Guays (Columna en Pantallas del 9 de marzo)

Por: | 15 de marzo de 2012

1331325973_496955_1331326216_noticia_normal
Un hombre que solo encuentra sosiego viajando constantemente, cuya idea del hogar modélico la constituyen los aeropuertos y los hoteles, con una profesión tan terrorífica como notificar a la gente que han sido despedidos de su trabajo, recibe el insólito encargo de su hermana y su futuro cuñado de que fotografíe una imagen gigante de ellos en todos los lugares que visita. Esta pareja pueblerina, con un futuro extático y grisáceo, que nunca podrán permitirse el lujo de viajar, concentra la ilusión a través de esas mentirosas fotos de que han sido felices recorriendo esos lugares soñados. Ocurre en la excelente tragicomedia Up in the air.

Recuerdo a esa pareja, resignada a conocer el mundo solo con su imaginación, constatando el desmedido éxito de programas tan exaltantes como Españoles por el mundo, Madrileños por el mundo e imagino que otros clónicos que ya se estarán preparando en las diversas comunidades, como Alcarreños por el Amazonas, Abulenses por la Antártida, Riojanos por la Patagonia, etcétera, etcétera. 

 No recuerdo programas similares en la televisión de la España de los sesenta y setenta, en las décadas de la emigración española, dispuesta a abandonar sus pobres raíces por mundos inhóspitos a cambio en el anhelado regreso de poder comprarse una casita o montar un pequeño negocio. Pero imagino que si hubieran tenido que describir con sinceridad su situación en esos mundos exóticos, no tendría nada que ver con la visión idílica de los países a los que han emigrado que ofrecen los que protagonizan Españoles por ahí fuera, gente inevitablemente satisfecha, instalada, sonriente y guay. Eso sí, casi todos echan de menos a los amigos, las cañas y el jamón. No se puede tener todo. Ni siquiera cuando has encontrado con tanta facilidad el paraíso.

Leí en un reportaje de este periódico que un grupo notable de parados, convencidos a través de estos programas de que iban a encontrar los ríos de leche y miel, emigraron a Noruega. Después de un tiempo lacerante sobreviven a duras penas o están en una situación cercana a la mendicidad. Estaría bien que el pletórico Españoles por el mundo les dedicara su internacionalista y lúdica atención. Por cambiar ligeramente de registro y ofrecer el testimonio de los nacidos para perder.

Hay 1 Comentarios

Interesante artículo, con la notable guinda de sus dos últimas frases.

Yo, joven universitario y que acabaré, seguramente mi formación, con 3 idiomas y máster; veo mi futuro tan incierto e increíble como la de todos los españoles que se van y "no salen en la foto", como diría Galeano.

Y eso, que mi sueño, siempre ha sido "huír" de mi España "querida" y emigrar con alegría, conocer otra cultura, y buscas una sociedad mejor. Al final, los papeles se cambian y ya sólo pienso en mi idílico proyecto como en una obligación, y con menos deseo.

Por si alguien no lo sabe, el artículo al que hace referencia final es este: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/02/11/actualidad/1328962500_273909.html

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Territorio Boyero

Sobre el blog

Las películas, las series, las canciones, los libros, la comida y la bebida, el sexo y sus selvas, los viajes y sus imponderables, los festivales, la gente, la vida... este es el ancho mundo en el que se incrusta el 'Territorio Boyero': una exhaustiva amalgama de lo escrito y dicho por el más corrosivo de nuestros cronistas...

Sobre el autor

Carlos Boyero es crítico de cine y de televisión en las páginas de EL PAÍS. Cada jueves, su encuentro digital y su videochat son seguidos por decenas de miles de lectores.

Eskup

Archivo

mayo 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal