Antonio Estella

Sobre el autor

es Catedrático Jean Monnet de Gobernanza Económica Global y Europea y Profesor Titular de Derecho Administrativo en la Universidad Carlos III de Madrid. Es doctor en derecho por el Instituto Universitario Europeo y posee un master en Derecho Europeo por la Universidad Libre de Bruselas. Es promotor y miembro del Grupo de Trabajo 'Plan B', dedicado a realizar propuestas alternativas a las salidas de la actual crisis económica.

Archivo

julio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Eskup

Rojo, morado, verde

Por: | 31 de diciembre de 2013

7322004-bandera-colorido-es-hecha-de-varios-rectangulos-colores-posicionados-en-la-bandera-de-rectangulo-en-

 

No, no es una película de Kieślowski. Son los colores con los que la vice-secretaria general del PSOE identificó al nuevo partido socialista emergido de la Conferencia Política de 2013. Les recuerdo sus palabras: "El PSOE que saldrá de la Conferencia Política será más rojo, más morado y más verde".

Este blog se despide de ustedes y de este año 2013 deseándoles que el siguiente sea mucho mejor. No será necesario demasiado, la verdad, para que esto ocurra. Quizá una de las cosas que tengan que pasar para que ello sea así es que el principal partido de la oposición de este país se encuentre a sí mismo. Lo deseo de todo corazón, y escribo estas palabras desde el sentimiento, sin un ápice de ironía: realmente lo necesitamos mucho. Y les propongo, en lugar del rojo, morado y verde que encabeza este artículo (los nuevos colores del PSOE) estos pares de conceptos contrapuestos: “El PSOE que saldrá de este año 2013 estará más con:

 

los desahuciados

los explotados

los parados

los excluidos

los sometidos

los (…)

 

En lugar de estar con

 

los desahuciadores

los explotadores

los buitres

los mercados

los dominadores

los (…)

 

Es decir, el PSOE que saldrá de este año 2013 estará más con la gente de lo que lo ha estado en los últimos años. Sin importar si son rojos, morados, verdes o de cualquier otro color. E importando sólo que sean eso: gente.

Feliz año 2014 a todos los que sois seguidores de este blog, y a todos aquellos que sin serlo, también estáis comprometidos con una mejor gobernanza para el mundo y para Europa.

¿Reformamos la Constitución para devolver poder a la Gente?

Por: | 06 de diciembre de 2013

11-197  ELECCIONES

Foto: ciudadanos votando en el referendum del día 6 de diciembre de 1978

 

Hoy se cumple el 35 aniversario del referéndum que ratificó la Constitución de 1978 en nuestro país. En los debates que se están produciendo sobre la materia, hay múltiples propuestas de reforma de la Constitución. Esta es, por ejemplo, la de Rubalcaba, publicada ayer en las páginas de este periódico. Miren también las interesantes reflexiones de Rubio Llorente sobre la cuestión.

Sin embargo, ninguna de estas propuestas aborda de manera directa una cuestión que es fundamental: la de cómo le devolvemos a la gente una parte, al menos, del poder que no tanto (o no solo) la Constitución del 78, sino sobre todo la práctica constitucional, política y económica posterior, ha ido soslayando.

Propongo, concretamente, dos medidas, que podrían tener reflejo constitucional:

 

1)      Que los puestos de “controladores” de nuestro sistema político se elijan directamente por la gente. Me refiero a los siguientes órganos: Defensor del Pueblo, Fiscal General del Estado, Presidente del Tribunal Constitucional, Presidente del Tribunal de Cuentas, entre otros (pero estos son los fundamentales)

2)      Que se aborde en el marco constitucional la cuestión del derecho a decidir.

 

El hilo conductor de ambas propuestas es, precisamente, el de devolver el poder a la gente. El de limitar algunos de los efectos perversos de la democracia representativa. El de huir, al mismo tiempo, de propuestas populistas, que entienden que la democracia se puede reducir siempre, en cualquier caso, en cualquier circunstancia y condición, a un voto en las urnas.

Hay una cuestión adicional. Esta cuestión es la de cómo devolver el poder sustraído por los mercados financieros a la gente. Debería preocuparnos muchísimo. Pero en este campo reconozco mi incapacidad y mi frustración: no se me ocurre ninguna idea que sea realista, pragmática, factible, al mismo tiempo que ilusionante para la gente. En cualquier caso, las propuestas que he mencionado más arriba (en general ninguna propuesta) ni siquiera plantean el problema. Este va a ser, sin embargo, el tema fundamental en los próximos años: el de cómo hacemos que el Principal vuelva a ser la gente en lugar de los mercados financieros. Propuestas bienvenidas, se abre el debate.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal