El gesto de EH Bildu que enfada al PNV

Por: Juan Mari Gastaca | 02 sep 2012

WEN MINTEGI
En el descarado mano a mano electoral entre PNV y EH Bildu, no es baladí, más bien decididamente intencionado, que la candidata abertzale a lehendakari, Laura Mintegi, elija la balconada del hotel Carlton de Bilbao para fotografiarse junto a su futuro gobierno. Un gesto aderezado con la suficiente premeditación para garantizarse una inmediata proyección mediática en el País Vasco que, sin duda, contraría a su principal enemigo. Y, además, una imagen suficiente para compartir, como mínimo, el foco en el día de la proclamación de Patxi López como candidato de los socialistas a los comicios autonómicos del 21-O. Como si se tratara de una afrenta, el PNV no ha dudado en criticar con la inusitada rapidez que le aportan las redes sociales esta "intromisión" de su rival más incómodo.

En este céntrico hotel de cinco estrellas de la capital vizcaína, el primer Gobierno vasco del lehendakari José Antonio Agirre (PNV) mantuvo la sede ocho meses hasta su caída en octubre de 1937, en plena Guerra Civil española. Es, desde luego, algo más que un símbolo para la historia política de Euskadi y una seña de acuñado patriotismo para el entorno nacionalista. Consciente de ello, EH Bildu, sagaz en el regate corto, le acaba de añadir un ingrediente para agitar el pulso con el PNV al proclamar Mintegi con absoluta rotundidad que su voluntad como gobernante asa por recuperar el proyecto que Agirre abanderaba en defensa de la libertad del pueblo vasco.

Bien sabe la izquierda abertzale la renatabilidad de los gestos en política. En realidad, a ellos se viene acostumbrando posiblemente como una consecuencia asociada a su prolongada ilegalización. Pero con la foto de su gobierno vasco en la balconada del Carlton, precisamente el mismo lugar que les sirvió para presentar en sociedad a su candidata, EH Bildu envía un doble mensaje de largo alcance, que tiene sin duda al PNV como primer destinatario. De entrada, actualiza sin lenguajes estridentes su histórica apuesta identitaria por "la libertad del pueblo vasco" como principal exigencia democrática y, de paso, incita a su enemigo directo a que no sea infiel al legado de su emblemático primer lehendakari.

Se trata de la misma izquierda soberanista que, en una muestra más de su holgada capacidad operativa, apenas unas horas antes había sido capaz de liderar otra vez en las calles de San Sebastián una exigencia en favor de los derechos humanos de los presos de ETA, alargando así una constante reivindicación sustentada en el interminable caso Uribetxebarria y que le viene aportando una impagable rentabilidad política. Una vez en Bilbao, el turno para atender a la otra orilla que convive en el mismo granero electoral, la ocasión del gesto amable, la foto distendida de ese gobierno responsable que ahuyente los miedos de quienes todavía hoy siguen sin tener claro si son galgos o podencos.

Hay 4 Comentarios

He pasado unos días en España, Gastaca. Y he comprado EL PAIS.

Vuelvo a Euskadi y leo un reportaje sobre el voto de los exiliados que firma el descerebrado de BARBERIA.Es indigno de un periodico serio que un idiota tenga a su disposición varias páginas para soltar el cúmulo de insustancialidades que ese supuesto periodista ha escrito. Yo discrepo de casi todo lo que escribis pero lo del BARBERIA es más propio de un habitual del frenopático que de una persona normal.

No volveré a comprar tu periodico hasta que vuelva a España. Gastaca, dile a BARBERIA que tú no subvencionas el onanismo antinacionalista. Piensa en el futuro, Gastaca. Tienes que seguir comiendo todos los días.

Están todos los partidos vascos p'atrás. ¡La EHBildu va a arrasar!

La NUEVA forma de PERDER PESO ¡¡LA DIETA DE LAS ESTRELLAS!! http://sn.im/24o439v

Si algún día tenemos un gobierno de quienes han sido cooperadores necesarios (algunos de los dirigentes de la sedicente izquierda patriota más cerca de haber sido quienes apuntaron las pistolas y planearon secuestros y robos a mansalva), ya no tendremos perdón "como pueblo vasco", porque no habremos dispuesto de inteligencia política suficiente, ni verguenza ética, y ahí mismo habrá concluido nuestra existencia como pueblo de relativa importancia dentro de una cultura civilizada. ¿Apunta a esto Laura Mintegui en el balcón, la fanática ilustrada de turno con su cara tan lavada?. Sí, sin una sola duda, y no por nacionalista, sino por el camino por el ha llegado.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal