Buen gobierno (Columna en Pantallas del 24 de marzo)

Por: | 24 de marzo de 2012

Mariano Rajoy
Entiendes la vibración conjunta de la gente, su fe, su solidaridad, su capacidad de sacrificio, cuando en momentos históricos en los que la vida y la libertad de todos están seriamente amenazadas, la persona que ha asumido la jefatura de esa nación avisa a la colectividad de que podrán enfrentarse al monstruo sabiendo que tendrán que pagar una terrorífica factura de “sangre, sudor y lágrimas”. Se le ocurrió a Churchill cuando Inglaterra estaba masacrada desde el cielo, en situación extrema, sabiendo que media Europa había sido invadida por los nazis y que ellos eran su próximo objetivo. Que esos lemas tan intensos no queden apolillados por el tiempo, que mantengan su fuerza simbólica, que sean recordados con fervor, depende obviamente de que la trascendente apuesta resultara vencedora.

Cuando haya pasado el tiempo Zapatero permanecerá en la memoria colectiva como alguien que negó el naufragio del barco y no hizo nada eficaz para detenerlo o atenuarlo. Y eso es un crimen cuando tu misión es dirigir ese barco. Si creía que no existía ninguna crisis o que habían nacido brotes verdes anunciando el final de la catástrofe fue un irresponsable y un tonto. Si actuó como un hipócrita intentando frenar la alarma de la gente, su culpa es la misma. Y si propició o no quiso enterarse de la previsible tragedia que iban a montar los legalizados gansters del dinero, su equiparación moral es semejante a la de ellos. En cuanto a las medidas económicas que propone Rajoy para recuperarse colectivamente del desastre, incluidas las oportunistas mentiras de su campaña, hasta los habitantes del limbo conocen la siempre patética identidad de aquellos que las van a pagar. ¿Que es peor, la estupidez o la maldad? Yo nunca lo he tenido claro.

Por cierto, que entusiasmo nos inunda a la plebe porque el Gobierno incluya desde ahora un código de buen gobierno, que limiten el sueldo de los jefes de la cosa pública, que inhabiliten durante 10 años (¿y porqué no a perpetuidad?) para la política a los cargos que falseen documentos y oculten datos. ¿ Y porqué ahora y no antes?, me pregunto. Si la corrupción comenzó con Adán, Eva y Caín, sus punitivas medidas contra ella llevan un retraso imperdonable.

Hay 1 Comentarios

Podriamos aplicarle aquello de "vale más tarde que nunca" pero será nunca...al tiempo

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Territorio Boyero

Sobre el blog

Las películas, las series, las canciones, los libros, la comida y la bebida, el sexo y sus selvas, los viajes y sus imponderables, los festivales, la gente, la vida... este es el ancho mundo en el que se incrusta el 'Territorio Boyero': una exhaustiva amalgama de lo escrito y dicho por el más corrosivo de nuestros cronistas...

Sobre el autor

Carlos Boyero es crítico de cine y de televisión en las páginas de EL PAÍS. Cada jueves, su encuentro digital y su videochat son seguidos por decenas de miles de lectores.

Eskup

Archivo

mayo 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal