El PNV prefiere esperar

Por: Juan Mari Gastaca | 12 sep 2013

29-5-13 lr URKULLU PLAN RENOVE 1
El PNV, con Iñigo Urkullu como lehendakari, no secundará la cruzada soberanista de Cataluña. Lo tiene decidido desde el día en que comenzó a recoger los vidrios rotos de la apuesta independentista de Juan José Ibarretxe. A partir de entonces, ha decidido arroparse con la bandera de la prudencia y del pragmatismo. Vaya, que no le importan que pasen otros por delante.

La Diada, sin ir más lejos, puede servir de fotografía para retratar el ritmo que el PNV idea para su apuesta de país. Hace un año, cuando estalló abruptamente el clamor catalanista, la dirección jeltzale envió una representación de segundo orden. Ahora, cuando se podía elegir entre los actos oficiales y unir las manos a la cadena humana, el PNV se ha quedado en el primer paso aunque elevando el peso político de su embajada. La izquierda abertzale, sin embargo, prefirió la segunda opción para remarcar su perfil soberanista.

El PNV ve lo que se avecina en Cataluña, pero entiende que no es el momento para que Euskadi repita la jugada. Ni siquiera es cuestión de mirar hacia otro lado. Urkullu, sin abdicar de su aspiración como pueblo vasco, siempre ha tenido muy clara la estrategia, incluído el manejo de los tiempos. De hecho, bastaría el elocuente ejemplo de su reciente acuerdo con el PSE-EE y el decidido intento por ensancharlo al PP en favor de la reactivación económica para proyectar la auténtica hoja de ruta del Gobierno vasco. El lehendakari entiende que la prioridad absoluta es salir de la crisis. Aquí, no hay debate sobre financiación y, además, nadie espera que Mariano Rajoy se tropiece absurdamente torpedeando la negociación del Cupo.

Por todo ello, y bajo la aspiración de que Euskadi se asemeje a Cataluña, a EH Bildu, auténticamente comprometido con este causa, solo le queda incitar al PNV para que rescate su alma abertzale y aparque su conformismo autonomista. Lo hará utilizando, una y otra vez sin desmayo durante la legislatura, el escenario político y mediático del Parlamento. Es ahí donde recordará que la suma de estas dos sensibilidades vascas alcanzan una abrumadora mayoría (48 de 75 escaños) que les permite dar un paso hacia adelante. Pero Urkullu no les tenderá la mano tan fácilmente.

De momento, todos los indicios juegan en contra de una conjunción de intereses. Después de haberse comprometido en un pacto de hondo calado político, el PSE-EE no le permitirá al PNV veleidades soberanistas bajo el pretexto de dar marcha atras a su acuerdo. En paralelo, EH Bildu no acaba de comprometerse con el suelo ético mínimamente exigible a un partido democrático para caminar juntos hacia la paz. Ante semajante perspectiva, es fácil entender que el PNV prefiera esperar. Que jueguen primero Escocia y Cataluña.

Hay 1 Comentarios

Es verdad que Urkullu está dando una lección de cordura y buen gobierno en Euskadi con ayuda ahora del PSOE, cordura rara en estos tiempos y menos en el nacionalismo vasco. Sin embargo, parte de ello se debe a que Mas le está haciendo el trabajo y se han puesto en cola para ver qué pasa. Yo creo que volverán a la carga. Ya lo verán.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal