The American way of life

Eskup

TWITTER

Periodistas de El País en EEUU

Archivo

noviembre 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

‘Friday Night Live’ a la intemperie

Por: | 05 de marzo de 2011


En la imagen, Gary, estudiante de Cine de 19 años, pirateando wifi de la sede de Christie's y, en primer plano, tres fans de The Strokes.

La puerta de la sede de la televisión NBC en el Rockefeller Center de Nueva York se convierte cada viernes en un campamento improvisado en el que los sacos de dormir, los termos de café y desde hace algunos años, los ordenadores portátiles, se mimetizan con los turistas que acuden en masa a contemplar ese espectacular bosque de edificios art decó construidos en los años treinta con el dinero del petróleo del multimillonario John D. Rockefeller Jr. La razón de las largas colas de ‘acampados’ que sorprenden a los visitantes y que los neoyorquinos han asimilado como parte del paisaje es Saturday Night Live, el último superviviente de una era en extinción.

Seguir leyendo »

Obama no interviene por la liga de fútbol americano

Por: | 05 de marzo de 2011

Rueda de prensa de Barack Obama, presidente de Estados Unidos, y Felipe Calderón, presidente de México. En la Sala Éste de la Casa Blanca los periodistas cruzan los dedos para que les concedan una pregunta. Una para un periodista norteamericano, otra para uno mexicano. Los dos mandatarios acaban de tratar importantes asuntos que van desde la lucha contra el narcotráfico hasta los derechos humanos. El mundo espera un comentario de Obama sobre Libia, donde continúa el conflicto.

Primer turno para Ben Feller, periodista de Associated Press. Aprovecha para pedir una reacción sobre la situación en Libia y, antes de que se le escape Obama sin responder, lanza una segunda pregunta: 

"La Liga Nacional de Fútbol está a punto de quedar bloqueada por una pugna laboral. Me pregunto si es algo en lo que está dispuesto a intervenir y, si no, por qué". 

Obama se pronuncia sobre el fútbol antes de pedir la marcha de Gadafi. Y zanja la conversación: "Mi esperanza es que lo resuelvan sin necesidad de que yo intervenga, porque resulta que tengo muchas cosas que hacer". 

El presidente reconoció su afición al fútbol americano, pero eso no le impidió criticar la situación actual. "Creo que una industria con unos ingresos de 9.000 millones de dólares al año, puede llegar a un acuerdo para repartirlos de forma justa y con respeto para sus seguidores, que además, son quienes proporcionan esos ingresos".

Calderón -después de agradecer a Estados Unidos su liderazgo en el contexto internacional-, ofreció su ayuda: "A excepción de dinero, puede contar con nosotros". 

¿Qué ha pasado para que una disputa de la NFL llegue a una rueda de prensa internacional en la Casa Blanca?

El contrato entre la Asociación Nacional de Jugadores de Fútbol -el sindicato de jugadores- y  la Liga Nacional de Fútbol caducaba el jueves por la noche, horas después de la comparecencia de Obama. Un acuerdo en el último momento añadió 24 horas de prórroga y este viernes lo extendieron siete días más. 

Los dueños de los equipos no quieren renovar el acuerdo existente ni continuar mucho más las negociaciones. Sin pacto, se niegan a asumir determinados costes por los jugadores. Por su parte, el sindicato ha amenazado con retirarles la acreditación profesional si los propietarios no acceden a sus exigencias. El resultado podría ser la cancelación al completo de la temporada 2011-2012, que empieza en septiembre. 

Las diferencias entre unos y otros tienen que ver con dinero, con la cobertura médica de los jugadores de una liga plagada de lesiones graves y la intención de añadir dos partidos más a la temporada. 

Los propietarios de equipos como los Dallas Cowboys, Pittsburgh Steelers o Wisconsin Greenbay quieren quitar a los jugadores mil millones de dólares de beneficios a los que ahora tienen derecho. Los jugadores, por su parte, quieren que los equipos inviertan más en su seguro médico. Según el acuerdo actual, tienen que jugar tres temporadas completas para disponer de cobertura médica durante cinco años. 

Nunca se ha interrumpido la liga de fútbol en Estados Unidos. En 1995 la competición nacional de béisbol detuvo los partidos durante 232 días. En ese caso se vio una de las peores conscuencias que puede tener uno de estos paros. Esa temporada los Expos de Montreal acababan de ganar la liga. Diez años después los malos resultados terminaron con la venta del equipo y una nueva localización, Washington DC, con un impacto económico importante para Montreal. 

Ciudades como Dallas, donde los Green Bay Packers acaban de hacerse con la Super Bowl, siguen de cerca las negociaciones. Si se cancela la próxima temporada los daños serán millonarios. Según el alcalde de Dallas, entrevistado por Reuters, la ciudad recibe casi nueve millones de dólares por cada partido que el equipo juega en casa. Como explica el reportaje de la agencia, se organizan fiestas y programan bodas. Y si el partido cae en domingo, se cancela la misa. 

Autoridades locales y nacionales han dado su opinión sobre la polémica. El fútbol ha batido récords en televisión esta temporada, la final de la Super Bowl vuelve a ser la más vista de la historia y recauda cifras astronómicas en ingresos por publicidad. Como era de esperar, tampoco faltan las críticas a una lucha de "millonarios contra multimillonarios", en un país en crisis.  

Cada vez más vírgenes

Por: | 04 de marzo de 2011

Se vende en Estados Unidos desde los años 90 una pequeña joya, conocida como “anillo de la pureza”, que llevan aquellos que le han hecho una promesa a su dios de que van a mantenerse castos hasta el matrimonio. Ese anillo, con lo que simboliza, vuelve a estar aquí de moda entre los adolescentes. Una encuesta publicada el jueves por el gobierno federal norteamericano, realizada entre 2006 y 2008, revela que un 28% de los jóvenes de entre 15 y 24 años no ha mantenido relaciones sexuales nunca, una cifra que ha aumentado un 6% respecto a la última edición del sondeo. Es más, son vírgenes el 47% de las mujeres y un 41% de los hombres de entre 15 y 19 años.

(Foto: Reuters)(Bristol, hija de la ex gobernadora de Alaska Sarah Palin, ha dado conferencias sobre abstinencia sexual, aunque se quedó embarazada de su novio, Levi Johnston, a los 17 años, en 2008. Foto de Reuters)

El estudio es un reflejo de los hábitos sexuales de los adolescentes, jóvenes y adultos norteamericanos. ¿Cuántos compañeros sexuales puede tener un norteamericano en su vida? La media entre las mujeres es de 3,2 compañeros sexuales en su vida. Los hombres son más activos: 5,6 parejas en total. Los números se mantienen intactos respecto a la última encuesta. En cuanto a promiscuidad: sólo un 21% de los varones y 8% de las mujeres confiesa haber mantenido relaciones sexuales con 15 o más personas a lo largo de su vida.

La monogamia total a lo largo de su vida, sólo la practica el 22% de las mujeres y el 15% de los hombres. Hay un contraste que llama la atención: las mujeres mantienen la misma cifra a lo largo de su vida, desde los 15 hasta los 44 años. Los hombres, sin embargo, aseguran ser más monógamos entre los 15 y 19 años, para ir añadiendo más compañeros de cama a lo largo de los años. Sólo un 2,5% de la población encuestada se queda virgen de por vida.

Por tipos, el más popular es el sexo vaginal: lo ha practicado un 98% de las mujeres y un 97% de los hombres de entre 25 y 44 años. En cuanto al sexo bucal, la cifra se reduce al 89% de las mujeres y al 90% de los hombres. El menos extendido es el sexo anal heterosexual: lo han probado un 36% de las mujeres y un 44% de los hombres. Las mujeres son más dadas a la experimentación homosexual que los varones: un 13% de ellas lo ha probado, frente al 5% de hombres. Las que menos relaciones homosexuales han tenido son las mujeres hispanas: sólo un 6%.

¿Tienen los jóvenes de EE UU menos sexo porque no disponen de la información necesaria? Tal vez eso es lo que pensó esta semana el profesor de Psicología de la universidad Northwestern de Illinois John Michael Bailey. Dentro de su clase sobre sexualidad, decidió invitar a un hombre y una mujer que son pareja para que dieran una conferencia, optativa para el alumnado, sobre prácticas coitales alternativas. Los invitados presenciaron un debate en clase sobre la existencia o no de la eyaculación femenina. Cuando tomaron el escenario, pidieron permiso para demostrar cómo eyacula una mujer. El hombre penetró a la mujer con un juguete eléctrico durante 10 minutos, pero esta no eyaculó. Muchos alumnos se quejaron ante semejante exhibición pornográfica y la dirección del centro educativo ha anunciado una investigación al profesor y a su clase.

(Foto de AP)(Los protagonistas del espectáculo sexual, Faith Kroll y Jim Marcus. La foto es de AP)

Nación obesa

Por: | 03 de marzo de 2011

Afirma un estudio publicado hoy que la obesidad se halla desbocada en Estados Unidos. Ya es obeso un 36,2% de los norteamericanos. En total, 111 millones de habitantes en este país sufren sobrepeso extremo, una cifra superior a la de las poblaciones de España, Francia y Portugal combinadas. Es parte de una contradicción intrínseca de un país en que convive una obsesión por el gimnasio y por el culto al cuerpo con una gran dejadez en materia nutricional. Como en muchos otros asuntos, se trata de una gran brecha demográfica creada por clase social, ingresos y raza.

_US-OBESITY

(Foto de Robyn Beck / AFP)

La obesidad es un mal que se ha ido abriendo camino en Estados Unidos desde los años jóvenes de esta nación. Publicaba en 1899 el diario The New York Times una nota breve titulada “La obesidad mata a una persona”: “John Johnson de Spring Grove, Minnesota, murió anoche de obesidad. Pesaba el día de su muerte 488 libras [221 kilos]”. Aquello fue hace 122 años, pero puede que fuera John Johnson un adelantado a su tiempo: según el Inspector General de Sanidad de EE UU, unas 300.000 personas mueren ahora, cada año, en este país por dolencias asociadas a la obesidad, como enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer o artritis.

Uno de cada tres adultos en EE UU es obeso, considerando obesos a aquellos que tienen un índice de masa corporal de 95 o más. [Ese índice calcula la asociación de peso y talla. En España, donde es distinto debido a la diferencia del sistema métrico, se considera que hay obesidad con un valor superior a 30]. Según el Centro para el Control de Enfermedades del gobierno federal, el 63,4% de estadounidenses pesa más de lo que debería, combinando sobrepeso y obesidad.  Hay dos grupos raciales que tienen una mayor incidencia de obesidad que el resto: afroamericanos e hispanos. Durante décadas la obesidad se ha ido convirtiendo en un indicador no sólo racial sino también de clase y estatus. Hasta el punto de que en 2004 el diario ‘USA Today’ se preguntaba en un reportaje: “¿Es que sólo los ricos pueden permitirse ser delgados?”.

Las dietas son costosas. Esta es una nación donde una hamburguesa en una cadena de comida rápida cuesta un dólar [71 céntimos de euro] y el kilo de lechuga iceberg en un supermercado vale el triple. Las comidas bajas en valor nutricional y escandalosamente altas en calorías son baratas y ubicuas. Una simple compra semanal de verduras, frutas y productos frescos para una persona, en el supermercado, puede superar cómodamente, en ciudades como Washington o Nueva York, los 100 dólares [71 euros]. Lo dicen muchos de los extranjeros que residen aquí: en EE UU es siempre más barato comer mal y fuera, que bien y en casa.

La obesidad es también un camino hacia la quiebra de América, según diversos estudios. Un reciente informe de la institución de análisis Brookings de Washington analizaba los males económicos asociados a esa dolencia: los obesos cobran menos dinero por el mismo trabajo; trabajan además menos horas y afectan a la productividad de sus empresas; disparan los costes médicos de los seguros que les cubren con sus pólizas; le cuestan más a las aerolíneas por volar al mismo precio, consumen más gasolina y dañan más al medio ambiente. En consecuencia, las empresas han buscado formas de hacer a los obesos pagar por su gordura. El ejemplo más claro es el de las aerolíneas, que han comenzado a cobrar a las personas con sobrepeso extremo dos asientos en lugar de uno.

Tal ha sido la mortificación pública de los obesos que aquí ha nacido un movimiento que se hace llamar del ‘orgullo gordo’. Le ayuda la facción radical del Partido Republicano, el Tea Party, que clama contra cualquier intervencionismo del Estado en la vida privada, aunque sea por motivos de salud. Sarah Palin, de hecho, criticó duramente a Michelle Obama en diciembre por haber iniciado una campaña nacional contra la obesidad infantil. “En lugar de decirnos lo que tenemos que hacer en cada momento, que es lo que hace el Gobierno y algunas mujeres de políticos, el Gobierno nos tiene que dejar libres”, dijo Palin en un programa de radio, mientras alimentaba a sus niños con pasteles, chocolates y patatas fritas en su programa de telerrealidad.

Estados Unidos, un difícil compañero de viaje

Por: | 02 de marzo de 2011

Estados Unidos es un país que a nadie deja indiferente. No hay generación viva para la que Estados Unidos no haya sido punto de referencia, bien como objeto de su admiración o de su odio, bien como meta a alcanzar y modelo a imitar o como obstáculo a sortear y enemigo a batir. Para bien o para mal, Estados Unidos está presente en la vida de cada uno de nosotros, condiciona nuestro progreso, influye en nuestros gobiernos y es determinante en la definición de nuestro futuro. Su poder económico, político y militar no tiene precedentes en la historia de la Humanidad. Su desarrollo científico y cultural ha actuado como fuerza magnética de todo el conocimiento mundial desde hace un siglo.


254465359_92735f15d4_z
Marxchivist en Flickr

A diferente escala, cada paso que Estados Unidos da acaba teniendo su reflejo en nuestros propios países. Disfrutamos sus inventos, padecemos sus comidas, nos vestimos y vivimos cada día más al estilo que ellos marcan. Nos emocionamos con sus deportes,importamos sus fiestas y emulamos papeles que el cine ha convertido desde hace décadas en parte inseparable de nuestra propia personalidad. Hasta quienes durante años han aborrecido lo que Estados Unidos representa, acceden sin escrúpulos al beneficio que sus grandes universidades y sus avanzados hospitales son capaces de prestar.

Esas universidades y hospitales son, al mismo tiempo, el lujo inalcanzable que oculta malamente las gravísimas deficiencias de sus sistemas educativo y sanitario. Con bajísimo nivel de instrucción y sonrojantes tasas de asistencia médica, en la sociedad norteamericana conviven frecuentemente el primer y el tercer mundo. El individualismo extremo y la competencia elevada a niveles crueles convierten a veces a este país en un espacio hostil para el desarrollo integral de un ser humano.

La misma sociedad que exalta orgullosamente la libertad, tolera la pena de muerte o la venta de armas. La misma sociedad que presume justamente de haber sido la tierra de promisión para millones de personas perseguidas en otras partes del mundo, reacciona sin sentido de la proporción ante cualquier amenaza externa y da lugar a vergonzosas experiencias como las de Guantánamo.

Son esas y otras contradicciones las que hacen difícil tener una justa apreciación sobre Estados Unidos. Abundan los fáciles aduladores del que manda y los repetidores de consignas que han perdido
sentido. Unos y otros suelen moverse más por instinto y moda que por convencimiento. Escasean, sin embargo, aquellos que hayan conseguido profundizar en el carácter complejo de una nación que es capaz de las más grandes empresas y las acciones más miserables.

Ese carácter no se revela solo en las grandes operaciones políticas de este país sino en las pequeñas decisiones que cada día toman sus ciudadanos. En una democracia, la voluntad de un puñado de votantes de Iowa cuenta tanto como la de los mandos del Pentágono. No se puede conocer Estados Unidos sin conocer las aspiraciones, costumbres y polémicas que, aún estando fuera de las primeras páginas de los periódicos, se desarrollan con brío en el seno de su sociedad.

El objetivo de este blog, en el que participarán todos los corresponsales y colaboradores con los que EL PAÍS cuenta en Estados Unidos, es, precisamente, el de aportar esos aspectos más íntimos y más ocultos de la sociedad norteamericana que ayudan a la comprensión de este país. Algunos aparecen a veces en otros formatos de esta cabecera, otros se pierden arrasados por el predominio de las noticias consideradas importantes. Este blog intentará rescatar esas informaciones y añadir otros elementos de la cotidianidad norteamericana, del American way of life, del estilo de vida estadounidense, para que el camino que nos queda por recorrer junto a Estados Unidos, que todavía será largo, se nos haga lo más llevadero posible.

El Doctor que enseña a leer a EEUU

Por: | 02 de marzo de 2011

¡Nota breve -y cultural- de inauguracaión de blog! Es muy probable que este acontecimiento sea desconocido para la mayoría de los lectores fuera de Estados Unidos pero sin duda es uno de esos sellos del 'American Way of Life' desde mediados de los noventa. Mucha gente en Estados Unidos se entrega hoy a la lectura.

Captura de pantalla 2011-03-02 a las 12.37.43 p.m.

Susan Walsh, Associated Press

Ya sea en colegios o guarderías, estudiantes, niños pequeños, profesores y, en ocasiones, padres celebran el Día de la Lectura en América. Michelle Obama leyó el año pasado con los niños en un colegio de Washington para celebrar el evento. La elección del día no se eligió al azar. La fecha es un homenaje al nacimiento de Theodor Seuss Geisel, más conocido como 'Dr. Seuss'.

Nacido el 2 de marzo de 1904 en uno de los muchos Springfield que existen a los largo y ancho de este país -el Springfield de Illinois de Abrahan Lincoln; el ficticio de los 'Simpson'...-, el primer cuento de Seuss fue rechazado ... ¡27 veces! Si Dr Seuss no le suena, sin duda sí le resultará conocido uno de sus cuentos más populares y que ha sido llevado a la gran pantalla: 'El 'grinch' que robó la Navidad'. Caricaturista además de escritor, Dr Seuss es autor de más de 60 libros, entre ellos el famoso 'Gato garabato' ('The Cat in The Hat') y 'Huevos verdes y Jamón' (Green Eggs and Ham), el menú del que hoy 'disfrutarán' muchos niños en el colegio.

Con argumentos e imágenes surrealistas en muchas ocasiones y un lenguaje tan particular que hace muy complicada la traducción a otras lenguas sin perder el sentido original, Seuss decidió dar un vuelco a la literatura infantil cuando leyó en 1954 un reportaje en la revista Time que aseguraba que los niños no estaban aprendiendo a leer bien en las escuelas porque los libros eran muy aburridos. 

Las teoría sobre por qué Dr. Seuss eligió ese seudónimo son muchas y ninguna me convence. Acepto otras nuevas que se pueden compartir en este nuevo espacio para contar lo que pasa 'across the pond'. Bienvenidos todos aquellos que queráis hacer este viaje con nosotros y gracias.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal