Antonio Estella

PIB: Una mirada al corazón de nuestra economía

Por: | 20 de junio de 2014

455882asentamientochabolistaCanadaRealGaliana

Foto: Cañada Real Galiana, el mayor supermercado de droga de Madrid

 

Hace unos años escribí un artículo en el que alababa los intentos del Presidente de la República Francesa, Nicolás Sarkozy, por relanzar un proyecto dirigido a conseguir una nueva medida del bienestar de la gente que sustituyera al PIB. El grupo de trabajo, liderado por el economista Joseph Stiglitz, intentaba fundamentalmente dar respuesta a la pregunta de por qué a pesar de que las sociedades seguían creciendo (en términos de PIB) cada vez la gente consideraba que tenía menos bienestar. Claramente, medir el bienestar y la felicidad de la gente solamente a través del PIB parecía insuficiente.

La propia Comisión Europea se embarcó en un proyecto similar, que lleva por nombre “Beyond GDP Initiative”. Esta iniciativa, en palabras de la propia Comisión Europea, pretende desarrollar indicadores que, siendo tan claros como el PIB, intenten abarcar los aspectos medioambientales y sociales del progreso. El propio José Manual Barroso, el Presidente de la Comisión europea, saludaba en 2010 esta iniciativa diciendo que:

 

“La elección adecuada de indicadores es clave para impulsar la comprensión de la complejidad de nuestras sociedades en la Unión Europea, para mejorar la comunicación sobre esta cuestión, y para responder mejor a las nuevas necesidades políticas".

 

Lo más curioso de todo es que, de forma paralela, en 2010, los Estados Miembros de la Unión, instados por la propia Comisión Europea, decidieron cambiar la metodología de cálculo del PIB. Se trata del SEC 2010 (Sistema Europeo de Cuentas, 2010). El reglamento nº 549/2013, de la Unión Europea, es el encargado de regular de forma concreta esta cuestión. ¿Lo hace en el sentido establecido por proyectos como el “Beyond GDP initiative”, a pesar de que el propio reglamento lo cita? No, por supuesto que no. El reglamento –que será aplicable a partir del próximo mes de septiembre- establece una nueva forma de contabilizar el crecimiento a través del PIB, en el que actividades como la prostitución, el tráfico de drogas, la venta ilegal de alcohol o tabaco, quedarán reflejadas (vid aquí las FAQs del SEC 2010, su cinismo no tiene desperdicio). La consecuencia fundamental será que algunos países, como por ejemplo el nuestro, aumentarán su PIB en uno o quizá dos puntos porcentuales.

Por supuesto, los elementos medioambientales o sociales mencionados en el la iniciativa “Beyond GDP” están casi completamente ausentes en la nueva metodología. A partir de aquí, creo que ayuda bastante hacernos al menos las siguientes preguntas:

 

1)      ¿Por qué se incluyen determinadas actividades ilegales, y no otras? Por ejemplo, no se incluye el tráfico de armas, el tráfico de seres humanos, o el tráfico de órganos, además de un largo etcétera. De acuerdo con las autoridades europeas, la prostitución, el tráfico de drogas, y la venta ilegal de alcohol y tabaco son “actividades que deben tenerse en cuenta con el fin de tener una visión completa y precisa del valor de la producción/consumo en un período determinado”. ¿Hay que entender, entonces, que las demás carecen de valor, en el sentido de la definición anterior, a pesar del volumen que comportan en la economía global? ¿O más bien tenemos que pensar que la Comisión Europea ha incluido solamente aquellas actividades que son más aceptables –y aceptadas- moralmente en nuestras sociedades?

 

2)      ¿Cómo calcularlas? Por definición, al ser transacciones ilegales, no me imagino a los camellos de la Cañada Real Galiana, o a las Madames de los prostíbulos de la carretera de Andalucía, yendo a declarar al INE, o a Eurostat, sobre sus transacciones. Lo normal es que las estimaciones que se hagan tengan muy poco que ver con la realidad. Y además, pueden provocar un efecto contrario, y es que en lugar de arrojarse más luz sobre las mismas, estas actividades se vuelvan todavía más opacas.

 

3)      ¿Qué hay, realmente, detrás de todo esto? ¿Por qué ahora? Esta es la pregunta del millón. Para algunos, se trata de una maniobra para rebajar el peso de la deuda y déficit públicos de los Estados Miembros sobre el PIB. Es decir, si no puedes modificar el numerador, ya sabes, modifica el denominador. Para otros, se trata simplemente de que las estadísticas oficiales reflejen de manera “más fidedigna” el auténtico crecimiento de un país. Nunca lo sabremos. Europa es, como alguna de estas actividades ilegales, una “democracia” en la que la opacidad es el plato principal.

 

Alguien decía que el PIB es una ventana abierta que mira directamente al corazón de la economía de una sociedad. El problema está cuando solamente queremos mirar, a través de esa ventana, la parte de ese órgano vital que está más dañada, la que es más oscura, la que ofrece una imagen más patética de nuestra vida. Algunos parecen completamente empeñados en dibujar un mundo entre tinieblas. Este es un ejemplo más de ello, aunque seguramente, no será el último.

Hay 1 Comentarios

El PIB o Producto Interior Bruto es un concepto de índice económico referido a la creación o producción de bienes y servicios en un país y en un tiempo determinado, excluyendo, claro está, lo que procede de lo exterior. Luego, robar, putear, y o traficar con drogas y armas nada tiene que ver con ese concepto económico. Esto último es parte de la economía sumergida. Ahora bien, la verdadera economía sumergida es la que procede de retribuciones salariales y/o de compras y ventas ocultadas al fisco.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Catedrático Jean Monnet de Gobernanza Económica Global y Europea y Profesor Titular de Derecho Administrativo en la Universidad Carlos III de Madrid. Es doctor en derecho por el Instituto Universitario Europeo y posee un master en Derecho Europeo por la Universidad Libre de Bruselas. Es promotor y miembro del Grupo de Trabajo 'Plan B', dedicado a realizar propuestas alternativas a las salidas de la actual crisis económica.

Archivo

julio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal