La 'vía vasca', más lenta

Por: Juan Mari Gastaca | 18 dic 2013

Urkullu19
El lehendakari, Iñigo Urkullu
, ha visto eclipasado el primer aniversario de su investidura. Ha bastado que Artur Mas diera a conocer sus preguntas encadenadas sobre el referéndum independentista para que Euskadi se olvidara fácilmente de que hace un año el nacionalismo recuperó el poder que en la anterior legislatura osaron arrebatárselo socialistas y populares.

En un ambiente de reconocido sosiego, a la espera de que ETA entregue sus armas y la izquierda abertzale centre su apuesta definitiva, el Gobierno vasco transita sin apenas erosiones de primer grado. Bastó siquiera un revolcón a Urkullu por medio de la insólita retirada de su primer presupuesto para que el PNV comprendiera que el País Vasco asiste a otros tiempos donde ya es imposible caminar sin ayuda. Aprendida la lección tras la verano, los nacionalistas se han asegurado de la mano del PSE-EE la tranquilidad posiblemente hasta el final del actual mandato en la confianza, además, de que la situación económica solo puede ir a mejor.

A esa calma aparente va a contribuir también la intencionada mesura que Urkullu impondrá, al menos de entrada, al debate parlamentario en ponencia sobre su proyecto de estatus político. En Euskadi, la vía vasca, más allá de los puntuales juegos de artificio, va a transcurrir con lentitud, sin prisa alguna, muy alejada, desde luego, de la convulsión que agita la Cataluña política y de la que se resiente inquieto el resto de España. Tampoco los socialistas vascos, a quien siempre necesitará para aprobar las cuentas, le permitirán demasiadas veleidades.

Aunque el PP no ceje en su empeño de advertir en la propuesta de autogobierno del PNV una apuesta última por la soberania, hasta EH Bildu sabe que, desgraciadamente para ellos, no es así. Urkullu tiene grabado a fuego la desazón que le produjo comprobar el desgarro social y político posterior al fallido plan Ibarretxe. Es su referencia inequívoca para marcar un camino muy diferente, mucho más proclive al consenso entre diferentes que él mismo sabe imposible, sin precipitaciones, aunque sin olvidarse de su aspiración como nacionalista.

La izquierda abertzale, ilusionada con el ritmo que ERC viene marcando, sabe que el PNV no tiene urgencias en la apuesta efectiva por el derecho a decidir y por eso le incitará al pulso permanente lanzando el aguijón que cuestione su auténtica alma patriota. Pero Urkullu, que lo sabe, resistirá desde una posición institucional respetuosa, y con él Andoni Ortuzar, presidente del partido, compartiendo ambos sin fisuras la estrategia a seguir. Ahora bien, se equivocaría Mariano Rajoy si entiende esta posición del PNV como una dejación de sus aspiraciones de mayor autogobierno. Pero dispone de tiempo para adecuar su estrategia. Escocia y Cataluña van por delante y eso Urkullu siempre lo ha tenido muy en cuenta.

Hay 3 Comentarios

En resumen Casas Viejas: Eres gilipollas. Si tu puedes insultar, yo también.

El aniversario de Urkullu, el reconocido sosiego, la entrega de armas, la vía vasca, Bildu, el desgarro fallido del plan Ibarretxe, Otegui como el Mandela vascongado, Setien como monaguillo a la intemperie, el diputado de origen venezolano, un tal, Anasagasti, el merluzo de Elgibar, el nazi de Arzalluz, el que recogía nueces, etc. Para la Fundación "Guru-Gú" no dejan de ser pamplinas, ganas de joder la marrana y de meter la picha en e arroz. Lo verdaderamente importante es la confirmación de esa sospecha que había desde Estrabón. A saber, el informe de un prestigioso equipo de antropólogos y sociólogos -próximo a publicarse- donde queda demostrado que el 78% de los vascongados tienen un gen cobarde. El monaguillo citado anteriormente, el ex obispo Setien, al parecer tiene docena y media de esos puñeteros genes. Vamos a ver, hasta las ranas del nacimiento del rio Cuervo (Cuenca) saben que el "pez" vive mientras tenga agua en la "pecera". Los cerca de 1.000 asesinados por la espalda y los miles de heridos ha sido posible porque había "agua". El agua podrida de ese 78%. Seamos realistas, de no ser esta una tierra de conejos otro gallo le hubiera cantado a esos "peces", a ese pestosa "agua". Por eso cuando lo de la riada se celebro con tanta alegría en toda la península y parte del extranjero. En el Escorial hasta con champán. Esa sociedad podrida se lo ha ganado a pulso. Escoria. Psicológicamente podrida. desquiciados entre ellos. Que lo purguen. Tierra de conejos. Estado fallido. Y en ese plan. Ninguno.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal