Urkullu espera a Felipe VI

Por: Juan Mari Gastaca | 19 jun 2014

Urkullu19j
Los asesores de Iñigo Urkullu han puesto especial énfasis en precisar que el lehendakari aplaudió -siquiera brevemente, aunque no lo captaron las cámaras de televisión- el discurso de Felipe VI. A Artur Mas, en cambio, tampoco le vieron tributar siquiera un mínimo reconocimiento al mensaje del nuevo Rey, pero en su caso no le ha dado importancia a que se lo afeen; vaya, quiere que se sepa que no le entusiasmó en absoluto aunque, a diferencia del presidente vasco, se quedó al desfile militar.

Fiel a su estilo, Urkullu quiere acompañarse de las formas institucionales para validar su primera valoración crítica hacia Felipe VI. Es evidente que no le agradó tanta referencia expresa a la unidad de España ni la ausencia de una alusión al modelo de Estado y de ahí que apenas moviera las manos. ¿Acaso esperaba algo más ambicioso de lo que se escuchó? No obstante, como acierta al reconocerlo, el lehendakari admite que todavía es pronto para que el Rey dé un paso adelante y advierta al Gobierno de la conveniencia de una mayor comprensión hacia el latido de algunas autonomías de reconocido acento nacionalista.

No sería descartable que la agenda a corto plazo del nuevo Rey incluyera sendas visitas a Cataluña y País Vasco -cuyas realidades tan bien conoce- y que supondrían un gesto de indudable calado político por el mensaje que entrañaría. Ahí es donde visualizaría el presidente vasco esa petición que ha dicho trasladó a Felipe VI para empezar a hablar de la exigencia de una nueva relación bilateral.

Mientras, el PNV aprovechará la espera para ir calentando la caldera de la exigencia nacionalista, volcada a conformar el ambiente propicio que dé consistencia a su reivindicación. Es ahí donde Aitor Esteban en el Congreso dispondrá de un escenario propicio y, según los primeros pasos, todo hace presagiar que lo exprimirá para así marcar territorio.

Para entonces, EH Bildu habrá vuelto a exhibir sus diferencias con el PNV sobre la voluntad de entendimiento con la Corona. Ya lo está haciendo, en verdad, desde el mismo día de la proclamación de Felipe VI al intensificar las protestas y adornándose como bien sabe de gestos marketinianos como esa ikurriña depositada sobre el escaño de Urkullu cuando en el Parlamento vasco se hablaba de pesca. A partir de ahora, la coalición soberanista dispone en el debate Monarquía-República de un argumento más que recurrente y que bien sabe cala con honda facilidad en su semillero.

Que Felipe VI acepte cuanto antes la invitación de Iñigo Urkullu.

 

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal