frances o ruso, o neozelandes.

Todo parece indicar que habrá mayoria abertzale en el proximo parlamento. Si es así , el fracaso de LOPEZ será histórico, pero ya le buscaremos un retiro dorado en Madrid...¿No es verdad, Gastaca?

Es curioso que nadie se percate que el proyecto de Bildu se acerca más a los postulados fascista puros, al estilo del nacionalismo socialista revolucionario estilo JONS que a la izquierda clásica internacionalista. Así que ustedes sigan creyendo que son de "izquierda", son más totalitarios que la madre ETA que los parió, aunque ahora disfrazados de ovejita.

Si se cumpliesen las previsiones de las encuestas (las dos publicadas hasta ahora marcaban tendencia patxilopecista). el hecho más claro es que el PSE de Patxi López perdería unos diez escaños, pasando a ser tercera y hasta cuarta fuerza en algún territorio. El batacazo, como en las municipales, será más que sonado. ¿Qué hará Patxi?. ¿Se iría a su casa?. ¿Aceptaría ser el "vicelehendakari"?. Al PNV le interesan dos cosas: que las elecciones se celebren "cuando toquen". Para entonces, Patxi ya habrá tenido -obligado o no- que aplicar más recortes (todavía), y además, Bildu seguirá metiendo la pata. Y puestos a hablar de intereses: le interesa mucho que el PSE desaparezca del centro político vasco durante mucho tiempo. Se lo han buscado.

Yo veo las cosas mucho más claras. la diferencia entre el primer partido (presumiblemente el PNV) y el cuarto (seguramente el PP) es de poco menos de 10 puntos (esto significa una cuadrupla de partidos con fuerzas más o menos equilibradas). El PNV ganará las elecciones (suele tener en solitario una fuerza electoral de 390.000 fieles); la nueva Bildu-Batasuna podría llegar a los 310.000 votos, sumando los 240.000 de su mejor resultado en 1998, con los de EA (Alternatiba me parece un grupúsculo testimonial). El mejor resultado del PSE fue en 2009 de 318.000 votos; pero debido a la crisis de los dos grandes partidos mayoritarios en toda España, obtendrá un gran resultado si consigue mantener 270.000 votantes. El PP tiene un suelo electoral muy fiel de 140.000 votos, aunque es la gran incógnita, si subirá a sus mejores resultados por encima de los 200.000 votos o si pagará los platos rotos de la nefasta mayoría absoluta de Rajoy. Creo que la gran duda está en un posible repunte de Izquierda Unida (y no me refiero a la defenestrada EB de Madrazo), que con la actual crisis de los grandes partidos y olvidada la deriva pseudonacionalista del tándem Madrazo-Matute, podría rozar sus mejores registros con entre 80.000 o 100.000 votos: es la gran incógnita que determinará si es posible el pacto más probable: PNV-PP. UPyD seguramente no repetirá representación electoral. Está claro que el PNV no quiere pactar con Bildu, a quien prefiere como primera fuerza de oposición y así vender un nuevo plan soberanista como la alternativa moderada al independentismo abierto de Bildu; ninguneando de paso a los dos grandes partidos españoles en la CAPV. No hay que ser un genio para darse cuenta de que al PNV le resulta más cómodo repetir la estrategia de 1996-98 acercándose a un PP electoralmente débil en Euskadi, para luego volver a llevar el debate donde les interesa; que no es ni la crisis ni la izquierda-derecha; sino el ellos, los españoles, y el nosotros, los vascos.

Yo veo las cosas mucho más claras. la diferencia entre el primer partido (presumiblemente el PNV) y el cuarto (seguramente el PP) es de poco menos de 10 puntos (esto significa una cuadrupla de partidos con fuerzas más o menos equilibradas). El PNV ganará las elecciones (suele tener en solitario una fuerza electoral de 390.000 fieles); la nueva Bildu-Batasuna podría llegar a los 310.000 votos, sumando los 240.000 de su mejor resultado en 1998, con los de EA (Alternatiba me parece un grupúsculo testimonial). El mejor resultado del PSE fue en 2009 de 318.000 votos; pero debido a la crisis de los dos grandes partidos mayoritarios en toda España, obtendrá un gran resultado si consigue mantener 270.000 votantes. El PP tiene un suelo electoral muy fiel de 140.000 votos, aunque es la gran incógnita, si subirá a sus mejores resultados por encima de los 200.000 votos o si pagará los platos rotos de la nefasta mayoría absoluta de Rajoy. Creo que la gran duda está en un posible repunte de Izquierda Unida (y no me refiero a la defenestrada EB de Madrazo), que con la actual crisis de los grandes partidos y olvidada la deriva pseudonacionalista del tándem Madrazo-Matute, podría rozar sus mejores registros con entre 80.000 o 100.000 votos: es la gran incógnita que determinará si es posible el pacto más probable: PNV-PP. UPyD seguramente no repetirá representación electoral. Está claro que el PNV no quiere pactar con Bildu, a quien prefiere como primera fuerza de oposición y así vender un nuevo plan soberanista como la alternativa moderada al independentismo abierto de Bildu; ninguneando de paso a los dos grandes partidos españoles en la CAPV. No hay que ser un genio para darse cuenta de que al PNV le resulta más cómodo repetir la estrategia de 1996-98 acercándose a un PP electoralmente débil en Euskadi, para luego volver a llevar el debate donde les interesa; que no es ni la crisis ni la izquierda-derecha; sino el ellos, los españoles, y el nosotros, los vascos.

Creo que a Euskadi le ha hecho muy bien el tener un gobierno socialista.
QUE SIGA, A POR LA REELECCIÓN

Yo la verdad es que no veo diferencia entre nacionalistas y consttucionalistas. Todos me parecen nacionalistas. Es lo que me dicta el sentido común. Porque ¿ quien es más nacionalista, el que quiere ser lo que cree que es, o el que le dice que debe ser otra cosa ?

Serà interesante ver si el dìa siguiente se los resultados se leen en clave derecha- izquierda o en clave nacionalista España Euskadi, o en una mezcla de las dos.Ademas veremos como se resuelven la concurrencias paralelas la nacionalista,quièn es mas nacionalista o quien màs constitucionalista y cual va ser el impacto de la caida del PP por el desgaste y la cadena de explicaciones pendientes Bankia,Bancaja CAM,Caixa Galicia,Gurtel, las cuentas de Navarra .. interesante como el posicionamiento electoral previo condiciona el despues y el dia siguiente desde ya con gobiernos en paralelo a la sombra de unos, con un escenario lleno de ikurriñas y con la sokatira de rocorta y no me dejo . En fin " the same old scene "

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal