Arantza Quiroga mete en un lío al PP

Por: Juan Mari Gastaca | 11 feb 2014

18-12-13- ARANTZA QUIROGA PP VASCO  2   FERNANDO DOMINGO-ALDAMA
Al PP se le atragantan sus congresos autonómicos en Andalucía y en Euskadi. Fundamentalmente, en ambos casos, por cuestiones de personalismos, de compañeros de viaje encontrados, de sensibilidades y cuotas diferentes. En el País Vasco, a su vez, se le une el ingrediente de la indefinición de su actual presidenta, Arantza Quiroga, suficiente para haber metido en un lío a un partido electoralmente a la baja y que busca con dificultades cuál debe ser su sitio en un escenario político sin ETA.

Tres semanas después de convocar precipitadamente el congreso para su ratificación como presidenta, Quiroga aún sigue sin desvelar cuál será su cuaderno de mando. Este silencio solo ha servido para sembrar de dudas la ideoneidad de su actual secretario general, Iñaki Oyarzábal, a quien ha desgastado aunque finalmente vaya a seguir en el cargo. El número dos dispone del contundenteo apoyo de Alfonso Alonso, consultor de cabecera de Mariano Rajoy sobre Euskadi. Sin quererlo, ha alentado una innecesaria tensión interna nada recomendable, desde luego, para garantizarse un masivo respaldo en su reelección, esa foto que siempre proyecta un mensaje dentro y fuera del partido.

En su día, Quiroga entendió con acierto que la coincidente irrupción de Vox y los gritos desafiantes de algunas víctimas necesitaban de una respuesta contundente, de un mensaje reforzada desde Génova, de un proyecto de futuro ideado por una sólida dirección del PP vasco, avalada por el voto de sus afiliados. Y por eso convocó un congreso.

Curtida y con voz de mando en la vida interna del partido en Euskadi, Quiroga se ha apresurado a exigir manos libres para encarar su nueva etapa de presidenta. Al hacerlo ha querido mandar, sobre todo, un mensaje explícito a Alfonso Alonso, que sigue disponiendo desde Madrid de una reconocida capacidad de influencia en el PP vasco, favorecida por el cordón umbilical que mantiene con Iñaki Oyarzábal. Precisamente para acabar con la sombra alargada de Alonso, Quiroga sería feliz si pudiera prescindir de Oyarzábal. Pero, ahora mismo, no se siente con fuerzas suficientes para asestar tan decisivo golpe de gracia y no se atreve a decir en público lo que musita en privado.

¿Hay motivos para prescindir de Oyarzábal? Política y estratégicamente, ninguno. Solo sería entendible por una cuestión de un legítimo control absoluto del poder. El actual secretario general dispone de predicamento entre las víctimas, gestiona el partido dentro del nuevo tiempo que bendijo Antonio Basagoiti, y tiene el respaldo de un territorio, Álava, que aporta al PP vasco su únic poder institucional y también el dique de contención ante UPyD y, ahora, Vox.

Pero Quiroga tiene todo su derecho a disponer de un equipo de su confianza. Ahora bien, debería haberse asegurado el plácet de la renovación antes de convocar el congreso. No ha sabido medir bien los tiempos ni acompasarlos con sus deseos. Por todo ello, la suerte del congreso se antoja viciado de origen. Oyarzábal, si es reelegido, tendrá que sacudirse de las dudas que le ha generado innecesariamente su presidenta con el silencio prolongado de sus planes; si Nerea Llanos, por la cuopta que corresponde a la mayoritaria afiliación de Bizkaia, se converte en la mano derecha de la presidenta, Quiroga puede ser elegida con un crítico número de votos. Este deselance poco recomendable dinamitaría la ambición territorial en el PP en vísperas de las elecciones europeas y, sobre todo, a un año, de las municipales y forales. Y, por supuesto, María San Gil, Maite Pagazaurtundúa y Santiago Abascal sonreirían al final de la misma calle.

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal