Navarra sí que importa

Por: Juan Mari Gastaca | 26 feb 2014

Barcina26
Navarra
, que no el proceso de paz, es un aténtico tema de Estado para Mariano Rajoy. Convencido de que ETA no volverá a pegar un tiro, ajeno al carrusel de visitadores internacionales a Euskadi y expectante tan solo ante la deriva de un desarme que acaba de empezar a trompicones, el presidente ha dejado expreso recado de que solo se ocupa de lo que le preocupa. Y la posibilidad electoral de que el centroderecha pierda el poder en la comunidad foral en favor del nacionalismo vasco sencillamente le aterra.

Navarra es un polvorín político desde hace demasiado tiempo por la interminable sucesión de escándalos -la Caja y las injerencias en la Hacienda, principalmente- que golpean la médula de su esencia. Pero en el Congreso, en cambio, se habló de otro libro. Bastó la sutil complicidad entre Rajoy y el eco de la voz de Yolanda Barcina durante la intervención del turno de UPN para comprender que en Madrid se empieza a jugar una batalla muy diferente a la planteada en Pamplona.

Apenas unas horas después de que la presidenta navarra librara sin tropiezos, a la defensiva, y accionando selectivamente el ventilador contra el PSN durante más de seis horas su tensa comparecencia ante la comisión de investigación del caso Hacienda, en el Congreso se temió por Bildu y la amenaza abertzale. A Uxue Barkos (Geroa Bai) le desesperó por extravagante e injusto, pero debería irse acostumbrando junto al resto de la actual oposición.

A Barcina nunca le gustó que Miguel Sanz se procurara una suerte electoral al margen del PP. Rajoy siempre lo ha tenido en cuenta. Por eso ahora, más allá de su coincidencia ideológica plena, cuando ahora se siente acosada por las denuncias contra su mano derecha en el Gobierno foral, Lourdes Goicoechea, ahí ha encontrado la rápida comprensión del presidente. Barcina, con toda intención, publicitó rauda tan significativo gesto. ¿Hubo algo más que unas palabras de aliento?

Con la permanente herida abierta en Cataluña más allá de pronunciamientos rocosos del Congreso y  el lehendakari Urkullu cada día más molesto por la displicencia de Moncloa hacia el proceso de paz, Rajoy nunca podría permitirse el triunfo nacionalista en Navarra. Y es a partir de la perentoria búsqueda de soluciones alternativas para contener esa bola de nieve que se desliza desde hace meses sin parar cuando el presidente invocará al PSOE en nombre del Estado. ¿Cuál será la respuesta?

Los socialistas, en clara línea descendente en Navarra, saben que se juegan su futuro para algo más que la próxima legislatura. Envalentonados sí para esgrimir una moción de censura contra Barcina, siguen sin ganarse, en cambio, la confianza sobre su última palabra. Son víctimas, sin duda, de su pasado cuando José Blanco impidió en 2007 un gobierno nacionalista y, por si fuera poco, Rubalcaba siente el mismo pánico que Rajoy por imaginarse a Bildu en el poder, justo al lado del País Vasco. Ahora bien, ¿y si la suma de UPN-PP y PSN ni siquiera fuera suficiente?

Ante semejante panorama, ¿todavía sorprende que Navarra oscurezca el proceso de paz?

Hay 6 Comentarios

Creo que es hora de que Barcina de cuentas de las gestiones tan nefastas realizadas y sobre todo el tema de la ruina de Caja Navarra, hay un libro que se titula "El Banquete" expolio y desapariciòn de la Caja de Ahorros, que te hace ver la clase de polìticos que tenemos y luego dicen defender a Navarra.

Por si acaso, los de UPN y PP, herederos ideológicos de los "cuneteros" del 36 (remember Sartaguda, "el pueblo de las viudas"), ya están buscando algún lugar con pintada de "Gora ETA" para iniciar la campaña. Y si no la encuentran, ya se encargarán de que aparezca. Espero que esta vez la sociedad navarra les de la espalda. Por corruptos, mentirosos y ladrones.

Tengo una botella de cava navarro, que lo hay, enfriando para la noche del 25 de mayo. Y si no hay adelanto electoral, no pasa nada. La abriré el año que viene.

Efectivamente, España se la juega con Navarra. Sin Navarra lo vascongados no quieren nada. Ahí está la clave, mejor dicho, ahí está el granero. Las vascongadas sin Navarra es leche y picón. Mejor, leche y algo de hierro, "herrambre"/nueces podridas. Pero España también se la juega con el jaguar de a cegata Ana Mato, con el 27 aniversario de la célebre y muy puñetera "sentecia" del ilustre jerezano Pedro Pacheco, con el Cante por Peteneras o como irse de rositas de los 1.700 imputados, con el indulto al cabezón de Jaume Matas, y por lo que dice el alienígena de Montoro o la chochona de Fátima Bañez. Para que Navarra no se pierda la única solución es seguir las recomendaciones de Luis Solana, a saber, poner a un guardia civil al frente de algunas instituciones. Hasta las ranas del nacimiento del rio Cuervo saben que la "pedrada" de Pedraz está hoy confirmada por anteprólogos de prestigio. Pedraz, aquel juez que dijo que la casta/clase política esta podrida. Tan podrida como las instituciones. Y para complicar el asunto el mamón del portavoz del PNV va y dice que cuando se deja caer por Madrid es para pegarle un sablazo económico al Estado. Al Estado fallido, claro está. Y el cínico lo dice por TV. Y eso pone a los catalanes de los nervios. Por eso a la mierda con el concierto económico vascongado. Y en ese plan. Ninguno.

sirimiri.................pero, joeeee

Pues ajo y agua para el PP y el PSOE. En Euskadi gobernó el PSE con el apoyo del PP, o juntos que no me acuerdo bien. Y hubo un gobierno PNV-PSE, con Rosa Díez , socialista entonces, qué risa, de consejera o como se llame allí, antes de darse cuenta de que las autonomías son pecado mortal. Lo siento Sr. Gastaca pero no perdono a quienes ni siquiera nos permiten a los catalanes, de forma pacífica, que se nos consulte, como mínimo, olvidándose de aquello tan bonito "ETA no, vascos sí". He metido una cuña publicitaria porque usted se refería a Navarra, ya lo sé, pero el PP y el PSOE están en medio. Y "la permanente herida abierta de Cataluña", uff, qué trágico, le aseguro que no la curarán esos dos partidos por años que pasen.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal