El PNV y los presos de ETA

Por: Juan Mari Gastaca | 09 jul 2014

Arzuaga
El inmovilismo estratégico del Gobierno Rajoy, de un lado, y de los presos de ETA, enfrente, ha derivado en los últimos días en un sorprendente enfrentamiento dialéctivo entre la izquierda abertzale y el PNV secundado por el Gobierno al que sustenta. Y se produce en medio de un clima político en Euskadi que se va enrareciendo progresivamente en torno al Parlamento vasco entre comisiones de investigación y denuncias de irregularidades que incomodan sobremanera la gestión de Iñigo Urkullu.

No deja de resultar paradójico que peneuvistas y radicales encaren sus mutuas descalificaciones sobre un escenario sin las pistolas de ETA cuando, en realidad, ambos partidos se ven relegados a una condición de espectadores activos de la ausencia intencionada de decisiones por parte de Madrid sobre la política penitenciaria. PNV y Sortu se han enzarzado en una pelea que cobra intensidad cada día que pasa en contra, por tanto, de la lógica que hacía prever la denuncia compartida sobre lenguajes diferentes del quietismo de Rajoy, siempre vigilado por las asociaciones de víctimas.

Es probable que los dos partidos que conforman la abrumadora mayoría nacionalista se sientan enrabietados por el fracaso de sus respectivas tácticas en cuestión de paz. El PNV se revuelve contra el imperturbable desplante que exhibe Rajoy a las invitaciones incansables del lehendakari de encauzar un diálogo, siempre necesario. Todavía está latente, por ejemplo, el silencio brindado a Urkullu en respuesta a su conferencia en El Escorial sobre su plan de Paz y Convivencia. A su vez, la coalición abertzale se siente incapaz de imponer su criterio entre los presos de ETA, reos de su propia organización, para que acepten una salida individualizada que suponga un reconocimiento del daño causado.

Sin avance alguno en sus respectivos planteamientos, PNV y EH Bildu se han decidido a enviarse reproches alimentando, de paso, la parquedad de Rajoy. Y así que pasen los años, reviviendo perniciosamente confrontaciones que retrotraen a aquellos años donde se seguía debatiendo por la política de reinserción mientras se hacía imposible pensar en el final del terrorismo.

Por si faltaran ingredientes que distorsionen la serenidad, PP y PNV han ensombrecido sus relaciones en medio de los interminables litigios por las competencias del País Vasco que siempre acaban en el Tribunal Constitucional. Pero en el fondo subyace un nulo entendimiento entre la nueva dirección de los populares vascos y los nacionalistas que afecta a la conexión entre Ajuria Enea y Moncloa, muy diferente a la época de Antonio Basagoiti. Es aquí donde el Gobierno Urkullu sale perdiendo porque se está viendo cortocircuitado. A Rajoy le da resultado cruzarse de brazos. De momento, por el viento a favor.

Hay 5 Comentarios

De acuerdo contigo Jose, pero el problema del PP es que tiene que sacar mayoría absoluta porque si no, no va a gobernar. No ha logrado más aliados que los dos diputados de UPN y Foro Asturias

El gobierno de Rajoy es inmovilista y eso le quita votos, pero es que cada vez que se mueven pierden muchos más votos aún, sea el asunto que sea y cualquiera que sea el sentido de la movida que nos cuente el ministro de turno, sentido que es siempre muy escorado hacia la derecha. A Rajoy le interesa moverse lo más mínimo y está por ver que pierda las próximas elecciones generales. ¿Qué no se mueve con la política penitenciaria? O lo que sea. Eso le conserva muchos más electores de los que perdería si se mueve lo más mínimo.

pero.. es que no entiendo nada, ¿qué viento sopla a favor de Rajoy, que hace poco más de un mes ha perdido 2,5 millones de votos en unas elecciones? ¿Los "brotes verdes" en economía que nadie más que su gente percibe?

Por otro lado, y lo sabes tú muy bien, Gastaca, el inmovilismo del gobierno español en todo lo relacionado con la paz y normalización post ETA, incluida la política penitenciaria, TIENE FECHA DE CADUCIDAD: las próximas elecciones generales que, con casi absoluta seguridad, supondrán el fin de la mayoría absoluta del PP y, quién sabe, un cambio de gobierno en Madrid. Dependiende de la evolución del PSOE, y quién sea su candidato (atención a las primarias de este próximo domingo) no descartaría un gobierno de izquierdas apoyado por IU y Podemos, además de PNV, EH Bildu y otros grupos, que, estoy seguro, DESATASCARÍA la situación en un tiempo récord (a pesar de las previsibles manifestaciones de la ultraderecha, apoyada por el PP, y la AVT en Madrid, que sin duda se producirán, y serán multitudinarias)

Lo de está gente del PNV es absurdo. Cómo van a ir Sortu y EH Bildu en contra de los presos si el mismo presidente de Sortu está preso, si la hija de uno de los actuales dirigentes de EH Bildu está presa, si cualificados militantes de Sortu y EH Blldu han estado o están presos... Ya son ganas de malmeter

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal