Antonio Estella

Ya sólo nos queda la ciudadanía

Por: | 20 de junio de 2012

289623

Obama le ha explicado a Mariano Rajoy en la Cumbre del G-20 por qué los mercados están haciendo lo que están haciendo a pesar de que en Grecia haya ganado la derecha (tal y como el establishment deseaba). Como ya señalábamos en The Screwdriver hace unos días, los mercados consideran inaceptable la forma en la que el actual gobierno del PP está gestionando el rescate al sistema bancario español. Esperemos que Obama le haya hecho entender a Rajoy que tiene que poner fin hoy mejor que mañana a todas y cada una de las incertidumbres que pesan sobre el rescate a España.

Pero no podremos contar siempre con Obama para que le lea la cartilla a Rajoy. Ahora a Obama le interesa hacerlo porque tiene elecciones en Noviembre (y, también, porque cree en lo que dice: bajo mi punto de vista, el mundo es un lugar mejor, mucho mejor, con Obama al frente de los Estados Unidos de América: pero esa es otra historia). Si Obama dejara de estar en su puesto, o simplemente volviera la vista a la política doméstica, ¿quien haría de conciencia de nuestro atribulado Presidente del Gobierno?

Ojalá existiera en España una oposición firme que hiciera las veces de pepito grillo del PP y del Presidente del Gobierno. Pero desgraciadamente eso no existe. El actual líder del PSOE ha perdido toda la credibilidad que le quedaba cuando primero se negó a aceptar la Comisión de Investigación sobre Bankia, para luego, más tarde, pasar a aceptarla. ¿Cómo es posible que alguien en algún momento no haya querido saber qué es lo que realmente ha ocurrido con el desastre de Bankia? El líder del PSOE explicó que hizo lo que hizo por responsabilidad. Pero lo responsable habría sido precisamente hacer todo lo contrario. Y luego todos desconectamos de sus explicaciones cuando dijo que, también por responsabilidad, cambiaba de opinión y apoyaba la Comisión de investigación. Concepto de responsabilidad de ida y vuelta. No es de extrañar que en las encuestas que han publicado los medios el pasado fin de semana, el PP pierda capital electoral a chorros, y el PSOE no gane nada a pesar de ello.

¿Quien nos salvará de tanta irresponsabilidad? Nadie. Esa es la respuesta, nos tenemos que salvar nosotros, los ciudadanos, a nosotros mismos. Es la única manera de conseguir que el rescate, o los rescates, puesto que es posible que al final se produzca un rescate global a todo el país, no se acabe convirtiendo, como se ha convertido en Grecia, Irlanda y Portugal, en un verdadero saqueo, no solamente económico, sino de nuestra identidad como país. Quieren que cambiemos nuestro código genético, que dejemos de ser como hemos sido hasta ahora, por la vía de la imposición más burda, más totalitaria.

Invito a todos a releer las memorias de Nelson Mandela (otro hombre de color, como Obama). Mandela, aquel luchador infatigable, que no dejó que le pisaran, a pesar de lo cual puso en riesgo su vida, la de su familia, y la de muchos de sus conocidos y amigos, sólo tuvo un objetivo: la libertad. Porque eso es de lo que se trata en estos momentos: no de si nos van a rescatar o no, o de si tenemos que recortar o no, o de si tenemos que hacer reformas o no; no amigos, no se trata de eso. Se trata de algo mucho más amplio, de mantener nuestra libertad, de disponer de un cierto margen de actuación, que nunca podrá ser absoluto, pero que sí que nos permitirá acercarnos, algo, un poco, a aquello que realmente queremos ser.

De las muchas citas que podría escoger del libro de Mandela, “El Largo Camino hacia la Libertad”, os dejo con esta: “no experimenté ninguna iluminación, ninguna aparición, en ningún momento se me manifestó “la verdad”; pero la continua acumulación de pequeñas ofensas, las mil indignidades y momentos olvidados, despertaron mi ira y rebeldía (…). No hubo un día concreto en el que dijera “a partir de ahora dedicaré mis energías a la liberación de mi pueblo”; simplemente me encontré haciéndolo, y no podía actuar de otra forma”. Si al leer estas palabras sientes lo mismo, entonces hay esperanza, porque solamente nos queda la ciudadanía.

 

Hay 10 Comentarios

Completamente de acuerdo con Ramón. Ricard, creo que nunca fue más verdad ahora auqello de que el pueblo es mejor, mil veces mejor, que sus dirigentes en la epaña de hoy. Lo que yo veo en mi día a día es gente que trabaja duro por sacarse las castañas del fuego, a menudo, con mucha dificultad. Así que abandonemos ya de una vez por todas esa imagen distorsionada, que quieren que compremos, de la España de la vagancia, poco trabajo, y fiesta permanente. Los españoles somos mucho más que eso; nuestros políticos, no lo tengo tan claro.

El comentario de Ricard está fuera de lugar, es como decir que África tiene el hambre y el desamparo que se merece. La pobreza moral no es de los pueblos, es de sus dirigentes, podridos mentalmente de avaricia, vanidad y prepotencia. Esos dirigentes controlan y manipulan la información (radio, televisión y prensa) precisamente para evitar que los pueblos despierten.

España tiene lo que se merece y su ciudadanía sólo se caracteriza por su enorme pobreza moral

Está claro: en época de crisis todos tenemos que aceptar sacrificios, apretarnos el cinturón y aceptar recortes en nuestro modo de vida.
Lo que ocurre es que a los ciudadanos en general ya se les han impuesto una serie de sacrificios en forma de congelación salarial, bajada de sueldos, aumento de las retenciones… Con cada escalón aumenta un poco más el empobrecimiento de la ciudadanía. Al mismo tiempo, las élites no se han autoimpuesto ni un solo sacrificio.
Aclaro que las élites son la clase que detenta y ejerce el poder en cada época de la historia. En la época actual, las élites son la clase política + la clase financiera. El híbrido que forman ambos grupos de intereses o clases sociales ejercen el poder real no solo en España, si no en todas las democracias occidentales.
Si las élites vuelven a imponer nuevos sacrificios a los ciudadanos, sin antes haber asumido en sus propias carnes una parte equivalente a su fuerza económica (no solo un gesto para la galería) de los sacrificios que ya han impuesto al resto de los ciudadanos, consideramos que tal actitud será una declaración formal de guerra por parte de las élites. Estaremos oficialmente en guerra civil.
Deseamos que tal cosa no se produzca, pero si dan el paso solo cabrá ya esperar a ver cuanto tardan el resto de los ciudadanos en darse cuenta de que están siendo atacados, y en empezar a defenderse.
Está claro que si la declaración de guerra se produce, Internet será fundamental en la organización de la resistencia. Por lo tanto, su control es clave en la estrategia de defensa de las élites.

Colectivo Danton

Una sóla pregunta: Y ese Obama qué sabe de todo esto... A él no le han ofrecido un crédito-rescate por parte de Bruselas con tantas condiciones como a nosotros. Obama tiene la Reserva Federal y no necesita a nadie más. Nosotros estamos en la Unión Europea y de ahí todos nuestros males. Creo que la propuesta más seria sería aceptar el rescate y dejar caer a Bankia, ya !!! Pedir un crédito para levantar una empresa completamente ruinosa, es una locura. El crédito debe emplearse SÓLO para empresas que tengan posibilidades. Si no quién va a devolver el dichoso crédito ¿?

Las elites políticas viven en una burbuja, fuera de la realidad, dedicadas a la comunicación interna: lo que Rubalcaba le dice a Rajoy, lo que hablan con los bancos, con las demás elites es ajeno a los ciudadanos. Esto incluye partidos, fundaciones, think tanks, aparato europeo... ¿cómo es posible? ¿cómo es posible que una empresa fracasada siga en el mercado?. El caso español es peor que otros: la carrera política depende de caer bien a los jefes, ser incluidos en listas. Los votantes no pueden validar ni echar a nadie (como en Francia o Inglaterra). El teatro parlamentario "no nos representa" como dicen el 15M. Un 15M capaz de producir perlas como: "¿hay consenso para tomar las decisiones por consenso?" (lo he escuchado personalmente).
¿podemos deshacernos de esto?. Si, igual que terminaron en el trasero la radio a transistores, el vhs, la película kodak: a medida que maduran sus reemplazos.
La democracia directa ya es posible. El Partido Pirata, más allá de que compartamos o no sus propuestas, utiliza una herramienta de democracia interactiva para tomar decisiones, hacer propuestas y gobernarse: http://liquidfeedback.org/.
Es opensource y resuelve muchos de los problemas de foros y otros medios. A medida que las propuestas van recibiendo apoyos, incluyen aportaciones de otros, van superando barreras de quorum, sin "moderador". "arbitro" humano. Esdecir, nadie "manda" en el aparato.
¿para que se podría utilizar una plataforma como esta?. Por ejemplo para poner en común y ponderar las opciones de políticas de crecimiento y empleo, ponerles cifras, elegir las mejores sluciones.
Si los planes los vuelven a hacer las elites: bancos, gobiernos, grandes empresas, el dinero se llevarán los de siempre y conseguirán lo mismo de siempre: para España, una economía de quienes están cerca del poder y lejos de los ciudadanos.

O el Psoe sigue el camino de apertura y renovación del PS francés o termina como el Pasok griego. Rubalcaba es pura mediocridad politiquera. Con el No Future. No me extraña que Rubalcaba sea mas iimpopular que Rajoy

Perdona, Tinejo, pero no. Si eso es lo mejor que tenemos, estamos muertos antes incluso de que los alemanes nos pongan definitivamente la proa. No has entendido mi post, me temo: nadie nos va a salvar por nosotros. O nos salvamos nosotros mismos, o al agujero. Salud.

No tenemos una gran oposición si haces referencia al principal partido de este canovismo impresentable. Pero dentro de él hay elementos, como Tomás Gómez, que hablan alto y claro, que no se atan las manos.

http://casaquerida.com/2012/06/17/holocausto-en-honor-al-futbol/

La Revolución es una decisión emocional. Es necesario negarse al diálogo, a la negociación, pues en la negociación nuestros enemigos salvarán lo más importante para ellos. Es necesaria la confrontación total hasta la victoria.


La Revolución significa un giro de 180 grados. Significa que todo aquello que nos dijeron imposible, se vuelve posible. Significa que el partido en el poder ya no tiene la legitimación de las urnas, que éstas ya no bastan, que la legitimidad descansa ya en la ciudadanía. Que el Contrato Social está roto. Habrá vencedores y vencidos.


Pero, ¿qué organización liderará dicha Revolución? ¿Quién coordinará las múltiples opiniones? Yo no veo a nadie. Por ello, como pasó con el 15M, quizá sea necesario comenzar la Revolución, sin un rumbo definido, y después ir creando la alternativa entre los colectivos implicados. No podemos esperar a tener una alternativa bien estructurada, porque para entonces será demasiado tarde, o bien el poder convencional, el actual, se habrá hecho con el control de la alternativa.


Lo que está en juego es tan grande, tan importante, lo que nos espera si no hacemos nada es tan malo, que no vale la pena tener miedo de actuar.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Catedrático Jean Monnet de Gobernanza Económica Global y Europea y Profesor Titular de Derecho Administrativo en la Universidad Carlos III de Madrid. Es doctor en derecho por el Instituto Universitario Europeo y posee un master en Derecho Europeo por la Universidad Libre de Bruselas. Es promotor y miembro del Grupo de Trabajo 'Plan B', dedicado a realizar propuestas alternativas a las salidas de la actual crisis económica.

Archivo

julio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal