Euskadi es diferente

Por: Juan Mari Gastaca | 16 sep 2013

Pacto16s
PNV y PSE-EE han hecho de sus necesidades, virtud. Urgidos los nacionalistas por aportar al Gobierno Urkullu la estabilidad parlamentaria de la que ha carecido durante los diez primeros meses de su mandato y huérfanos los socialistas de una capacidad de influencia diluida tras su salida del poder y del revés electoral, ambos han orillado sus antagonismos -viscerales druante el mandato del lehendakari López- para engendrar un ambicioso plan de reactivación económica, pero, sobre todo, para recuperar la sensación casi perdida de que es posible el acuerdo entre diferentes.

No es baladí, más allá de la coincidencia en el tiempo, que la fotografía de un pacto entre un partido nacionalista y otro constitucionalista en el País Vasco se cruce en el fragor de la reivindicación catalanista por su derecho a decidir. Es realmente significativo que en un territorio donde hasta hace muy poco la noria política giraba en torno al final ansiado de ETA y a las apuestas soberanistas, ahora la prioridad no es la consulta sino la apuesta por paliar los efectos de la crisis, que sigue azuzando mucho más de lo que se temió cuando se hizo visible.

Pero son realidades bien distintas. Aquel Concierto Económico que Jordi Pujol rechazó en su día porque entendía que la recaudación de impuestos era una medida impopular, lo hace posible. Euskadi podrá impulsar su reactivación a tres años vista (6.700 millones) sobre el resorte de una reforma fiscal que determinará sin pedir permiso a nadie más allá de sus Juntas Generales, los parlamentos forales de cada territorio. Cataluña, en cambio, ve destrozarse mes a mes su estado de bienestar, agujereado por un déficit desequilibrante al que le aboca una injusta financiación y una anterior gestión posiblemente delirante. Y en la desazón coge aire la exigencia soberanista ante el quietismo del Gobierno central, amparado en la legalidad.

Ahora bien, dos comunidades históricas donde el nacionalismo es mayoritario en la calle y en el Parlamento y cuyos gobiernos apenas destellan diferencias ideológicas han proyectado prioridades bien distintas. Bastaría una lectura aproximada del pacto PNV-PSE para entender que las referencias a un nuevo marco jurídico son harina de otro costal y que ahora, no toca. Iñigo Urkullu tiene tan interiorizado el desgarro que supuso la aventura soberanista de Juan José Ibarretxe que nunca transitará en solitario por esa senda. Y a EH Bildu le duele porque se queda sola en el intento cuando aún una mayoría de la sociedad vasca le reclama que ponga en orden sus valores éticos sobre la reciente época del terror.

Por todo ello, por el fondo que estratégicamente trasluce el pacto PNV-PSE y por las formas que se antojan inusuales en plena desafección política, no sería de extrañar que Mariano Rajoy tuviera la tentación silenciosa de recurrir al ejemplo vasco para sacudirse la presión de la via catalana. Pero desde la mayoría absoluta, tan distinta a la precariedad de Iñigo Urkullu, no lo hará, quizá pensando que no necesita entenderse con el de enfrente.

Pero sería un error que este acuerdo se interpretara como una renuncia del PNV a su alma vasca.La aspiración nacionalista sigue ahí, latente, pero no es el momento de encarar la pelea. Hasta el ritmo es diferente en Euskadi.

 

Hay 6 Comentarios

Sí, enhorabuena en cualquier caso. Pero, díganme: ¿ es lógico en el XXI que además de un Gobierno con sus respectivos departamentos para todo Euskadi y su parlamento correspondiente y numerosas empresas y organismos públicos, luego haya en cada provincia su propia Asamblea de Juntas Generales y asimismo sus plantillas y extensiones públicas...? La simplificación de las cosas y sus costes tiene que ser muy grande, mucho. Saludos

ANDALUCÍA TAMBIÉN "IS DIFFERENT"
.
…Mientras en Madrid el PSOE acusa al Gobierno central de ser complice de las corruptelas del señor Bárcenas, en Andalucía es precisamente la Junta –gobernada por PSOE e IU– quien sigue siendo sospechosa de los presuntos delitos de “malversación de caudales públicos, falsedad documental y apropiación indebida”. Y no sólo por el caso fraudulento de los ERE. También por haber actuado en connivencia con el sindicato UGT-A en el caso de las facturas falsas y el uso “indebido” de fondos públicos.
.
…De hecho un juez de Sevilla, (el magistrado D. Juan Jesús García Vélez) ha decidido investigar esas presuntas “facturas falsas” del famoso sindicato, ante las numerosas denuncias de Manos Limpias. UPyD también cree que UGT ha utilizado para “usos propios” varias subvenciones concedidas por la Junta de Andalucía en estos últimos años. Y quiere personarse como acusación particular contra ambas. Algo raro debe de haber en todo esto, pues la Junta de Andalucía ha renunciado a personarse en la causa judicial abierta contra UGT. Mientras que ésta, por boca de su secretario general, Francisco Fernández, se ha negado este lunes a opinar sobre la mariscada que en 2009 dicho sindicato se zampó con dinero público.
.
…Pero los casos se acumulan. Y no solamente clama al cielo aquella mariscada, que el sindicato de Pastrana cargó a una subvención destinada a sufragar los gastos de la negociación colectiva, sino también otros casos aún más sangrantes. Como, por ejemplo, la cena y la fiesta en la Feria de Abril de 2010, costeadas con un dinero (más de 12mil€) destinado a gastos de manutención y alojamiento de sindicalistas implicados en negociaciones con el Gobierno. Y no a la parranda. O el falseo de facturas para pagar las pancartas y publicidad de la huelga general del 29 sept de 2010. En este caso con fondos destinados a la formación de los parados.
.
…O la factura que también se trampeó, por valor de 21.600 euros, y que UGT endosó a la Junta como “Reuniones de los órganos de participación”, cuando en realidad se trataba de convidar a comer a 1.600 mujeres por el Día de la Mujer Trabajadora. O el almuerzo de 1.300 euracos que disfrutaron los señores sindicalistas con el secretario general de UGT, Cándido Méndez. Todo a base de buenos vinos y mariscos. O el pago de sobresueldos a la Ejecutiva sindical consignados como Dietas. Y lo peor: la contratación eventual de menores, para diversos servicios, sin seguridad social y con pagos en B.
.
…Todo esto se hizo con el presunto consentimiento de la Junta de Andalucía o con su dejadez a la hora de controlar el uso de los fondos públicos. Vamos, de vergüenza.

Cataluña debería haber seguido el ejemplo de Euskadi y ahora no estaría así, pero quiso poner la mano y su herencia histórica la condena: http://xurl.es/cui1v

Señor Casas Viejas, que muchos de los asesinados, de los heridos y de los exiliados son vascos también.

El delirante "Casas Viejas" sigue con su "gen cobarde". Es obvio que hace tiempo que ha dejado de tomarse el tratamiento correspondiente. Y eso, en un caso siquiátrico tan grave como el suyo, es serio. Que alguien le vigile, por favor.

Hasta el ritmo es diferente en las vascongadas. Efectivamente así es. La Fundación "Guru-Gú" lo tiene publicado para quien quiera comprobarlo. Antropólogos y sociólogos de máximo prestigio hace tiempo que certificaron que en el 78% de los vascongados hay un gen cobarde. No se explica de otra manera esos casi mil asesinados por la espalda y miles de heridos y exiliados y asqueados de esa "masa de carne" sin bautizar. La duda está en ese ex obispo, un tal Setien, hoy un pobre sacristán a la intemperie. Al parecer tiene media docena de esos asquerosos genes. Y en ese plan. Ninguno.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

Archivo

mayo 2015

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal