Tecnolomía

Sobre el blog

Actualidad y tendencias sobre tecnología e Internet desde el punto de vista del negocio, quién gana y quién pierde y por qué nos debe importar. Porque la economía, más que nunca, está hecha de bits.

Sobre el autor

Manuel Ángel Méndez

. Periodista y economista, especializado en tecnología y negocios. Colaborador de EL PAÍS desde el 2006. Ex analista de Forrester Research en Londres y premio Accenture de periodismo tecnológico 2009.

Eskup

TWITTER

Manuel Ángel Méndez

Archivo

marzo 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

¿Apple global? El 86% de sus tiendas están en países anglosajones

Por: | 05 de julio de 2012

Tienda de Apple en China

Hay algunos datos sobre las tiendas de Apple que son realmente desconcertantes:

- ¿Cómo es posible que Apple solo haya abierto 8 tiendas propias en Alemania, la primera economía europea, una en Holanda o ninguna en varios de los países más ricos del continente como Finlandia, Noruega, Suecia o Austria?

- ¿Cómo se explica que no haya abierto ni una sola tienda en Latinoamérica, o en India, Rusia o Corea del Sur, mercados con un potencial gigantesco?

- ¿Cómo es posible que hoy, en 2012, el 86% de las tiendas propias de Apple aún estén en países anglosajones?

Ayer la agencia Reuters se hacía eco de este tema pero centrado en China. Ron Johnson, el gurú que Steve Jobs contrató para montar la red de establecimientos propios y que dejó el puesto el año pasado para irse a la cadena JC Penney, aseguró en 2010 que Apple tendría 25 tiendas funcionando en China a finales de este año. Hoy solo hay cinco, una por cada 270 millones de habitantes (excluyendo Hong Kong) frente a una por cada 1,3 millones de habitantes en EE.UU (249 en total, ver gráfico). ¿Suficiente para un mercado virgen como el chino? En absoluto.

Gráfico

Algunos de los motivos de esta lenta expansión en China están claros: litigios, piratería, corrupción… comprensible. Pero, ¿qué hay del resto de Asia, Europa, Latinoamérica…? El 65% de las tiendas de Apple están en EE.UU. Vale, son tremendamente rentables, pero a día de hoy, todavía hoy, son del todo menos globales.

Comparemos con Zara, por ejemplo. Vender ropa no tiene nada que ver con vender tecnología y las estrategias de ambas compañías son radicalmente diferentes (Zara no tiene distribuidores y Apple sí, unos 50 Apple Premium Resellers en España). Sin embargo, a efectos de la internacionalización, resulta bastante esclarecedor.

Zara está en 82 países (1.833 tiendas), frente a 13 países de Apple. Solo el 25% de las tiendas de Zara están en España, su mercado original, frente al 65% de Apple en EE.UU. Por supuesto España es un mercado diminuto, la Europa de los 27 supone el 63% de sus tiendas, pero no olvidemos que son 27 países completamente diferentes, no uno solo como EE.UU. Empleados de Apple en ChinaEn otras palabras: Zara cuenta con una red de tiendas realmente internacional, Apple no.

La cuestión es: ¿necesita Apple muchas más tiendas propias en muchos más países fuera de EE.UU.? Difícil saberlo, pero todo parece que van más lentos de lo que les gustaría. Sus tiendas suponen el 13% de sus ingresos totales, que no está nada mal y son un canal fundamental para captar nuevos clientes de Mac y iPad y fidelizarlos.

¿Sería la cuota de mercado de Mac más alta si hubieran acelerado su expansión? Probablemente sí. ¿Podrían más tiendas evitar la caída de cuota del iPad cuando se produzca la avalancha de tablets Android (Nexus 7) e híbridos Surface de Microsoft y compañía? Quizás sí. ¿Son Brasil, China, Rusia, India o Europa fundamentales para el futuro de Apple? Sí, sin duda.

Solo Apple conoce los números y puede aclarar la lentitud (o no) de su internacionalización y los motivos. Pero háganme un favor: la próxima vez que oigan a Tim Cook y compañía decir que sus tiendas son un maravilloso y sonriente fenómeno global, acuérdense de este post.

Fotos: news.cn

España, en el puesto 29 mundial en innovación

Por: | 03 de julio de 2012

Colaboración universidad-empresa

En fútbol seremos los mejores, pero en innovación seguimos sin pintar demasiado ahí fuera. Así de cruda es la realidad que dibuja el Global Innovation Index, elaborado por la escuela de negocios Insead y publicado esta mañana.

Lo de medir la innovación es un poco como definir a qué huelen las nubes. Complicado. Aún así, entre las decenas de informes que se publican cada poco sobre el tema, el de Insead es quizás el más exhaustivo y completo. Mide un total de 84 variables en 141 países, desde la estabilidad política y la inversión en I+D a la infraestructura tecnológica o el número de patentes. Y detrás está un peso pesado como Soumitra Dutta. Merece la pena echarle un vistazo a los resultados.

Para España no son muy positivos. Estar en el puesto 29 de 141 no suena mal (sube tres puestos respecto a 2011, aunque el año pasado se midieron 125 países, no 141). Lo malo es que, salvo por Italia y Portugal, vamos muy por detrás del resto de países con un nivel de riqueza similar (puesto nº 19 en Europa). Suiza, Suecia, Singapur, Finlandia y Reino Unido están en el Top 5, EE.UU. ocupa el décimo lugar (ver tabla). Tabla_top 15

¿Por qué seguimos tan atrás? Básicamente, dice Insead, porque somos relativamente buenos creando las condiciones necesarias para que surja la innovación pero a la hora de producir resultados, de crear negocios innovadores, de patentar y exportar, pinchamos miserablemente. Ellos le ponen una etiqueta mucho más fina, nos llaman “innovadores ineficientes”.

¿Qué significa? Pues que somos muy buenos, por ejemplo, en abundancia y calidad del capital humano, en número de investigadores en relación a la población total o en el uso de la tecnología en la administración pública. Sin embargo, vamos a la cola mundial en facilidades para crear una empresa, en I+D financiado por empresas o en patentes atribuidas a inventores extranjeros (nos cuesta atraer talento de fuera), además del escaso gasto en I+D, claro.

Por ilustrar una de las deficiencias: echen un vistazo al porcentaje de empresas, grandes y pymes, que financian proyectos de innovación en universidades y entidades públicas por país (el gráfico de arriba). España no aparece ni en el mapa.

Al final, si tenemos en cuenta los ingredientes internos necesarios para innovar, ocupamos el puesto 26, pero si analizamos qué hacemos con ellos, qué innovaciones creamos, nos caemos al 87. En global, nos quedamos en un raquítico 29, es decir, una foto más bien preocupante. Ahora ya podemos volver al fútbol. O no.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal