Navarra, en el ojo de Euskadi

Por: Juan Mari Gastaca | 08 mar 2015

Bildu10s



EH Bildu parece tener más claro la ambiciosa necesidad de tomar el poder en Navarra que adecuar los pasos de su proyecto independentista. Bastaría con repasar los discursos de Adolfo Araiz, su candidato en la Comunidad Foral, y de Hasier Arraz, presidente de Sortu, en la cita multitudinaria del BEC para llegar rápidamente a tan obvia conclusión, propia del calendario y del pragmatismo.

Además, Navarra ofrece desde hace varios meses el caldo de cultivo suficiente para avivar las expectativas de que es posible un giro copernicano en el sesgo político de su gobierno a partir de las pròximas elecciones autonómicas. La concatenación de vivas polémicas sobre las supuestas irregularidades en la CAN, la inestabilidad manifiesta del Parlamento, el ridículo socialista con la non nata comisión de investigación han servido para comprender que el hartazgo social ha prendido y que partidos de nuevo cuño como Podemos podrían recoger gran parte de la indignación callejera.

Pero ha tenido que llegar las denuncias contra Osasuna por amaño de partidos para que la inestabilidad del denominado régimen navarro toque fondo ante el descrédito popular. Más aún, en la gravedad de esta torticera implicación del club navarro -que ha adquirido rápidamente una proyección estatal- asoman fatídicamente los fantasmas de una aviesa interconexión Gobierno-CAN, trabada como siempre sobre intereses económicos y políticos que no parece tener fin.

En este contexto tan enrevesado, Euskadi pone su ojo en Navarra. Entiende que el cambio político jamás imaginado en las urnas durante la macabra existencia de ETA ni permitido desde Madrid como supuesta razón de Estado toma cuerpo mientras se multiplican los escándalos. Y si el desalojo de la derecha foralista tomara cuerpo, el escenario de relación entre las dos comunidades vecinas ya no sería el mismo.

Ahora bien, en paralelo, siguen sin resolverse muchas incógnitas. Es muy posible que Podemos, que irrumpe con fuerza, no disponga en Pamplona del grado de autonomía suficiente para empujar al bloque nacionalista y de izquierdas hacia el poder. Tampoco es fácil saber si el PSOE habrá aprendido para entonces la lección de que su convulsa convivencia con UPN le está diezmando su respaldo electoral. Incluso, nada puede asegurarse ahora mismo sobre el grado de entendimiento entre nacionalistas después de años de enfrentamientos y desencuentros sonoros más allá de compartir el objetivo de que procede acabar con el actual sistema.

Pero desde Euskadi, la coalición soberanista ya ha señalado con nitidez y urgencia la conscución del objetivo navarro, consciente de que así acelerará su vía vasca, ahora mismo simplemente esbozada como un lógico antelo político que se le presupone. Navarra se hace presente más que nunca en la vida política vasca.

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal