Canguelo (Columna en Pantallas del 6 de mayo)

Por: | 08 de mayo de 2012

1336246179_410119_1336246263_noticia_grande
Empieza a resultar indecoroso y ofensivo utilizar las frases de manual al saludar a alguien. Los rutinarios “¿qué tal andas?” y “¿cómo va la vida?” pueden encontrarse con el silencio o con un disimulado rictus de angustia. O con lógico mosqueo si el interrogado, que está jodido, decide que detrás de ese saludo convencional no existe auténtico interés por saber cómo se siente. Y hay mogollón de gente sin culpa, sin comerlo ni beberlo, que ha sido condenada al miedo, esa sensación paralizante que machaca, crea insomnio, hiela los gestos, extingue la voz.

Miedo a qué ocurrirá con su trabajo mañana, o dentro de un mes, o dentro de un año. Algunos deseando que lo que tenga que ocurrir, ocurra ya. Para saber a qué atenerse. O para aullar. O para maldecir al Altísimo, ya que los de abajo, los creadores de esa ruina, son abstractos (la crisis, los mercados, los ajustes, esas cosas incoloras e inodoras) y están blindados ante cualquier amenaza de los desposeídos. Y el que no haya tenido suerte, o padrinos, o ahorros, es probable que sienta cómo le abandona el pegajoso terror. A cambio de la desesperación. En cualquier caso, un trueque indeseable.

Y percibes que la risa, esa sensación maravillosa, higiénica y liberadora, con motivos o sin ellos, empieza a escasear, o se vuelve amarga, o es un gesto defensivo. O precisa de esos lúdicos alimentos que tanto la facilitan llamados alcohol y marihuana.

Exagero con la penuria y el desfallecimiento de la risa. Hay una gente que no la ha perdido. Excepto cuando el papel que deben interpretar les exige gesto fiero y dialéctica abrasiva acusándose mutuamente de su responsabilidad en la ruina de la patria. Pero en las imágenes de sus múltiples congresos, mítines y celebraciones constatando la inmejorable o recobrada salud de sus partidos, todos se parten de risa, se palmean y se abrazan. Qué alegría y placidez debe otorgar la seguridad de que tu curro nunca sufrirá los ERE. Veo al progresista Griñán declarando con expresión solemne : “Prometo por mi honor y mi conciencia”. La centrista reformista Cospedal sonríe más que ríe, como gesto automático, cuando finaliza sus soflamas contra sus antecesores en el poder. Zapatero también sonreía cantidad. ¿Qué les hace tanta gracia a los jefes, o testaferros, de la cosa pública?

Hay 7 Comentarios

Es sólo decirle a Jmmp que Boyero está hablando aquí de la casta política, y no de intereconomía y del PP, está hablando de todos. En la foto de arriba se encuentra el antiguo presidente del cortijo andaluz. Se vé que tienes la vista viciada de tanto leer el País.

He tenido k buscar la manera de comentar a este personaje, porque despues de ver su opinion sobre la pelicula "origen", payaso, estupido que va de listo y se cree un gran critico, si no sabes no hables, capullo

Hasta los güevos del plasta del simulador político, peste de spam, oigan

DE NOSOTROS SR.BOYERO

Me acabas de empezar a caer bien, Boyero. En serio.

Efectivamente Boyero, me siento completamente identificado con lo que cuentas y como lo cuentas, es el horror vacui o como decía Churchill la mordida del perro negro y recuerdo como mi padre se cagaba en la pena negra...y luego las risas de los tertulianos de InterEconomia, que tanta gracia le veían a las cifras del paro galopante con ZP, y que serios se les ve ahora con la incapacidad del PP y que rápido hablan de la herencia recibida cuando antes decían que la confianza volvería sobre la marcha nada mas llegar ellos, y siguen sonriendo, que es lo que les hace gracia karajo!?...

Juega al mejor simulador político, económico, y militar; gratuito y por navegador web:

http://xurl.es/n2yw0

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Territorio Boyero

Sobre el blog

Las películas, las series, las canciones, los libros, la comida y la bebida, el sexo y sus selvas, los viajes y sus imponderables, los festivales, la gente, la vida... este es el ancho mundo en el que se incrusta el 'Territorio Boyero': una exhaustiva amalgama de lo escrito y dicho por el más corrosivo de nuestros cronistas...

Sobre el autor

Carlos Boyero es crítico de cine y de televisión en las páginas de EL PAÍS. Cada jueves, su encuentro digital y su videochat son seguidos por decenas de miles de lectores.

Eskup

Archivo

mayo 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal