Niños (columna en Pantallas del 24 de diciembre de 2011)

Por: | 18 de enero de 2012

Walt Disney
Gente sabia y tolerante me aconsejó desde que era pequeño cosas tan negociables como no juzgar a las personas por su pareja (qué desasosiego admitir que el corazón tiene razones que el cerebro no comprende) ni reclamarle a los creadores que posean la estética y la ética que desprende su obra. Pero siempre me ha intrigado la personalidad de los que dedican su sensibilidad y su talento a algo tan encomiable como adivinar los apetitos artísticos de la infancia, hacerles soñar, divertirles. Imagino que entre los factores terrenales que les anima a introducirse en el ánimo de las criaturas y traducir sus deseos mediante cuentos y películas tal vez les anime ligeramente la posibilidad de inmenso negocio que crean las apetencias de los niños. O tal vez lo hagan por gusto. O por ambas cosas. En cualquier caso, hay que valer para ello.

Y valía mucho un tipo que, según cuentan, era un notabilísimo hijoputa. El muy venerado tío Walt, conocido mundialmente como Disney, un ser despótico con la gente que trabajaba para él, revienta huelgas salvaje, incansable rastreador de izquierdistas, una perla, en suma. De los maravillosos hermanos Grimm y de Perrault tengo pocos datos, pero recuerdo algunos de sus cuentos con excesivo miedo. Seguro que también eran raritos.

Sabía de la vocación piadosa de Ana Botella, esa señora con sonrisa permanente y natural que por deseo del Espíritu Santo va a desvivirse por lograr la felicidad de todos los madrileños. Sabía que tenía tentaciones líricas. Pero ignoraba hasta hace poco que su pasión fundamental son los libros para niños, que posee una reputación contrastada como antóloga de literatura infantil. Y me pregunto cómo va a compaginar algo tal genéticamente adulto (no he escrito "sórdido", que conste) como la alcaldía de Madrid con algo tan inocente y puro como los cuentos para niños. No sé, a lo mejor soluciona huelgas regalándoles cuentos de Navidad a los subversivos. O, incluso, acalla manifestaciones recitando ella misma esos conmovedores cuentos.

Confiesa Ángeles Gonzalez-Sinde que lo que más le gusta es escribir para los niños. Lo celebro. Cualquier cosa excepto escribir guiones y dirigir películas. ¿Por qué me provocarán tanto miedo (no he escrito "grima", que conste) dos mujeres que solo pretenden donar alegría y magia a los críos?

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Territorio Boyero

Sobre el blog

Las películas, las series, las canciones, los libros, la comida y la bebida, el sexo y sus selvas, los viajes y sus imponderables, los festivales, la gente, la vida... este es el ancho mundo en el que se incrusta el 'Territorio Boyero': una exhaustiva amalgama de lo escrito y dicho por el más corrosivo de nuestros cronistas...

Sobre el autor

Carlos Boyero es crítico de cine y de televisión en las páginas de EL PAÍS. Cada jueves, su encuentro digital y su videochat son seguidos por decenas de miles de lectores.

Eskup

Archivo

mayo 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal