Bilbao Basket, ese engorro

Por: Juan Mari Gastaca | 29 jul 2014

Basket
Bizkaia asiste perpleja a una paradoja. Sus instituciones han acometido una fuerte apuesta económica para garantizarse la sede del Mundial de baloncesto 2014 y, en cambio, temen que la falta de viabilidad económica del Bilbao Basket empañe su sueño. Una fatal casualidad que, de momento, ha inundado de inquietud a la Diputación, sobre todo, y al Ayuntamiento de la capital que denotan cómo la indignación de los aficionados empieza a tomar la calle exigiendoles rápidas soluciones. Les consideran responsables, aunque con grados muy diferentes.

El futuro del baloncesto profesional en Bizkaia puede convertirse en un mal sueño para el PNV. En el horizonte de las elecciones municipales, la exclusión del Bilbao Basket de la Liga Endesa y la soledad de un pabellón construido especialmente para acoger la euforia desmedida entonces por el éxito arrollador de este club no son ejemplos que dignifican.

Pero la crisis ha obligado a las instituciones a rechazar las ayudas al deporte de élite. Por lo tanto, es imposible buscar como hasta ahora en la Diputación, principalmente, y el Ayuntamiento la panacea de una deplorable planificación económica, soportada y alentada por una estructura faraónica que siempre fue aplaudida mirando hacia otro lado al eco de los éxitos en la cancha.

Solo Ibon Areso ha abrazado la autocrítica, precisamente desde una de las instituciones que con más claridad advirtió desde siempre de los riesgos que encaraba el proyecto megalómano en su concepción y en su desarrollo. Si ya Iñaki Azkuna jamás compartió la filosofía del Bilbao Basket, su sucesor -que admite su amargura por tan engorrosa situación- se ha lamentado de no se aplicaran en su momento las medidas correctores.

No estaría mal, incluso sería democráticamente exigible, que cuantos han alentado el modelo Bilbao Basket durante tantos años comparecieran en la plaza pública para explicarse. Todos aquellos que compartieron las fotografías del éxito no deberían arrugarse ahora que el club se aproxima al borde del precipicio. Quienes contribuyeron a incorporar sponsor de dudosa reputación y de compromiso con el baloncesto tampoco se deberían echar a un lado. Ni, por supuesto, los inspiradores de un club alejado de la realidad económica de la sociedad que le amparaba.

Un paso en falso del Bilbao Basket traerá repercusiones deportivas y políticas. Bien es verdad que todavía hay tiempo para apurar una solución de emergencia, pero nunca deberá olvidarse que la manzana está podrida. No obstante, sería imperdonable que salpicara negativamente al Mundial, convertido, sin duda, en una oportunidad económica y de proyección internacional que debería exprimirse con pragmatismo.

 

 

 

 

 

Hay 1 Comentarios

El baloncesto salvo la nba debería ser semiamateur .

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal