Antonio Estella

Sobre el autor

es Catedrático Jean Monnet de Gobernanza Económica Global y Europea y Profesor Titular de Derecho Administrativo en la Universidad Carlos III de Madrid. Es doctor en derecho por el Instituto Universitario Europeo y posee un master en Derecho Europeo por la Universidad Libre de Bruselas. Es promotor y miembro del Grupo de Trabajo 'Plan B', dedicado a realizar propuestas alternativas a las salidas de la actual crisis económica.

Archivo

julio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Eskup

Vamos a definir un nuevo papel de España en Europa

Por: | 22 de julio de 2014

  Pedro europa

 

El pasado 19 de Julio, en el Congreso extraordinario del PSC que tuvo lugar en La Farga de l'Hospitalet, el nuevo Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, dijo lo siguiente: “vamos a definir un nuevo papel de España en Europa, en otra Europa”.

Es la primera vez que oigo a un dirigente del PSOE pronunciar, alto y claro, estas palabras. Queda mucho trabajo por hacer en este camino que ahora abre el Partido Socialista en relación con Europa, lo sé. Pero la buena noticia, que debemos celebrar todos, es que al fin el PSOE, con su secretario general a la cabeza, se ha dado cuenta de que España no puede simplemente sentarse a esperar cómo Europa cambia en la dirección que los progresistas desearíamos. Ello puede ocurrir; pero en el interim, debemos “definir” el nuevo papel que le toca a España desarrollar en la Europa actual.

Los cambios llevan tiempo y cuestan sacrificios. No veremos al PSOE modificar su discurso y sus políticas sobre Europa de la noche a la mañana. Pero con el tiempo, se articularán las dos cosas, un nuevo discurso, y nuevas políticas de España hacia Europa. ¿Por dónde podrían ir los tiros? En lo que sigue, señalo algunos aspectos que podrían ser útiles en esta nueva reconfiguración:

 

  1. El PSOE va a definir un nuevo papel de España hacia Europa. Ya lo hemos dicho antes, pero hay que insistir machaconamente en esta idea. A partir de ahora, se pone un punto y final con la narrativa anterior. Ni Europa es un valor para España siempre, ni todo lo que venga de Europa es bueno para España siempre, ni “más Europa” es, siempre, la solución a todos nuestros problemas. La visión romántica e idealista que teníamos sobre Europa se ha terminado, y con ello, toda una época. Entramos en una nueva fase, en la que Europa debe interesar a España para que España se interese de verdad por Europa.
  2. España necesita, en este nuevo período que se abre, articular un nuevo conjunto de alianzas. No se trata tanto de aliarse con los países del sur, como dice Podemos, sino de aliarse con todos aquellos países que estén en una situación parecida a la que está España, y que compartan con ella intereses y preocupaciones. Ello incluye a muchos países del sur, pero no solamente. Puede incluir a otros países del norte de Europa que pueden tener muchos reparos en relación con cómo se están haciendo algunas cosas en Europa. Con cómo se están haciendo, ¿en qué materia? Sobre todo, en materia de lo que podríamos llamar gobernanza económica europea, es decir: las reglas y las acciones económicas que tienen que ver con el euro tanto de manera directa como indirecta. El área que más le interesa a España para reconfigurar sus alianzas ya no es la agricultura o los fondos estructurales: es la que tiene que ver con la gobernanza del euro. A partir de ahí, identificado qué es lo que nos interesa, debemos de acercarnos y trabar alianzas con aquellos que están o pueden estar en una situación similar a la nuestra.
  3. ¿Qué hacemos en materia de gobernanza del euro? No es este el lugar para atacar este punto con profundidad. Nos llevaría mucho tiempo y espacio. Pero lo fundamental es lo siguiente: el nuevo PSOE tiene que mandar un mensaje claro a Europa de que no todo valdrá para salvar al euro la próxima vez. A partir de ahora, nos pondremos enfrente, amenazando con todo aquello con lo que haya que amenazar, para obstaculizar aquellas medidas que para salvar al euro condenen a la mayor parte de la población europea pero sobre todo a la española. Salvar el euro a cualquier precio no puede ser una alternativa. Sobre todo, si ese precio lo va a pagar, de nuevo, la gente, los españoles. No con España, no con el PSOE.
  4. Necesitamos urgentemente reactivar nuestra industria en el área de la nueva economía, sin olvidar algunas sectores más tradicionales. Esto está directamente ligado a la gobernanza del euro, puesto que tal y como la misma está planteada en este momento, las políticas industriales son de muy difícil activación en la Unión Europea. Busquemos excepciones, opting-outs, derogaciones, flexibilizaciones, como queramos llamarlo, pero si no nos ponemos en serio con este tema, en la próxima crisis económica profunda que tengamos (y créanme: la tendremos) España se verá de nuevo sin herramientas para parar el golpe.
  5. Necesitamos volver a poner en el primer plano de nuestra agenda comercial, económica, cultural (lingüística sobre todo) y política las relaciones con América Latina y con el norte de África. Es fundamental para nuestros intereses, y para nuestra propia comprensión de nosotros mismos como país: nuestra identidad pasa por estos dos lugares del mundo. Si Europa nos da cuerda para ello, bienvenido sea. Pero si nos limita nuestras posibilidades de relación con estos dos polos del planeta, deberemos, una vez más, pedir excepciones, flexibilizaciones, opting-outs y lo que sea menester. Ambas partes del mundo van a jugar un papel esencial en lo que queda de siglo XXI, y España tiene que ir de la mano de lo que son sus alianzas naturales.

Estos son sólo algunos puntos. Hay muchos más. Pero el aparente giro que ha comenzado a dar el PSOE con su nuevo secretario general en materia europea es uno de los amarres fundamentales para que este partido político recupere la credibilidad perdida. Bienvenido sea.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal