Antonio Estella

Sobre el autor

es Catedrático Jean Monnet de Gobernanza Económica Global y Europea y Profesor Titular de Derecho Administrativo en la Universidad Carlos III de Madrid. Es doctor en derecho por el Instituto Universitario Europeo y posee un master en Derecho Europeo por la Universidad Libre de Bruselas. Es promotor y miembro del Grupo de Trabajo 'Plan B', dedicado a realizar propuestas alternativas a las salidas de la actual crisis económica.

Archivo

julio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Eskup

Cuidado con la Unión Bancaria

Por: | 17 de mayo de 2013

Bianco091

(Autor: Claudius)

En principio, la Unión bancaria suena bien. A problemas sistémicos, como pueden ser los bancos que han acaparado mucho riesgo  a lo largo del tiempo, y que por tanto, pueden dañar la zona euro por esa misma razón, soluciones sistémicas, es decir, supervisión europea, rescate europeo y en su caso resolución europea. Cuando oímos la palabra “unión bancaria” en España leemos “ayuda a los bancos españoles”. Pero quizá debamos leer algunas cosas más.

En efecto, tengamos cuidado con la Unión bancaria, no vayamos a estar repitiendo exactamente el mismo error que hemos cometido con el euro, que ha sido hacer la moneda única antes de tener en funcionamiento sus instituciones de gobernanza. Dos aspectos en este sentido: primero, hacer una Unión bancaria antes de una Unión fiscal es algo muy parecido a empezar una casa por el tejado. Hablemos primero de cómo vamos a gestionar en común el riesgo moral financiero, establezcamos un sistema para ello, y luego creemos la unión bancaria, y no al revés. Insisto, este punto es fundamental, que equivale a algo así como crear una sociedad sin saber previamente quién y cómo va a aportar el capital.

Segundo, se está hablando mucho de supervisión bancaria, que es la parte fácil, pero no tanto de recapitalización y/o resolución de bancos. Todos los expertos señalan que esto es, de nuevo, un profundo error, que las tres cosas tienen que ir de la mano, al unísono, al mismo tiempo. Sin duda alguna esto segundo está conectado con la primera observación que hemos hecho: como el tema del riesgo moral no está claro, se deja la cuestión de la recapitalización y de las resoluciones de las entidades bancarias para más adelante.

Tercero, en materia de integración europea, ya se ha impuesto un principio, o debería haberse impuesto ya: este principio es el que los juristas llamamos “de prudencia”, que en realidad en lenguaje vulgar viene a ser el principio de “piensa mal y acertarás”. ¿A nadie le llama la atención el interés de los alemanes en avanzar en la unión bancaria? Claro, claro que llama mucho la atención, a ver si se van a creer ustedes que de repente los alemanes les ha dado un ataque de altruismo y la situación de la banca de los países del sur les ha empezado a preocupar de forma desinteresada de la noche a la mañana. No claro, no es eso, lo que les preocupa es, más bien, cómo puede repercutir la situación de nuestros bancos en sus bancos, ya que éstos siguen fuertemente expuestos a la deuda de los nuestros. Por tanto, hipótesis: a ver si no vamos a estar en realidad creando un sistema que permita ayudar a los bancos españoles, por ejemplo, o a resolverlos, para al final del día acabar ayudando en realidad a los bancos alemanes, apuntando el coste sobre España, y no sobre Alemania. O a ver si no estamos creando un sistema que permita supervisar "nuestros" bancos y sacarles los colores pero no los de los demás, con lo que al final la Unión bancaria se acabe convirtiendo en el mercado único bancario (en el que solamente existan algunos bancos y otros mueran, claro).

Un elemento que puede ser el inicio de la confirmación de esta hipótesis es que ya se ha decidido que la unión bancaria no afecte a las entidades que tengan activos por debajo de los 30 mil millones de euros, lo que en la práctica deja fuera del sistema a las cajas alemanas y entidades similares a ellas. Pero como dice en este artículo Nicolas Véron, esto carece de cualquier justificación, porque en el sistema alemán todas las cajas responden por la bancarrota de una de ellas, con lo que el riesgo de una caja alemana puede en realidad llegar a ser verdaderamente sistémico.

Ojo con la Unión bancaria, a ver si nos va a acabar dando otro disgusto.

Aclaraciones sobre el uso del Fondo de Rescate

Por: | 07 de mayo de 2013

2v3o2oj
El PSOE acaba de proponer un Plan para reactivar la economía y combatir el desempleo. Es una buena noticia, al fin alguien plantea algo que se sale del esquema ya conocido de “solamente hay una alternativa, la austeridad”. Uno de los puntos que plantea el plan es emplear el dinero del fondo de rescate (una línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros, de los cuales se han empleado ya algo más de 40.000 millones de euros) para ayudar a familias y PYMES (vid. punto 2 b) del Plan). Las líneas que siguen examinan esta idea.

Para empezar, el Tratado del MEDE, el Tratado que establece el Fondo de Rescate Permanente, dice de manera clara que la finalidad de la asistencia financiera que el mismo prevé es la “estabilidad financiera”. Estabilidad es una palabra clave en este contexto, que se repite en el Tratado del MEDE en al menos cuarenta ocasiones. ¿Qué hay que entender por estabilidad financiera?

Entre otros, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en su fundamental sentencia de 27 de Noviembre de 2012, ha interpretado el Tratado MEDE diciendo que es compatible con el derecho comunitario siempre y cuando quede claro que el Estado beneficiario de la asistencia es el responsable de los compromisos de deuda adquiridos, se someta la asistencia a una estricta condicionalidad, y las condiciones asociadas a esa asistencia financiera sean apropiadas para incitar a este último a poner en práctica una “política presupuestaria sana”. La clave está, fundamentalmente, en esta última frase: la asistencia otorgada por el MEDE debe ser empleada para que el Estado sanee sus finanzas de acuerdo con la senda de estabilidad fiscal establecida por el PEC, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Cuando digo que, entre otros, el TJ de la Unión Europea ha interpretado el Tratado del Fondo de Rescate Permanente, y por tanto, la finalidad que hay que darle a la asistencia financiera del MEDE, es porque hay otro Tribunal que también ha entrado en esta conversación jurídica sobre este particular: me refiero al Tribunal Constitucional Alemán. El TC Alemán deja claro, en su sentencia de 12 de septiembre de 2012, que la finalidad del MEDE es la estabilidad “de la zona euro”, entendida en el sentido que hemos señalado antes, y más concretamente, que la asistencia financiera que apruebe el MEDE no se puede emplear “para cualquier tipo de fines” (Fundamento Jurídico 233).

¿Se puede emplear el MEDE para estimular la economía española, para favorecer directamente a PYMES, ciudadanos o familias? No, no y no. No discutamos sobre lo indiscutible, porque entonces una buena idea (ver cuáles pueden ser las alternativas a la austeridad, dentro del corsé que nos impone Europa) se va al traste por pedir la luna.

 

Coda: Me preguntan sobre la recapitalización bancaria, otro de los fines del MEDE. Dos ideas: lo que he dicho antes vale, a fortiori, para los bancos. De hecho el MoU deja muy claro que la recapitalización de la banca española está sometida, en última instancia, al saneamiento financiero del Estado español, y al cumplimiento de los criterios del PEC. Dos, el Plan del PSOE propone un Fondo Público de 20 mil millones para PYMES y otro de 10 mil millones para reestructurar hipotecas de familias. Lo primero es directamente un estímulo, como el propio Plan del PSOE dice (punto 2 b) así que ello es directamente incompatible con los fines del MEDE. Y lo segundo tiene en principio mejor pinta; pero solamente en principio, porque una reestructuración de la deuda hipotecaria de un banco (aumentar plazos de hipoteca y menores tipos de interés) puede suponer poner en peligro el saneamiento financiero del banco (y por tanto, del país), objetivo fundamental de la asistencia financiera del MEDE. Así que, de nuevo, ello no es posible de acuerdo con el Tratado MEDE.

Espero que ahora quede claro. La idea es bonita, pero mejor pasemos página.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal