Toña mete la duda en EH Bildu

Por: Juan Mari Gastaca | 12 feb 2015

Consejeron
Ángel Toña
, que seguirá siendo consejero de Empleo y Políticas Sociales, y EiTB, cuya directora general continuará en el cargo, han aflorado una realidad en el denominado entorno abertzale que cobra peso político y sindical. EH Bildu y LAB, sus respectivas referencias, responden sobre parámetros propios, diferentes, rompiendo desde la propia obviedad del enunciado un axioma -posiblemente acuñado fuera de Euskadi- por el que siempre ha cundido la tentación de proyectar una fotografia de su supuesta unidad de acción.

Ha bastado que se incendiera la polémica sobre la supuesta incompatibilidad ética de Toña para que la izquierda abertzale primara los fundamentos del rédito político sobre el análisis social. La coalición soberanista se echó en brazos del clamor de toda la oposición en favor de un cese inmediato del recién nombrado consejero, a quien, no obstante, es difícil de encontrar un reproche profesional en el mercado laboral más allá de una sentencia de índole mercantil. Pero EH Bildu ni siquiera debio llamar a LAB. Y si lo hizo para interesarse, despreció finalmente su opinión.

El sindicato abertzale, además del resto de representantes sociales, sabe en el País Vasco que Toña ha antepuesto la defensa de los trabajadores al pago a la Seguridad Social. ¿EH Bildu está en contra de esta decisión? ¿Cómo se lo explicará desde la óptica de políticas de izquierda a los afectados en el concurso mercantil?

Quizá ha sido suficiente apaciguar el instinto primitivo para que en la izquierda soberanista cundiera con rapidez la necesaria reflexión. "Algo debe pasar aquí si todos los sindicatos sin excepción apoyan a Toña". Bajo este principio es fácil de comprender que Unai Urruzuno, portavoz reconocido y contundente de EH Bildu, recibiera con un cálido abrazo a Toña en los pasillos del Parlamento en pleno fragor de la baralla, y más allá de que ambos son naturales de Ondárroa. Y, claro, que su grupo se lo piense con más calma acaba bajando el dedo pulgar contra el nuevo consejero.

Eso sí, Toña nunca se perdonará el error de haber ocultado al lehendakari su condena. A veces la talla profesional y personal, reconocido en este caso desde la objetividad de los sectores directamente concernidos, no encuentra explicación comprensible para entender semejantes deslices en un asunto de indudable trascendencia política e institucional.

En EiTB, la situación resulta más complicada para EH Bildu. Cuando la dirección del ente vasco ideó una OPE como figura legal para una adecuación de la plantilla, los consejeros de la coalición y de LAB coincidieron en el apoyo. Veían una oportunidad para euskaldunizar las emisoras públicas y, sin duda, los aspirantes no serían especialmente críticos con la realidad vasca. Pero resultó un espejismo.

Aquellas urgencias de plantilla acabaron convertidas en un ERE. Y entonces EH Bildu puso pie en pared. Entendió que no había sido informada del alcance de la operación y se desdijo del inicial apoyo. Se opuso en contra hasta el extremo de reclamar junto a PSE, PP y UPyD la dimisión de Maite Iturbe. Sus consejeros no lo entendieron porque no lo comparten. LAB, tampoco. A tal punto llega la disconformidad del sindicato con la coalición que no está dispuesto a secundar movilización alguna.

Vaya, que  EH Bildu y LAB tienen, a veces, vidas paralelas

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal